El Financiero

Población de vicuñas se recupera en Apolobamba

En 48 años, el número de ejemplares en la región se incrementó de solo 97 a 13.697

Recurso. Un grupo de vicuñas capturadas por comunarios que habitan en el Parque Nacional Sajama.

Recurso. Un grupo de vicuñas capturadas por comunarios que habitan en el Parque Nacional Sajama. Foto: La Razón - Archivo

La Razón (Edición Impresa) / Wálter Vásquez

00:00 / 17 de agosto de 2014

La población de vicuñas silvestres en la mayor reserva de estos animales en Bolivia, el Área Natural de Manejo Integrado (ANMI) Apolobamba, se recuperó en el periodo 1960-2013, aumentado de 97 a 13.697 ejemplares, según datos del Ministerio de Medio Ambiente y Agua (MMAyA).

“Desde el censo de 2009 hasta el censo de 2013 se ha registrado un incremento del 11,4%”, añade el informe.

Este aumento de la población de vicuñas ha sido posible gracias a los programas de manejo de vida silvestre y aprovechamiento de la fibra de este animal silvestre ejecutados por las 18 comunidades que habitan en la región. El kilo de lana de vicuña —animal que existe solo en Argentina, Bolivia, Chile, Ecuador y Perú— se comercializa en unos $us 420 en el país, siendo que en Europa el valor de una prenda hecha con esta fibra oscila entre $us 20.000 y 30.000.

De acuerdo con información del Servicio Nacional de Áreas Protegidas de Bolivia, las principales presiones sobre este ANMI provienen del sobrepastoreo de grandes hatos de alpacas, la caza furtiva de vicuñas y aves acuáticas, la explotación aurífera por cooperativas y compañías mineras, el avance de la frontera agrícola por colonización espontánea y desordenada, el reemplazo del Bosque Nublado por terrenos agrícolas y ganaderos, el turismo no regulado y la apertura de caminos, entre otros.

Temario de la próxima reunión

La XXXII Reunión Ordinaria del Convenio de la Vicuña tratará el aprovechamiento de este camélido considerando el bienestar animal y los saberes ancestrales de las comunidades manejadoras.

Coordinan precio para el mercado externo

Argentina, Bolivia, Ecuador, Chile y Perú establecieron un precio único para la venta de fibra de vicuña en el mercado internacional, informó la directora de Biodiversidad y Áreas Protegidas del Ministerio de Medio Ambiente y Agua (MMAyA), Teresa Pérez.

La decisión se tomó en el marco de la XXXI Reunión Ordinaria del Convenio de Conservación y Manejo de la Vicuña, realizada en junio en La Paz. “Todos hemos acordado en coordinar acciones y hacer prevalecer el convenio, unificar esfuerzos y ejecutar acciones sobre la caza furtiva de la vicuña, además de establecer un precio para la venta de la fibra al exterior”, dijo Pérez, según la agencia estatal de noticias ABI

METAS. Los países participantes de la XVII reunión técnica “Caza furtiva de vicuñas, necesidad de intercambio”, y la reunión ordinaria de la comisión técnico administradora del convenio, acordaron también tomar las acciones para evitar la caza furtiva del animal.

Las vicuñas, pequeños camélidos silvestres adaptados a vivir a alturas superiores a los 3.000 metros, estuvieron al borde de la extinción en la década de 1960 debido a matanzas indiscriminadas por su preciada fibra que comenzaron luego de la conquista.

La especie se recuperó gracias a los esfuerzos nacionales e internacionales de protección y a la firma del Convenio de la Vicuña. Actualmente existen 208.899 ejemplares en Perú, 136.000 en Bolivia, 63.000 en Argentina, 60.000 en Chile y 5.000 en Ecuador.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia