El Financiero

Productos agrícolas pueden potenciar la relación comercial con Corea del Sur

Guadalupe Palomeque. La Embajadora de Bolivia en Corea del Sur habló con La Razón un año y dos meses después de su posesión como la primera representante boliviana en 14 años en ese país. Palomeque se refirió, entre otros aspectos, a la relación comercial entre ambos países e identificó los productos bolivianos con mayor oportunidad en el creciente mercado surcoreano. Bolivia cerró su embajada en Seúl en 1999 y la reabrió en mayo del año pasado.

Legación. Palomeque en la Embajada de Bolivia en Corea del Sur, ubicada en la capital coreana.

Legación. Palomeque en la Embajada de Bolivia en Corea del Sur, ubicada en la capital coreana. Foto: Embajada Corea del Sur

La Razón (Edición Impresa) / Guiomara Calle, Wálter Vásquez

00:00 / 10 de agosto de 2014

— ¿Cómo evalúa el desarrollo de la relación comercial entre Bolivia y Corea del Sur?

— Las exportaciones bolivianas a Corea del Sur representan por ahora el 3,28% de nuestras ventas al mundo. El año pasado, las ventas externas de Bolivia a ese país registraron un monto de $us 404,62 millones, mientras que las importaciones llegaron a 101,52 millones, dejando una balanza comercial favorable de 303,09 millones para nuestro país. Una situación semejante, aunque con montos menores se registró en 2012. El 98% de las exportaciones bolivianas a este país son minerales de plata, zinc, plomo y cobre y sus concentrados; el resto son envíos menores de cueros y pieles, café sin tostar e hilados de pelo fino, entre otros. En relación a las importaciones que ha realizado Bolivia de este socio comercial, las mismas básicamente están representadas por la compra de vehículos y sus accesorios, clinker y otras mercancías con valor agregado. Hago énfasis en este último aspecto, porque si bien mantenemos una balanza comercial positiva, tenemos el reto de diversificar la composición de nuestras exportaciones y no seguir enviando únicamente recursos naturales no renovables al mercado coreano, sino más bien con valor agregado.

— ¿Qué nuevos productos podrían potenciar el comercio entre ambos países?

— Aunque para muchos casos existen picos arancelarios, productos agrícolas bolivianos como la quinua, el sésamo y la chía tienen buenas posibilidades de demanda en el mercado coreano, teniendo en cuenta que son alimentos orgánicos con alto valor nutritivo y que la comida coreana favorece el cuidado de la salud. Además, este esfuerzo ya fue iniciado justamente en mayo de este año, cuando cinco empresas bolivianas participaron en la “Seoul Food 2014”, la feria más importante de alimentos de Corea. Asimismo, como parte de la modernidad, se pueden observar en las calles de las principales ciudades de Corea del Sur el gusto por el café y por lo tanto las diferentes franquicias que siempre tienen un espacio en este emergente mercado, por lo que este producto también podría ser uno de los que podría priorizarse. En ese sentido, estamos empeñados como embajada en apoyar la participación de exportadores bolivianos en la decimotercera “Seoul International Café Show” que se realizará en noviembre en la capital. Por otro lado, aguardamos también la participación boliviana en la “International Food & Wine”, en octubre, donde tendremos la oportunidad de que el visitante coreano, así como de otras nacionalidades, puedan sentir el aroma de nuestro vinos. En cuanto a los bienes no agrícolas, los tejidos de pelo fino, como sucede en otros mercados, podrían cubrir un nicho en las temporadas del crudo invierno coreano.

— ¿Ha analizado el Gobierno boliviano el acuerdo de libre comercio propuesto por Corea del Sur?, ¿qué posibilidades hay de concretar esta alianza?

— El Gobierno privilegia la complementariedad y la solidaridad entre países hermanos para realizar sus transacciones comerciales. Por lo tanto, es bueno tener en mente que entre los países existen diferentes vías de relacionamiento comercial y, en todo caso, habrá que explorar opciones y marcos institucionales innovativos.

— ¿A cuánto asciende la inversión surcoreana en Bolivia?

— La presencia de la República de Corea en Bolivia en los últimos años se manifiesta más bien por la cooperación, la que se ha centrado en los rubros de salud, agricultura y energía. Salud a través de la construcción de hospitales; en agricultura con proyectos de riego y aprovechamiento de aguas subterráneas, y en energía con el proyecto de suministro de energía eléctrica y agua, a través de la generación de energía solar

— ¿Qué información tiene sobre el retraso de la empresa surcoreana Kores en el proyecto cuprífero de Corocoro?

— En el entendido que estos detalles hacen más bien a un monitoreo de carácter contractual, preferiría que esta pregunta sea trasladada a las autoridades del sector.

— ¿Cuáles son las perspectivas para la relación económica entre Bolivia y Corea del Sur?

— Se tratará en general de fortalecer las relaciones entre ambos países.  Estas dimensiones las estamos trabajando en estrecha coordinación, teniendo presente que la relación boliviano–coreana ya tiene 49 años de existencia. Esto implica, además de mantener y mejorar el alto nivel de relacionamiento que ahora existe entre las autoridades de ambos gobiernos, diversificar la agenda bilateral. El propósito no es solo ampliar las relaciones comerciales, sino trabajar para que los sectores que hasta ahora se han identificado en el ámbito de la cooperación se transformen en proyectos de largo aliento, en los que se trabaja para que la transferencia de tecnología esté presente. Por otro lado, la señal que dio el Gobierno boliviano, a través de la promulgación de la Ley de Inversiones seguramente repercutirá en un incremento de capitales procedentes de esta parte del mundo en nuestro país, por la certidumbre jurídica que representa (esta norma). Asimismo, en estos últimos meses, ya se han tendido puentes para establecer relacionamiento institucional con entidades académicas de prestigio en Corea del Sur para que los bolivianos tengan también nuevas oportunidades en su  formación.

Perfil

Nombre: Guadalupe Palomeque de Taboada

Nació: 08-08-1966

Profesión: Abogada

Cargo: Embajadora de Bolivia en Corea del Sur.

Diplomática especialista en comercio exterior

Nacida en La Paz, Palomeque es licenciada en Derecho en la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), hizo una maestría en Comercio Internacional en la Universidad Católica y un doctorado en Ciencias del Desarrollo (con tesis en elaboración) en la UMSA. Fue docente en módulos de maestría en la Universidad Andina Simón Bolívar y en la UMSA de La Paz. Trabajó en el Servicio Exterior boliviano con anterioridad en países como México, Brasil y Suiza, aunque su carrera diplomática la inició hace 26 años en la Academia Diplomática Boliviana. Durante sus misiones en el exterior realizó algunos cursos de especialización en áreas específicas del comercio exterior. Bolivia cerró su embajada en Seúl a mediados de 1999 y la reabrió en mayo de 2013, en ese tiempo el embajador boliviano en Japón fue el encargado de gestionar los asuntos relacionados con Corea del Sur. En junio de 2012, el Gobierno boliviano anunció la reapertura de su embajada en el país asiático, la que se oficializó en mayo de 2013.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia