El Financiero

‘Queremos instalar la primera industria procesadora de chatarras en Bolivia’

Dinh Cong: Es presidente ejecutivo de la Corporación Viet-Han de Vietnam, quien después de analizar las exportaciones bolivianas de minerales y las importaciones de productos terminados, como fierros de construcción, asegura que el país pierde ingresos por la salida de divisas, unos $us 25 millones. Por eso propone al Gobierno instalar la primera industria siderúrgica de Bolivia  que sirva para el procesamiento de toda la chatarra del país, en una planta en Oruro, en la localidad minera de Huanuni.

Inversor. El empresario vietnamita Dinh Cong Trang observa un gran mercado de inversión en Bolivia.

Inversor. El empresario vietnamita Dinh Cong Trang observa un gran mercado de inversión en Bolivia. Foto: Miguel Carrasco

La Razón / Édgar Toro

00:00 / 19 de agosto de 2012

— ¿Cuál es el principal motivo por el que está en Bolivia?

— Vengo visitando Bolivia hace dos años para hacer negocios y ver en qué área invertir. Enviamos una propuesta al Viceministerio de Minería y al Sindicato de Trabajadores de la Empresa Minera de Huanuni para instalar la primera industria procesadora de chatarras en Bolivia, en la modalidad llave en mano, para la producción de aceros laminados y piezas fundidas en aleaciones ferrosas y no ferrosas.

— ¿Por qué su decisión de invertir en Bolivia?

— El departamento de Oruro es el motor estratégico y económico de la minería y metalurgia de Bolivia, y pese a eso este país no tiene industria siderúrgica. Todo el hierro de construcción es importado sólo en 2011 se exportaron 42 mil toneladas de chatarra de hierro a ser procesadas en el Perú, reimportando luego alambres, barras de construcción y otros productos a un alto costo, causando además un drenaje financiero de importancia para todo el país.

— ¿Cuánto pierde Bolivia por importar y no industrializar  chatarra?

— Esta variable entre lo que se exporta (un valor promedio de $us 220 por tonelada) y lo que se importa (a un promedio de $us 830 por tonelada), genera una pérdida por salida de divisas de Bolivia por más de $us 25 millones, únicamente por no reutilizar la chatarra ferrosa dentro del país.  

— ¿Cuál es la propuesta que presentaron ustedes?

— Nuestra oferta es crear una planta para procesar 40 mil toneladas anuales de chatarra de hierro y producir en la misma aceros redondos de construcción de las medidas más comerciales actualmente difundidas en Bolivia, bajo normas SAE 1010. Estas 40 mil toneladas de hierro de construcción podrían disminuir en un interesante porcentaje la importación de aceros, generando un mayor desarrollo, consumo y ventas por unos $us 40 millones. El principal objetivo es generar la primera industria siderúrgica de Bolivia, mediante la industrialización de las chatarras ferrosas del país y evitar la exportación de las mismas sin valor agregado. También queremos generar la producción y desarrollo tecnológico de partes y piezas de repuestos de calidad para la industria minera y metalúrgica de Bolivia.

— ¿Cuánto piensa invertir para esta planta siderúrgica?

— Inicialmente queremos invertir $us 4 millones. Esta inversión sería en maquinarias completas, hornos, laminadores, grúas, obras civiles completas, galpones, oficinas, baños. Instalación eléctrica, distribución interna, tableros de comando, sistemas de protección y seguridad eléctrica normalizados, equipos de laboratorios y capacitación de personal durante 90 días. Se aclara que este monto no incluye los terrenos ni el acondicionamiento ni la nivelación de los mismos, ni caminos de acceso ni redes eléctricas externas.

— ¿Cuáles serían las modalidades o condiciones de inversión?

— Existen dos formas: una es que el Gobierno haga la inversión total  y nosotros les vendemos maquinaria y capacitamos a la gente y la otra es una modalidad de joint venture, el 30% de inversión nuestra y el 70% del Gobierno. Esto es sólo una propuesta y en una reunión con las autoridades se podrá llegar a algún acuerdo.

— ¿Cuál es la experiencia de su empresa en este rubro?

— Mi corporación tiene diez años de experiencia haciendo negocios en Viet Nam. Somos un grupo grande, tenemos cinco diferentes fábricas. Una es de telecomunicaciones, otra de plásticos, fibra óptica de cables, tubos plásticos y material de construcción. Tenemos un mercado diversificado.

— ¿Cuál es su opinión respecto de los riesgos de las inversiones extranjeras en Bolivia?

— Bolivia es un país maravilloso y la gente también, queremos cooperar. No nos preocupa que digan que no hay seguridad jurídica, tenemos la experiencia de conocer Bolivia hace dos años y la gente es muy amigable y buena. Para hacer negocios  hay mucha libertad y es un país lleno de oportunidades por eso estamos convencidos de hacer inversiones.  

— ¿De no ser posible qué decisión tomará?

— Estoy a la espera de que me convoquen para la reunión con el Gobierno y los trabajadores de Huanuni. De no ser posible invertiré personalmente en Bolivia en una empresa privada de negocios.  

Perfil

Nombre: Dinh Cong 

Nació: 19-08-1962

Profesión: Ingeniero en Telecomunicaciones

Cargo: Presidente ejecutivo de la Corporación  Viet-Han

La guerra le formó con más valor 

Cuando se desarrolló la Guerra de Vietnam, la primera derrota de los Estados Unidos (1964-1975), Dinh Cong Trang, presidente ejecutivo de la Corporación Viet-Han, apenas tenía 10 años. Lo que más recuerda del conflicto bélico, al margen de perder familiares y amigos, es que cada noche miraba con susto las luces de las bombas y cohetes cual si fueran luces de bengala o juegos pirotécnicos. “También veía volar aviones gigantes que hacían caer bombas destruyendo todo”, señala el empresario vietnamita. “Murieron tres millones de personas por nada, pero nos formó con más fuerza y espíritu luchador para enfrentar la vida”, comenta sobre la experiencia.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia