El Financiero

Robots subirán la producción de las plantas de Incerpaz

Industria. La tecnología ya está en la fábrica Estructural de la compañía

La Razón (Edición Impresa) / Wálter Vásquez / Santa Cruz

00:00 / 22 de febrero de 2015

Incerpaz comenzó a profundizar la automatización de sus plantas con robots y líneas de producción de última generación, lo que le permitirá a la empresa aumentar su calidad y capacidad de producción, así como mantener su liderazgo en la industria cerámica en Bolivia y Sudamérica.

Industrias Cerámicas Paz (Incerpaz), una de las primeras empresas de cerámica industrial en Bolivia y América Latina, instaló su primera ladrillera hace 37 años, en Viacha (La Paz), y en menos de una década se expandió en el país con plantas en Cochabamba, Oruro, Santa Cruz y Tarija. “Nuestra empresa está en su plenitud y tiene muchos años por delante, es como un jovencito de 20 años que está con ganas de crecer y crecer”, dijo Ángel Paz, socio fundador de la compañía.

Incerpaz. que reinvierte el 100% de sus utilidades en mejores métodos productivos, fue fundada por los esposos Fermín (+) y Rebeca Paz, quienes junto a sus 13 hijos dejaron el comercio en 1976 para dedicarse por completo a la industria cerámica.

“Desde nuestros inicios hemos buscado siempre traer lo mejor” en tecnología. Hoy “estamos entre las mejores fábricas de Sudamérica e incluso de Europa”, subrayó el socio fundador de Incerpaz, empresa familiar paceña que invirtió al menos $us 10 millones para implementar en 2014 tecnología europea y estadounidense en su nueva Planta Estructural en Santa Cruz, el mercado de mayor crecimiento del país. La factoría opera en predios del complejo de Incercruz bajo una línea completa de automatización que incluye a dos robots, los cuales permiten alcanzar una producción de 170.000 ladrillos por día.

La Estructural, que funciona al 100% de su capacidad desde el segundo semestre del 2014, es operada por 51 técnicos, 17 por turno, que fueron capacitados por seis meses para este fin, explicó Iver Salazar, gerente de Operaciones de la planta ecológica, en la cual “no se pierde nada”.

Innovación. “El porcentaje de eficiencia es del 98% (...). El secadero es único en Sudamérica, el brazo robótico es el segundo que hay en la región y el horno es el cuarto”, destacó.

Los robots se implementaron en la zona de carga. El primero acomoda los ladrillos que salen de la extrusora y el segundo los transporta en bloque hacia vagones que luego entran al horno túnel 4.2 de cocción. El segundo robot realiza entre 120 y 130 “braceadas” por hora para transportar de 9.000 a 10.000 ladrillos.

“Si usáramos otra tecnología necesitaríamos cuatro hornos, tres veces más personal y maquinaria, y mayor infraestructura civil para alcanzar nuestra actual capacidad de producción”, sostuvo el gerente general de Incercruz, Juan Manuel Bejarano.

“Nuestra misión es ir poniendo ese tipo de tecnología (robótica) en todas nuestras plantas”, subrayó Paz, para quien la tecnología de punta es parte esencial de la estrategia de crecimiento de Incerpaz, pues ésta reduce los costos de operación y aumenta la calidad y cantidad del producto, lo que a su vez disminuye los precios e incrementa la demanda.

“Nuestro objetivo es que el ladrillo legue a todos”, puntualizó.

Coincidente con el buen momento por el que pasa la construcción en Bolivia, el crecimiento de la empresa alcanzó un promedio anual de al menos el 10% en la última década, lo que respalda sus futuras inversiones.

“Nuestro porcentaje de participación de mercado en Bolivia es de casi 60%”, aseveró Bejarano, quien forma parte de la tercera generación de la familia que hoy conforma el Grupo de Inversiones Paz Rojas, también con presencia en la hotelería, la construcción, las finanzas y la tecnología.

Para Paz, las empresas de éxito se adaptan a los nuevos tiempos y necesidades, invierten para fortalecer su capacidad de producción y ven a la competencia como una oportunidad para mejorar constantemente. “Llegar a ser el primero es difícil, pero lo es mucho más mantenerse (...). Si nos dividimos la empresa muere”.

“No somos dueños de la empresa, estamos solo de paso. Esas acciones son de nuestros hijos y nosotros tenemos que hacerlas crecer para que se consoliden en el tiempo. Y así sucesivamente, cuando sean de nuestros hijos tendrán que trabajar por sus hijos. Ésa es la filosofía de la empresa, ése es el reto y así se ha podido mantener”, manifestó Bejarano.

Datos para recordar

La construcción de una casa con dos dormitorios, sala, cocina y comedor requiere en promedio de 4.500 ladrillos. La cerámica solo representa el 12,5% del valor total del proyecto domicilario, según Ángel Paz.

La empresa tendrá tres plantas en  el exterior

La estrategia de crecimiento de Incerpaz contempla la instalación de plantas Perú y Chile en los próximos cuatro años, las cuales se sumarán a la fábrica que la empresa ya tiene en Brasil desde fines del año pasado.

“Antes de que pasen cuatro años, ya deberíamos estar con plantas en Chile y Perú”, mercados a los que Incerpaz exporta actualmente su producción con mucho éxito, anunció Ángel Paz, socio fundador de la empresa.

“Mientras podamos tenemos que ampliarnos, no nos vamos a quedar quietos”, subrayó.

La planta de Incerpaz en Sao Paulo fue comprada a Maristela, uno de los productores más grandes de cerámica de Brasil, y puede producir 6 millones de piezas al mes. “La compramos con una inversión similar a la que se hizo en (la Estructural en) Santa Cruz”, $us 10 millones, reveló el gerente general de Incercruz, Juan Bejarano, quien agregó que las tres factorías consolidarán la presencia de Incerpaz en el mercado regional.

“Si tenemos la capacidad de salir, ¿por qué no? Económicamente puede ser una dificultad, pero es lograble”, aseguró Paz.

Una de las principales cualidades, la resistencia

La alta resistencia es una de las principales cualidades de los productos de Incerpaz, que aplica estándares de calidad que superan los establecidos para la cerámica fabricada en otros países.

Por ejemplo, la norma boliviana pide que los ladrillos de seis huecos que se producen en el país tengan una resistencia superior a los 25 kilos de presión por centímetro cuadrado (k/cc), el ladrillo de Incerpaz tiene una resistencia de entre 60 y 70 k/cc. Los productos de “la competencia están entre 20 y 30” k/cc. “Nuestros ladrillos están garantizados para durar hasta 100 años”, afirmó Rodolfo Rojas, jefe de planta de la fábrica Estructural de Incerpaz, quien agregó que en Colombia el producto tiene en promedio una resistencia de 30 k/cc y en Brasil de 35 k/cc.

Las tejas, por su parte, tienen una resistencia de 270 k/cc, mientras que la regulación nacional pide un porcentaje superior a los 125 k/cc, explicó el gerente de Producción de Incercruz, Nino Vargas.

Incerpaz tiene actualmente cinco líneas de producción: ladrillos para muros, tejados de alta durabilidad, pavimento cerámico, ladrillos refractarios y decoración.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia