El Financiero

Saboq le pone sabor silvestre al chocolate

Insumos. Los granos tienen origen en la Amazonía boliviana.

Los productos de Saboq poseen hasta un 70% del grano silvestre amazónico, no tienen conservantes. Foto: Pedro Laguna

Los productos de Saboq poseen hasta un 70% del grano silvestre amazónico, no tienen conservantes. Foto: Pedro Laguna

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Castel / La Paz

00:00 / 17 de enero de 2018

Transformar el excelente cacao silvestre de la Amazonía boliviana en productos gourmet con calidad de exportación que puedan ser degustados en todo el país es el trabajo que desde 2016 realiza Sabores y Aromas del Bosque (Saboq).

“En Bolivia hay marcas representativas y muy buenas de chocolate, pero no hay una línea gourmet 100% de cacao silvestre y con caja de exportación que eleve el nombre de la producción boliviana”, afirma Marianela García, gerente general del pequeño emprendimiento, que en 2017 recibió por su labor un reconocimiento en el Premio Empresarial La Paz Líder.

Los productos de Saboq poseen hasta un 70% del grano silvestre amazónico, no tienen conservantes ni aceites vegetales y, algunos, incluyen productos ancestrales como la quinua.

La idea de entregar a los bolivianos alimentos de estas características nació en 2013, cuando la bióloga de profesión terminó una maestría relacionada con un proyecto de compensación por uso sostenible de suelos. “Así pude apreciar algunas bondades del bosque amazónico, como el cacao silvestre”, que podía sumarse a la creciente “tendencia del chocolate gourmet”, recuerda.

La cadena productiva de Saboq tiene su primer eslabón en las llanuras del norte nacional, donde 105 familias de la Asociación de Productores Agroecológicos de la Región Amazónica de Bolivia (APARAB) cosechan el fruto, una actividad que se puede realizar una sola vez al año.

“Lo bueno es que la empresa paga un precio mejor que el internacional”, ya que “reconoce que nuestro cacao silvestre amazónico es mucho más aromático que el (grano) mejorado”, dice Daniel Sánchez, presidente de APARAB, que vende a Saboq unos 85 quintales de la semilla por campaña.

Las mazorcas se recogen en los bosques húmedos de los municipios de Riberalta y Guayaramerín, en Beni, y de Gonzalo Moreno, Villa Nueva y San Pedro, en Pando. Los granos de estas tierras participaron en concursos internacionales ganando importantes reconocimientos como en el Salón del Chocolate de París. “En 2013 y 2015 nuestro cacao estuvo entre los mejores 15 de todo el mundo, de 146 países que participaron”, cuenta Sánchez.

Temperadora. La máquina bate y libera el chocolate líquido.

Procesos. Esta materia prima se utiliza también en la planta de Saboq, instalada en el barrio paceño de Los Pinos con una inversión de $us 180.000 y en operación desde 2016, tras haber recibido el registro del Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag).

García dirige todo el proceso productivo y para darle a su oferta un valor agregado cada vez mayor realiza cursos de chocolatería en Argentina, Perú y Canadá. “Todo el tiempo veo empaques y detalles en las tiendas, pensando siempre en cómo innovar”, indica.

Esta dedicación se plasmó hasta hoy en tres marcas de chocolate: Etnia, con nueve variedades; Maskito, con seis variedades para colegiales; y una tercera que está próxima a salir, Rústica, que tiene cuatro combinaciones con frutos del bosque. Todas son elaboradas con insumos bolivianos.

Variedad. Estas delicias —que contienen antioxidantes y nutrientes que son en parte responsables de los sentimientos de felicidad y euforia que se experimentan al degustarlos— se distribuyen en supermercados y tiendas especializadas como Orígenes, La Huerta, Mi Tiendita Saludable e Irupana, entre otros comercios.

Para las familias de APARAB es una “enorme satisfacción” ver que el cacao que se vende en granos retorna luego en barras. “Nos llena de orgullo y nos plantea el desafío de mejorar rendimientos, que hoy son de 5 a 6 quintales por hectárea (qq/ha), y llegar a entre 10 y 11 qq/ha”, sostiene Sánchez.

“La idea es trabajar conjuntamente con las comunidades, involucrarnos con ellos, no es hacernos millonarios. La idea es aportar, ayudar, darle valor agregado al insumo”, afirma la Gerente General de Saboq, que tiene entre sus metas llegar a más mercados en el país, exportar y  hacer conocer el cacao boliviano “en cualquier parte del planeta”.

Quintales. Así llega el grano de cacao desde la Amazonía a Saboq.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia