El Financiero

Saite capacita al quinuero que deja la agricultura convencional

La quinua se cultiva en regiones áridas donde el equilibrio entre tierra, agua, árboles y uso de abonos y fungicidas orgánicos es imprescindible; esta producción vale más.

Procedimiento. Dionisio Huayllani muestra el formulario del lote entregado por un productor orgánico.

Procedimiento. Dionisio Huayllani muestra el formulario del lote entregado por un productor orgánico. Foto: Pedro Laguna

La Razón

00:00 / 03 de febrero de 2013

El 80% de la quinua que exporta proviene de los cultivos orgánicos

Empezó exportando quinua orgánica en un contenedor al mes hace 25 años y hoy lo hace en 24 contenedores al mes, unas 3.255 toneladas. La demanda del grano creció y también el número de productores orgánicos con apoyo de la Sociedad Agropecuaria Industrial Técnica (Saite) SRL.

La capacitación que reciben unos 200 productores orgánicos les permite reconocer que es imprescindible cuidar el medio ambiente, la tierra donde cultivan.

Los productores aliados trabajan conforme a una programación de los técnicos agrónomos de Saite. “Brindamos asistencia técnica desde hace 20 años y hacemos control interno en cada zona, que no se usen químicos, brindamos bolsas, insumos para combatir plagas”, dijo el gerente general Dionisio Huayllani.

Un lote de quinua orgánica que entrega un productor está entre las 500 y 600 toneladas, que son trasladadas en un camión desde sus comunidades. Muy pocos tienen depósitos. A veces se reúnen entre dos o más para utilizar el mismo transporte y llegar a la fábrica en El Alto.

El cuidado del medio ambiente es lo principal, reitera el gerente administrativo, Alfonso Quinteros. Deben hacer rotación de tierras y hacerlas descansar.

Es una labor bastante fuerte, pero es una exigencia de la certificación orgánica. Los abonos e insumos para evitar plagas no deben ser químicos, es imprescindible.

“El control es permanente”, asegura Quinteros. En el caso de Saite, este grupo de los agricultores producen el 80% de la quinua orgánica; un 15% está en el cultivo convencional de transición (a orgánico) y muy pocos dentro del comercio justo.

Y denuncia que en el cultivo convencional, que no está en transición a la producción orgánica (dura tres años), los productores cuando tienen una plaga en su cultivo “le meten químicos que compran en Challapata de contrabando que vale Bs 100 y sirve para diez hectáreas”. Por eso el control es necesario, subrayó.

Los fungicidas específicos para cultivos orgánicos son más caros. “Por ese sacrificio de mantener las normas le damos un plus al productor. Ve que hay resultado y por eso cuida su cultivo”, agregó.

En el mundo hay una variedad de empresas certificadoras orgánicas. En Brasil, el Gobierno y las empresas han establecido una certificadora única.

¿Qué implica ese plus o premio por la producción orgánica? Este productor recibe un aumento de precio por quintal del grano. En el mercado nacional un quintal de quinua vale unos Bs 800, con el plus y dependiendo de la calidad del grano, el precio sube en Bs 60 hasta Bs 100.

“Con el comercio justo (una relación comercial voluntaria y justa entre productores y consumidores bajo ciertas reglas) tiene un incremento más. Saite le da un primer plus por ser orgánicos y si el productor está dentro de ese sistema de comercio justo recibe otro plus que varía entre Bs 60 y Bs 100”, detalla Quinteros.

“Nosotros estamos en alianza con un certificado de comercio justo. Es un pago transparente”, enfatiza Huayllani. Ésta es otra forma de responsabilidad con las leyes y el desarrollo sustentable.

Más información

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia