El Financiero

El Salón del Automóvil de Detroit abre con optimismo

Mercado. Toyota y Honda tratarán de ganar el terreno perdido

Inauguración. Una vista del salón del automóvil internacional de América del Norte en Chicago.

Inauguración. Una vista del salón del automóvil internacional de América del Norte en Chicago. Foto: AFP

AFP / Chicago

00:00 / 15 de enero de 2012

El Salón del Automóvil de Detroit se abrió la semana anterior marcado por el optimismo, en plena reactivación de las ventas de vehículos en Estados Unidos después de años de dolorosa reestructuración y de una crisis económica seguida por graves problemas de suministro en 2011.

Este año, el espíritu de los fabricantes de autos es “optimista y muy competitivo”, constató Michelle Krebs, analista de la página especializada Edmunds.com.Los tres fabricantes de vehículos de Detroit (norte) competirán en los meses futuros por mantener, o incrementar, sus recientes ganancias de cuotas de mercado, logradas gracias a una renovación total de sus productos.

Toyota y Honda tratarán de ganar el terreno perdido en 2011, año en que su producción permaneció suspendida durante semanas y su cadena de almacenamiento se vio seriamente perturbada por el terremoto y posterior tsunami en Japón, así como por las inundaciones en Tailandia.

“El problema es que perdieron de forma duradera parte de su mercado, porque la competencia hizo grandes progresos”, señaló Jesse Toprak, analista del sitio especializado TrueCar.com. A medida que la disponibilidad de autos japoneses disminuía el año anterior, los “consumidores que habrían elegido un Toyota o un Honda compraron finalmente otros autos y se dieron cuenta de que eran tan buenos o incluso mejores”.

Las empresas coreanas Hyundai y Kia, que fueron las más beneficiadas por la crisis, captaron a los consumidores interesados en vehículos más económicos y ahora buscan mantener su crecimiento. En el mercado de los vehículos de alta gama, los fabricantes alemanes quieren continuar su dominio. BMW y Mercedes lograron arrebatar a Lexus el título de marca de autos de lujo más vendida en Estados Unidos en 2011, beneficiándose de los problemas de aprovisionamiento de la filial de Toyota.

El gigante alemán Volkswagen intenta, por su parte, doblegar a Toyota, y en segundo lugar a General Motors (GM), para convertirse en el número uno mundial del sector.

Se espera que este año los fabricantes saquen provecho del mercado estadounidense, donde más de un vehículo de cada cinco en circulación tiene más de 10 años, lo que supone que 50 millones de autos tendrán que ser reemplazados en los próximos años.

Fabricantes y analistas esperan lograr ventas de 13,5 a 14,5 millones de vehículos en Estados Unidos este año, mejorando los 12,8 millones de unidades en 2011 y 11,6 millones en 2010. Este crecimiento moderado debería ser suficiente para que GM, Ford y Chrysler sigan registrando amplios beneficios. “Este ritmo de crecimiento es bueno para el sector y para el país”, estimó uno de los responsables de ventas de GM, Don Johnson, al anunciar un alza del 13% de las ventas de los fabricantes con respecto al año previo.

“Esto da a la industria la oportunidad de realmente institucionalizar la disciplina que nos ha permitido prosperar en volúmenes más bajos de venta”, destacó.

Ford, el único fabricante estadounidense que no quebró ni recibió ayuda gubernamental, logró sumar dos trimestres de beneficios, lo que hace un total de 16.000 millones, luego de una enorme reestructuración.

Beneficios esperados

GM y Chrysler buscan crecer luego de caer en bancarrota en 2009. GM recibió una ayuda gubernamental de $us 60.000 millones  y recaudó $us 7.100 millones a septiembre de 2011. Chrysler, reanudó sus beneficios en el tercer trimestre de 2010.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia