El Financiero

‘Sector privado también es un camino y contribuye al desarrollo’

Luis Alberto Moreno. El presidente del Banco Interamericano de Desarrollo llegó el miércoles para firmar un crédito e inaugurar el edificio del BID en La Paz. Para explicar el crecimiento de Bolivia dice: “Uno se baja del avión y ve cómo cambian las viviendas de El Alto y que cada día hay más carros, más gente, más tráfico; ésos son problemas que van con el éxito”. Conoce la que llama “maravillosa” Chiquitanía y el “espectacular” Salar de Uyuni, quiere visitar el Titicaca.

Visita. Luis Alberto Moreno hizo espacio en su agenda para atender tres entrevistas, una con La Razón.

Visita. Luis Alberto Moreno hizo espacio en su agenda para atender tres entrevistas, una con La Razón. Foto: Wara Vargas

La Razón / Svetlana Salvatierra

00:00 / 18 de agosto de 2013

— Ocho años de trabajo en el BID, un tiempo en el que América Latina marca diferencias, ¿cómo resume este periodo?

— Ésta ha sido una de las mejores épocas para la región en toda su  historia, como lo reconocen todos los estudiosos y economistas que observan y analizan a América Latina. Hemos visto a países como Bolivia quintuplicar su economía y otros, en promedio, la triplicaron. Es una época que le sirvió a la región para aprender la lección del pasado: lograr la estabilidad macroeconómica. Cuando se produjeron los momentos de crisis respondimos con éxito a ellos. Nos sirvió el crecimiento de los países del Asia, que ayudaron a mejorar los precios de los productos básicos que permitieron a nuestros países tener mejores términos de intercambio.

— ¿Cambió la forma de mirar del BID a los países, hay más credibilidad, mayor confianza?

— Lo que ha cambiado es entender que la región es mucho más heterogénea que antes; que los problemas de los países han cambiado mucho; también las necesidades de los gobiernos, de los tipos de financiamiento que requieren del banco. Los déficits en infraestructura han obligado a dar más financiamiento. Igualmente, es muy importante la construcción de institucionalidad, pues sin ella es muy difícil hacer buenos proyectos de desarrollo; y en general, el acceso a los servicios públicos de calidad por parte de los ciudadanos.

— ¿La forma de presentar y exigir proyectos es diferente hoy?

— Creo que no. Nosotros tenemos un enorme conocimiento de las buenas prácticas de los proyectos, de las cosas que funcionan y de las que no. Eso es lo que tratamos de poner sobre la mesa y los gobiernos, en última instancia, nos buscan para ese tipo de cosas. Las condiciones de los créditos siguen siendo en esencia las mismas; quizá lo que ha cambiado es que en algunos países empezamos a reconocer los sistemas nacionales. Tenemos procesos más rápidos, entendiendo que debemos darles un buen servicio.

— ¿Qué es lo bueno y malo?

— Los proyectos buscan mejorar lo que hacen los estados (NdR: en esta visita firmó un crédito por $us 140 millones para dos aeropuertos en Bolivia). Lo malo es que (algunos) se realicen mal. Ahí la responsabilidad nos cabe a todos, al banco para que haga un acompañamiento técnico más sólido y a los ejecutores para que lo realicen con éxito.

— ¿Cambiaron las prioridades?

— De acuerdo con sus necesidades, pero creo que todavía hay enormes brechas por cerrar y atender los cuellos de botella que existen en nuestros países. En la medida que eso exista se necesita no menos, sino más BID.

— ¿Cuáles son ahora los principales cuellos de botella?

— Los costos de energía, de transporte, mala calidad de las vías, aeropuertos o puertos. Inciden en la calidad de vida de la gente y en la capacidad de tener productos de más alta calidad. Y por supuesto la calidad de la educación y las inversiones en ciencia y tecnología.

— En Bolivia están invirtiendo recién en educación, ¿tiene que ver con la confianza en la gestión macroeconómica o es una tendencia del banco?

— Nosotros le damos importancia a la educación; los gobiernos pueden, cada vez más, financiarla por cuenta de sus presupuestos ordinarios. Se necesita invertir en la parte cualitativa para levantar los estándares de los profesores, la calidad de lo que entregan, la capacitación de los estudiantes para que estén más sintonizados con las necesidades del mercado de trabajo. De igual manera la atención temprana de la niñez, esos primeros 30 meses de alimentación y estimulación son vitales para que un niño pueda ir sin limitaciones a la escuela.

— ¿Cuáles deberían ser las prioridades ahora en la región?

— Continuar trabajando en las reformas estructurales que nos faltan: fiscal, previsionales, educación y todo aquello que contribuye a aumentar las tasas de productividad. Y está el reto de profundizar mucho más la integración económica dentro de nuestros países; ahí hay un espacio importante, especialmente para las economías más pequeñas.

— También apostar por el sector privado, agrícola, la pequeña empresa...

— Coincido plenamente. Y en Bolivia el desarrollo de las microfinanzas es el de mayor éxito en la región y muchos tienen que aprender. Hay un sector empresarial, aunque informal, pero muy vigoroso donde se genera la mayor cantidad de empleo. Hay que mejorar y formalizar ese tipo de empresas, es un poco el trabajo que se hace a través de las entidades de microfinanzas. Hay que entender cada vez más que el sector privado también es un camino y contribuye al desarrollo.

— ¿Se incluirá la construcción de fibra óptica en los proyectos de infraestructura del BID?

— Estamos en un proyecto en Bolivia, donde tienen los más altos costos de acceso y las más bajas velocidades y penetración. En 2014 llevaremos adelante un proyecto con 40 millones de dólares para dar acceso a banda ancha, ojalá a mayor velocidad y a menor costo.

— ¿Cómo va la relación del BID con Bolivia en el corto plazo?

— Tenemos una cifra récord histórica de desembolsos. Este año serán 250 millones de dólares, el entrante unos 330 millones.

Perfil

Nombre: Luis Alberto Moreno

Profesión: Economista

Cargo: Presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID)

Experto en temas de desarrollo

Nació en Philadelphia, pues entonces su padre estudiaba Medicina en Estados Unidos. Su formación básica y el bachillerato los realizó en Colombia. Obtuvo títulos de licenciatura en Administración de Empresas y Economía de la Florida Atlantic University (1975) y un MBA de la Escuela Americana de Graduados de Administración Internacional en la Universidad de Thunderbird (1977). “Mi primer trabajo fue en el establo de un hipódromo, hice parqueo de carros y muchos más. Después de salir de la universidad trabajé en una compañía que importaba vehículos y camiones”. Recibió premios. Fue ministro y diplomático colombiano. Preside el BID por dos gestiones consecutivas.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia