El Financiero

Teknosella protege los hogares con innovación

Construcción. Masakron y Soltek impermeabilizan muros, calaminas, tejas, losas y otros materiales

labor. Soledad Vargas impermeabiliza las tejas de una vivienda particular ubicada en la zona Sur. Foto: TEKNOSELLA

labor. Soledad Vargas impermeabiliza las tejas de una vivienda particular ubicada en la zona Sur. Foto: TEKNOSELLA

La Razón (Edición Impresa) / Gabriela Imaña

00:00 / 16 de agosto de 2015

Teknosella cuida la inversión en una casa propia con una “fórmula única” que nació del sueño de la familia Añazgo-Vargas, una receta que impermeabiliza cualquier superficie y deja atrás los problemas de filtración de agua y humedad de la construcción y la industria.

La microempresa desarrolló sus productos con tecnología propia dándoles propiedades que protegen del agua a losas, muros, terrazas, calaminas, tejas y otros materiales de construcción. El Instituto de Ensayo de Materiales de la UMSA certificó que Masakron y Soltek son 100% impermeables, destacó la gerente propietaria de Teknosella, Soledad Vargas.

Estos productos, “seguros, durables y de aplicación rápida”, compiten hoy en el mercado con “precios accesibles” que oscilan entre Bs 80 y 120 el metro cuadrado, en función del material al que se ponga el revestimiento. Por ejemplo, su aplicación en tejas tiene un costo mayor por el material adicional que se debe emplear, aunque en este caso “el cliente podrá elegir el color del impermeabilizante que usemos, para combinar con la fachada de las viviendas”, dijo la emprendedora.

La paceña subrayó que el plus de Teknosella es que sus productos, además de ser aplicados por la propia microempresa, tienen una garantía mínima de cinco años. “Podemos decir que ésta es para diez o 15 años. Mi casa es un claro ejemplo, este producto no presenta deterioros desde que mi esposo puso el material hace 12 años”, manifestó.

“Él era muy curioso” y sus ganas de “surgir” lo ayudaron a crear en 2013 su primer producto. Investigando y mezclando diferentes materiales de olor intenso y desagradable que generaban molestias a la familia, Beimar Añazgo creó un revestimiento que impermeabiliza cualquier superficie. “Elaboró sus productos con base en polietileno y otros cinco componentes. Yo no veía con buenos ojos eso que preparaba y le exigía constantemente que se dedique a buscar trabajo formal, pero él insistía en que el producto que había inventado era muy bueno y me pidió que tenga fe en él”.

ADVERSIDAD. Luego de cientos de horas de investigar, mezclar y probar, por fin llegó al resultado que buscaba el joven emprendedor: Masakron, presente desde 2014 en el mercado paceño. La mezcla era tan buena que sus primeros clientes lo recomendaron con amigos y así la difusión de “boca en boca” impulsó al negocio.

Durante unos buenos años, la utilización de este revestimiento en condominios, casas, edificios y otras construcciones le proporcionó a la familia una vida tranquila, pero los infortunios pasan “en un abrir y cerrar de ojos”. Hace tres años, un pequeño descuido con un cable de alta tensión acabó de forma instantánea con la vida de Beimar. “Quise seguir con el sueño de mi esposo. Yo era dependiente totalmente de él, pero no quise dejarme morir y decidí poner manos a la obra”, expresó Vargas.

Ya con una sonrisa en el rostro, recordó que después de ese difícil momento comenzó a aprender todo lo que antes dejaba a su esposo y consiguió crear un nuevo revestimiento: Soltek. “Cambié algunos componentes y elaboré un producto que tenía mejor aspecto a simple vista”.

Desde que Vargas se hizo cargo de Teknosella, ella y sus dos empleados aplicaron Masakron y Soltek a unas 50 casas y edificios, principalmente en la zona Sur de La Paz. “Es nuestro principal mercado, porque viene desde el trabajo de Beimar”.

“Estamos a disposición de toda la población y seguiremos en esto, porque incluso mis dos hijos ya conocen cómo elaborar los dos productos. Les dejé la receta anotada, uno no sabe hasta cuándo va a vivir, por lo que debo ser precavida. Mientras tanto, seguiré realizando el sueño de mi esposo”, afirmó Vargas, quien en 2014 fue una de las ganadoras del Concurso EmprendeIdeas Mujer.

Nuevos objetivos de la firma

PlantaLa gerente propietaria de Teknosella, Soledad Vargas, prevé construir en el mediano plazo, en El Alto, una planta que le permita masificar la producción de la microempresa.

PruebaOtra de las metas del emprendimiento es obtener la certificación de Ibnorca, la cual garantice la calidad del material impermeable.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia