El Financiero

Universitarios fabrican ladrillos ecológicos con llantas y plásticos

La industria podrá contar con un nuevo ladrillo para la construcción, un producto que al tener componentes reciclados aporta además al cuidado del medio ambiente.

La Razón (Edición Impresa) / Gabriela Imaña / La Paz

00:00 / 22 de marzo de 2015

Tres estudiantes de Ingeniería lograron darle un “plus” a las llantas en desuso y residuos de plástico con la fabricación de ladrillos ecológicos, un proyecto que ya cuenta con el apoyo del Programa de Intercambio de Experiencias Ambientales Bolivia-EEUU.

La iniciativa nació en 2012, en la materia de Gestión de la Producción de Operaciones de la carrera de Ingeniería Industrial de la UMSA, y con tres universitarios que realizaban sus prácticas en una fábrica de ladrillos. “Teníamos que plantear una idea para presentar un nuevo producto hecho con materiales reciclados”, recuerda Henry Pilco, creador de los ladrillos ecológicos, junto a Juan Carlos Ortiz y Wílder Gonzales.

El proyecto no se quedó solo en los papeles. Tras concluir sus pasantías, los estudiantes siguieron realizando pruebas (al menos 50) hasta lograr un producto que cumpla con la normativa boliviana y sea apto para las construcciones en el país. El resultado final, con características diferentes a las de un ladrillo convencional, es más ligero y tiene propiedades térmicas y elásticas, “lo que significa que no se fisurará con un golpe”, explica Gonzales.

Los universitarios, que hoy cursan el último año de Ingeniería Industrial, recuerdan que el nuevo artículo no pudo ser llevado a la realidad durante dos años por falta de financiamiento, pese a que un estudio determinó que es  rentable y apto para su implementación.

Este mes, la Embajada de Estados Unidos en Bolivia anunció a los ganadores del concurso “Sembrando Ideas Verdes”, en el que participaron 29 universidades de todo el país. Los proyectos premiados son: Ladrillos Ecológicos, de Pilco, Ortiz y Gonzales, Instalación de Biodigestores, de la Unidad Académica Campesina Carmen Pampa, y Reciclaje de Residuos Orgánicos en los Barrios Periurbanos de la Ciudad de Tarija, de la Universidad Autónoma Juan Misael Saracho.

Los tres proyectos se hicieron acreedores a un premio de $us 4.000 cada uno y asesoramiento para que puedan ser desarrollados.

Ortiz dice que con el dinero están haciendo construir una trituradora de caucho, polietileno y plástico que se instalaría en una planta en Achocalla. “Ese será el instrumento principal para desarrollar nuestro proyecto”, subraya.

Para fabricar 223.270 ladrillos por año, “dependiendo del diseño”, los universitarios necesitarán 38.115 botellas pet, 247.739 platos de polietileno, 4.761 llantas de caucho, 153 metros cúbicos de arena y 919.870 bolsas de cemento.

La fabricación de estos ladrillos, destinados a la construcción de paredes laterales y de recubrimiento, ayudará a reducir la contaminación ambiental mediante el reciclaje de llantas y plásticos.

Según datos extraoficiales, en Santa Cruz se recogen de 3.000 a 4.000 llantas en desuso por semana y hay almacenadas unas 600.000 en el botadero de Normandía; en Cochabamba se registraron 275.000 llantas en el botadero de K’ara K’ara; y en La Paz se recolectaban en 2013 unas 4.000 llantas por mes y ya había almacenadas cerca de 200.000.

Generación de residuos en ciudades

Botellas

Las ciudades de La Paz y El Alto desechan en conjunto 16.285 toneladas de botellas pet por año; de esa cantidad, el 56,6% no se recicla, según el “Estudio de Factibilidad de Producción de Ladrillos a Base de Llantas y Plásticos en el Municipio de Achocalla”.

Plásticos

El estudio de los universitarios da cuenta también de que ambas ciudades arrojan 1.113 toneladas de plásticos (poliestireno) por año, de los que también el 56,6% no es reutilizado.

Biodigestores reducirán contaminación en Coroico

Abono orgánico, biol y principalmente biogás son los productos que permitirá generar el proyecto Instalación de Biodigestores en Coroico, ganador de $us 4.000 en el concurso “Sembrando Ideas Verdes”, del Programa de Intercambio de Experiencias Ambientales Bolivia-EEUU.

Cuatro estudiantes de la Unidad Académica Campesina (UAC) Carmen Pampa, de la Universidad Católica Boliviana (UCB), podrán mejorar su proyecto piloto para ampliar el alcance de sus beneficios.

“Reutilizaremos la basura de la mejor manera en un biodigestor anaeróbico”, dice Máximo Nova. Este proceso, agrega, contribuirá a la reducción, “aunque mínima”, de la acumulación del relleno sanitario de Coroico, donde en 2011 la generación de basura llegaba a aproximadamente cinco toneladas por semana.Jimena Espinoza afirma que contribuirán a reducir la contaminación del pueblo recolectando la basura que se genera en los lugares más habitados de Coroico, población ubicada en la región de los Yungas, en el departamento de La Paz.

Silvia Quispe explica que el biodigestor tendrá un costo de $us 2.500 y que el resto será para la modificación de otros equipos. “Queremos darle al pueblo una opción para reducir su basura”, manifiesta Nova.

‘El proyecto beneficiará a al menos 750 personas’

Máximo Nova. Estudiante de Carmen Pampa

“Usaremos la basura orgánica para generar biogás, biol y abono orgánico en nuestro biodigestor, así no perderemos nada”, manifiesta Máximo Nova, estudiante de la Unidad Académica Campesina (UAC) Carmen Pampa de Coroico.

La fabricación de un biodigestor es un proyecto en el que viene trabajando Nova junto a otros tres estudiantes de la carrera de Ingeniería Agrónoma de la UAC desde hace dos años. “En una primera etapa, nuestro biodigestor fue fabricado con componentes que no fueron los mejores, por lo que no duró mucho. Lo construimos solo con materiales (caseros) que teníamos al alcance”, explica el estudiante.

Ahora, el equipo será de mejor calidad y beneficiará a al menos 750 personas de la unidad académica gracias al premio obtenido en el concurso “Sembrando Ideas Verdes”. “Vivimos en un sistema de internado donde tenemos una cooperativa que alberga a todos”, dice Nova. “Con este proyecto esperamos reducir los botellones de gas que utilizamos de 11 a 3”, agrega.

‘Hacemos lo posible para poder realizar otro concurso’

Leah Pillsbury . Ejecutiva de la legación de EEUU 

“La conservación del medio ambiente es muy importante para el Gobierno de los Estados Unidos”, resalta la encargada de asuntos económicos y comerciales de la embajada estadounidense en Bolivia, Leah Pillsbury, quien espera que el concurso “Sembrando Ideas Verdes” pueda tener una segunda versión.

Si bien la primera versión de esta iniciativa fue realizada con recursos presupuestados en 2014, la segunda versión no cuenta aún con un financiamiento establecido. “Estamos haciendo lo posible para poder realizar el concurso 2015-2016 y conseguir más recursos. Esperamos (que las gestiones) sean positivas”, dice.

El concurso contó con la participación de 29 universidades que presentaron 48 proyectos productivos “amigables con el medio ambiente”. “En el proceso de selección se eligió a seis, pero solo tres tuvieron los premios respectivos”, afirma.

La embajada, sostiene, realizará el seguimiento correspondiente a los proyectos ganadores, para que éstos se desarrollen en seis meses, y así se garantice el éxito del concurso.

‘Los vecinos aprenderán a reciclar basura orgánica’

Rebeca Ferreyra. Estudiante de la UAJMS

“Debemos enseñar a personas de escasos recursos cómo no dañar el medio ambiente”, dice Rebeca Ferreyra, estudiante de Agronomía de la Universidad Autónoma Juan Misael Saracho (UAJMS), una de las autoras del proyecto “Reciclaje familiar de residuos orgánicos sólidos en barrios periurbanos de Tarija”.

Los proyectistas usarán el premio de $us 4.000 que obtuvieron en el concurso “Sembrando Ideas Verdes” para la compra de materiales que serán entregados a los vecinos de las zonas periurbanas tarijeñas. Con estos materiales los vecinos podrán generar abono orgánico que podrá ser empleado en la agricultura. “Con la capacitación, los vecinos podrán aplicar de manera individual este proyecto”, explica. Inicialmente el grupo ganador hará el monitoreo constante de las familias hasta que ellas puedan adaptarse a los procesos de reciclaje. Los materiales que se utilizarán son cestos, palas pequeñas, trituradoras y elementos para que regulen la fermentación. El proyecto durará ocho meses y beneficiará a unas 150 personas.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia