Financiero

VIP impulsa el negocio de bienes raíces bajo normas de calidad

La empresa inmobiliaria se fundó hace tres décadas con el objetivo de abrir espacio a una nueva actividad económica que garantice seguridad y transparencia en la compra, alquiler o venta de un bien inmueble

Equipo. Brenda Pakos (parada con saco rojo) junto a las ejecutivas de ventas de VIP Bienes Raíces.

Equipo. Brenda Pakos (parada con saco rojo) junto a las ejecutivas de ventas de VIP Bienes Raíces. Foto: Svetlana Salvatierra

La Razón / Svetlana Salvatierra

00:00 / 25 de noviembre de 2012

Una estafa o problemas en la compra, alquiler o anticrético de un bien inmueble son historias que se repiten por falta de información, regulación y buena fe del comprador. Tres décadas de VIP Bienes Raíces marcan la diferencia en este negocio.

“Ahora casi no se está vendiendo. Hace unos tres meses era mayor la venta. Hay demasiada oferta, los precios están muy altos y la gente está esperando a que bajen”, advierte la gerente general de VIP Bienes Raíces, Brenda Pakos, pionera en el negocio inmobiliario.

“En un tecito, una señora dice tengo un terrenito de 300 metros y otra le responde construiremos, contratan un albañil y hacen un edificio de tres o cuatro pisos, y los venden a precios increíbles. Esto se debería regular y supervisar”, manifiesta Pakos. Algunos tienen pilares delgados, en la obra gruesa o terminada sale agua, la alfombra está vieja, techos con goteras, etc., son algunos de los problemas con los que se encuentra la empresa a la hora de vender una casa o departamento. “Pedimos que arreglen para vender o alquilar o tendrán que recibir un precio menor. También le decimos al comprador los problemas que el bien inmueble tiene. Esto se llama ‘vicios ocultos’, que es una obligación de informar al comprador”, asegura Pakos. “Se exige en Estados Unidos, pero no aquí”, lamentó. “Vender inmuebles en estas condiciones es un tema de ética y no lo hacemos”, aunque el dueño de la casa se moleste, subraya.

Brenda Pakos obtuvo su licencia de Agente de Bienes Raíces en Estados Unidos, en agosto de 1999 (N° 578-76-6819). Luego de vivir ocho años fuera del país y trabajar en el Bank of America, decidió dedicarse a este negocio. Recuerda que el banco extranjero se fue del país durante la época de la hiperinflación, en la década de los 80 y se quedó sin empleo. El 3 de agosto de 1983 inició su actividad en la empresa inmobiliaria. “En esa época no existía ninguna firma, sólo unas pequeñas comerciales o personas que trabajaban desde sus casa. Empezamos ofreciendo servicios a empresas extranjeras, embajadas, organismos internacionales. El ser bilingüe fue una gran ayuda”, resaltó. Hoy, en su equipo de trabajo, el alemán y el portugués también son necesarios.

Sus primeras oficinas estuvieron en el edifico Mariscal Ballivián, en el centro de La Paz, y hace algunos años se trasladó a la zona Sur, en el barrio de San Miguel.

Advierte que “toda transacción mayor a los Bs 50 mil se tiene que hacer a través de una institución bancaria. Ha habido gente que quiso comprar al contado, pero está prohibido”, dijo. Ésta es una norma del país para evitar el lavado de dinero, precisó.

“Tenemos una clientela de años. Nunca estafamos a nadie”, enfatizó. Por ejemplo, hay muchas inmobiliarias que piden dinero por adelantado para reservar un anticrético y luego de-saparecen y/o no devuelven el dinero; tampoco se tiene a alguien a quien quejarse por un mal inquilino. “Hay muchos de estos casos”, expresó.

VIP Bienes Raíces está legalmente establecida. “Estos datos son importantes al momento de firmar los contratos”, precisó. Su número de identificación tributaria (NIT) es el 366081016 y su matrícula del Registro de Comercio es el 00003745, detalla. “Treinta años consecutivos en el mercado de bienes raíces es un logro”, agregó.

Cuentan con una base de datos de bienes inmuebles que están en oferta en su sitio en internet www.vipbienesraices.com. Su  equipo de ejecutivas de ventas  está conformado por Carmen Bueno, Melvy Zárate, Karin Ortler, Rosario Recacochea, Sara Carvajal, Gloria Morales. Lux Coa de Peña y Elvira de Verástegui.Entre sus recientes trabajos  destaca las solicitudes del Banco Mundial y un avalúo para la Embajada de Dinamarca.

Tips para evitar las estafas

Para una persona que busca alquiler, anticrético o compra de un bien inmueble, es importante que la empresa o persona a la que acudió tenga un registro legal.

El NIT es relevante para exigir factura y no sólo un recibo; también el registro empresarial; Fundempresa tiene en su sitio web el listado de empresas legalmente establecidas en el país.

“A veces (los vendedores o intermediarios) simplemente cambian el chip de sus celulares y luego ya no se los puede hallar”, no tienen una oficina propia para ubicarlos. Esta información es necesaria, recomienda Brenda Pakos. Los datos y documentos sobre el o los dueños del inmueble (casados con bienes comunes) son imprescindibles, asegura; especialmente cuando hay casos de suplantación de identidad. Solicitar los documentos originales y obtener avalúos sobre el precio real de los bienes inmuebles es necesario.

Es necesario regular precios

“A mí me han dicho que vale 800 mil y ponen ese precio, y están especulando”, ejemplifica Brenda Pakos para explicar que el valor real de las casas y departamentos no siempre es el adecuado. El valor catastral es sólo una parte del precio real, indica. A ese costo se incluye otros aspectos de mercado, como la zona, acceso a servicios básicos, etc. “Lamentablemente no hay una norma, una regulación que permita establecer ese precio real. Esto debería ser regulado, imagino que por Impuestos Internos”, manifiesta Pakos.

A veces el ganar una comisión es más importante para las  empresas no registradas, afirma.  “Yo le digo no al cliente, su casa no vale tanto como usted dice. Muchos vuelven en seis meses porque no han podido vender y nos dicen usted tiene la razón”. La experiencia vale, sostiene.

Gerente general

Brenda Pakos

‘Ofrecemos administración de inmuebles’

“Ofrecemos administración de inmuebles. Hay personas que viajan y nos dejan sus departamentos para que lo alquilemos, con una comisión. Lo hacemos con un poder que nos permite dar el bien inmueble en alquiler y les depositamos el dinero en sus cuentas. A la fecha no tuvimos quejas de que no se haya cobrado la renta o que haya llegado fuera de tiempo el pago.

Ofrecemos un trabajo transparente y garantizado. No se puede dejar a cualquiera las llaves de una casa para que se la administre. Mi carácter y mi educación en Estados Unidos me permite diferenciarme y ser una empresa puntual, y jamás hacer esperar”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia