El Financiero

‘Hay 300 asociaciones de artesanos certificados con norma Hecho a Mano’

Viktor de los Heros.Desde hace 11 años es Presidente del Instituto Boliviano de Normalización y Calidad. Se considera un fanático del sello boliviano de la calidad y actuó en consecuencia para que esta institución se convierta en un referente de esta cualidad en Bolivia. Capacitaron a 50.000 alumnos y 166 empresas se sumaron a la cultura de calidad en 20 años. 165 productos tienen certificado. Falta que más empresas privadas y públicas inviertan en ello.

Perseverante. Para Viktor de los Heros, certificar la calidad del producto boliviano aporta al desarrollo.

Perseverante. Para Viktor de los Heros, certificar la calidad del producto boliviano aporta al desarrollo. Foto: Nicolás Quinteros

La Razón / Svetlana Salvatierra

00:00 / 19 de mayo de 2013

— ¿Podría señalar los tres principales logros del Ibnorca en estos 20 años?

— El Ibnorca ha dado un paso muy grande y muy fuerte como institución de normalización y certificación. Si me da a nombrar tres, diría que están la descentralización con recursos humanos capacitados; la visión internacional somos ISO en Bolivia y somos parte del Consejo Consultivo de COPAN; y la tercera es que se constituye en una institución de referencia de la calidad en Bolivia.  Somos normalizadores y formadores de recursos  humanos. 50.000 alumnos han pasado por las aulas del Ibnorca en estos años. Sólo el año pasado se han  formado 12.000 en sistemas de gestión de la calidad, especialistas en las certificaciones ISO.  

— El Ibnorca ha impulsado la cultura de la calidad.

— Eso es definitivo. Uno de los grandes trabajos que hizo el Ibnorca (en sus inicios) con el Estado fue la inspección de tanques de las empresas de hidrocarburos y de las garrafas de GLP. La idea era impulsar el sello de calidad boliviano en los productos nacionales. No ha sido sencillo.

— ¿Podría mencionar cuáles fueron los principales obstáculos que superó el Ibnorca?

— Estábamos en lugares prestaditos (sic) y ahora tenemos infraestructura propia en La Paz, El Alto, Cochabamba y Santa Cruz, con aulas y laboratorios. El financiamiento y ser autosuficientes fueron los grandes desafíos del Ibnorca. El Estado retiró las inspecciones de garrafas y el instituto supo responder financieramente con servicios. Ibnorca no ha recibido dinero de nadie. El apoyo institucional ha sido muy difícil. Muchas veces no apreciamos lo nuestro y no fue fácil lograr la aceptación de nuestras propias instituciones. Decían “yo apoyo al Ibnorca, pero certifico con otra”.

— ¿Cuándo se dio el cambio?

— Una primera etapa fue con el presidente Hans Elsner, otro loco por la calidad. Armó el instituto. Luego vinieron otros con cortas gestiones. Después, por casualidad me hice titular. Ya son 11 años. Elaboramos un plan de corto, mediano y largo plazo y no lo movimos un pelo. La continuidad y ser perseverantes nos ha dado una institución sólida y  referente sobre calidad.

— ¿Cuántas personas trabajan hoy en el Ibnorca?

— Alrededor de 150.

— ¿Cuántas normas se han elaborado en el Ibnorca?

— 2.800 son las normas técnicas bolivianas. Fueron elaboradas en consenso, en los comités técnicos donde participan los consumidores, los productores, el ministerio pertinente, la universidad y personas que lo deseen. Una norma no sale por mayoría, debe ser por consenso. El Ibnorca hace entre 180 a 200 normas por año. Actualmente, hay unos 100 comités técnicos reunidos. También están las certificaciones (ISO) según las normas de gestión de la calidad.

— ¿Cuántos productos bolivianos fueron certificados?

— Hay 165 productos certificados de 50 plantas de producción. Se destacan los alimentos y materiales de construcción.

— Las empresas grandes fueron las primeras en sumarse, ¿qué pasa con las pymes?

— Tenemos 166 empresas certificadas en Sistemas de Gestión.  “Hecho a Mano” es una norma boliviana impresionante; esta certificación la reciben los artesanos. Aún no es conocida internacionalmente, pero avanzamos en ello. En este momento, hay unas 300 asociaciones de artesanos certificados con esta norma, cada una tiene un mínimo de 30 asociados y pueden exportar muy bien. Por ejemplo, la chompa de talla M (mediana) siempre va a ser M, ni más ni menos.

— ¿Seguirán impulsando esta norma para que se expanda a los países andinos?

— Propusimos esta norma en el ministerio correspondiente cuando Bolivia tenía la presidencia de la CAN. El Estado tiene que ver si puede introducirla (a la normativa de la CAN). Sería muy bueno para hacer negocios.

— ¿Qué planes tienen ahora?

— La primera planificación alcanza hasta 2020. Estamos revisándola para ver si la modificamos hasta 2023. Nos hallamos en un punto de inflexión para consolidarnos. Hay muchos proyectos de normalización y laboratorios. Queremos ser el departamento de calidad de todas las empresas. Este año celebramos 20 años y lanzamos el Premio Nacional a la Calidad Ibnorca. Las 46 empresas inscritas están pasando el primer tamiz; en agosto terminamos las auditorías.

— ¿Cuál es el beneficio de invertir en certificaciones de calidad?

— El sistema de gestión no interfiere en el sistema de administración de la empresa, se integra. Por año certificamos unas siete compañías, queremos que sean 50. Es rentable, una  firma certificada asegura que su producto tiene calidad y que, en la cadena, se asegura de tener un proveedor de calidad. También hemos certificado en sistemas de gestión de calidad a Emapa, Ministerio de Economía y Finanzas Públicas, Vinto y otras. Para que una empresa se anime a tener una certificación de calidad, la alta dirección tiene que estar convencida. Es mucho trabajo porque es un cambio fuerte en la manera de pensar y trabajar.

Perfil

Nombre: Viktor de los Heros

Profesión: Doctor en Química

Cargo: Presidente de Ibnorca

Empresario e impulsor de la calidad en Bolivia

Nació en La Paz. Se formó en el colegio La Salle. Sus estudios superiores los realizó en Suiza hasta obtener el doctorado en Química. Regresó a Bolivia en 1980 y se dedicó a trabajar en una empresa multinacional de fabricación de gases. Liquid Carbonic y Praxair están en su currículum. Su pasión por los autos lo mantuvo en competencia y ganando premios nacionales en el automovilismo boliviano. Hace una década fue director y luego presidente de la Cámara Departamental de Industria de La Paz. “De una manera casual asumí la presidencia del Ibnorca”, recuerda. Se convirtió en su otra pasión: promover la calidad en la producción boliviana. Cumple 11 años como presidente de Ibnorca. “Era más cosa mía y en la CNI formamos un grupo organizábamos a las empresas para que puedan certificar cuando aún el Ibnorca no estaba calificado. Pasamos de una institución regional a una nacional”. En su empresa trabajan 60 personas; tiene la ISO 9000 certificada por Ibnorca y va por la ISO 18000 y la Trinorma.“Consecuentes somos”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia