El Financiero

18% del azúcar nacional se va a las gaseosas

Mercado. El consumo per cápita de estas bebidas en el país es de 54 litros por año.

Fábrica. Cadena de producción de gaseosas en la planta de Embol en La Paz. Foto: La Razón

Fábrica. Cadena de producción de gaseosas en la planta de Embol en La Paz. Foto: La Razón

La Razón (Edición Impresa) / Wálter Vásquez / La Paz

00:00 / 20 de agosto de 2017

Frías o naturales, con o sin calorías y de diverso sabor, color y tamaño, las gaseosas se han convertido en un invitado principal del menú de los bolivianos, lo que ha posicionado a su industria como el segundo mayor consumidor de azúcar del país.

En el periodo 2011-2015, el empleo del endulzante por parte de la industria nacional de estas bebidas aumentó en 26,15%, de 1,3 millones a 1,64 millones de quintales, de acuerdo con datos proporcionados a La Razón por la Asociación de Embotelladores de Bebidas Gaseosas de La Paz.

“Nuestro sector es importante en el consumo de azúcar, ya que representa el segundo lugar” en el aprovechamiento de este alimento, “luego del uso doméstico”, destacó Renato Pucci Salvietti, gerente general de la institución, que cuenta hoy con nueve socios que además de gaseosas elaboran jugos, néctares, aguas naturales y minerales, y bebidas energizantes.

Comercio. El informe da cuenta que el rubro compraba en 2011 el 12,87% de la oferta azucarera boliviana y que esa cuantía se elevó 18,42% en 2015, una tendencia que viene acompañada con mayores volúmenes de fabricación.

“El incremento” en la producción de gaseosas “puede deberse a varios factores, entre ellos: a que la población tiene mayor poder de ingreso económico, a que el número de habitantes ha aumentado en Bolivia y a que los productos  que se elaboran son de buena calidad”, consideró el ejecutivo.

Según los datos de la asociación, la producción nacional del sector se expandió en 75,5% en los últimos nueve años, pasando su índice de fabricación de 491,46 en 2009 a 862.54 el año pasado.

Hoy, “el consumo per cápita está aproximadamente en 54 litros (l) al año”, informó Pucci en respuesta a un cuestionario enviado por este medio. La cifra se encuentra cerca de los 62 l de leche que ingiere en promedio cada persona por año en el país.

Según el Ministerio de Salud y el Colegio de Nutricionistas de Bolivia, los refrescos con gas junto con el pollo a la broaster y las sopas ramen instantáneas  están entre las comidas más adictivas en el menú de los bolivianos.

“En la actualidad se producen en Bolivia más de 100” tipos de bebidas con gas, aguas, néctares, jugos y energizantes. “Las ciudades que más consumen gaseosas, jugos y aguas son La Paz, Cochabamba y Santa Cruz”, detalló Pucci.

La industria de las embotelladoras genera 4.600 empleos directos y 400.000 indirectos, además de importantes ingresos tributarios para el país. El producto está “injustamente” gravado —sostiene la Asociación de Embotelladores— por el Impuesto al Consumo Específico, cuya tasa indexada a las UFV aumentó de Bs 0,28 por litro en 2009 a 0,43 este año.

“Al consumir muchos otros productos tanto nacionales como extranjeros para elaborar nuestra oferta, como concentrados, preformas, gas carbónico, preservantes, tapas, botellas y otros, producimos un movimiento económico muy importante” para la economía boliviana, afirmó el ejecutivo.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia