El Financiero

El boliviano, en general, no causa ‘dolores de cabeza’ en los vuelos

Casos de ‘pasajeros problemáticos’ en el transporte aéreo aún son aislados

Transporte. Un grupo de personas se acomoda en sus asientos asignados antes del vuelo inaugural de un avión de la aerolínea estatal a Uyuni (Potosí).

Transporte. Un grupo de personas se acomoda en sus asientos asignados antes del vuelo inaugural de un avión de la aerolínea estatal a Uyuni (Potosí). Foto: Juan Pablo Rodríguez

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Castel / La Paz

00:00 / 12 de febrero de 2017

A diferencia de un fenómeno que va aumentando en el mundo, los pasajeros bolivianos que utilizan terminales aeroportuarias y abordan aviones son respetuosos de las normas que garantizan un viaje sin problemas, según representantes de las líneas aéreas.

“Tanto control”, dice en voz elevada y tono airado un pasajero antes de abordar un avión en el aeropuerto de Rurrenabaque ante la insistencia de un funcionario de la terminal aérea para que se quite el cinturón con hebilla de metal que activa los dispositivos de seguridad de la puerta de ingreso a la sala de preembarque.

Hechos como éste pueden ayudar a identificar a un posible unruly passenger, uno de los cada vez más frecuentes pasajeros “revoltosos o insubordinados” cuyo número ha aumentado de forma considerable en el mundo en los últimos años, según reportes de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA).

Sin embargo, a diferencia de lo que ocurre en otros países, Bolivia parece estar ajena a esta preocupación. Por ejemplo, la Autoridad de Regulación y Fiscalización de Telecomunicaciones y Transporte (ATT) informa a través de su Unidad de Comunicación que no cuenta con registros sobre este tipo de casos o pasajeros.

CONTROL. “En líneas generales, el pasajero boliviano —salvo que se produzca una demora o cancelación— siempre ha sabido guardar el respeto y la cordura que el caso amerita”, afirma la gerente general de la Asociación de Líneas Aéreas de Bolivia, Yanela Zárate.

Cuando el viajero nacional no es debidamente informado de un eventual retraso, “sí se han visto conductas muy agresivas, que siempre han tratado de ser solucionadas con la asistencia, en primera instancia, del servicio al cliente o la Policía”, afirma la ejecutiva, quien indica que en el país a esta clase de viajeros se los conoce como “disruptivos”.

Ronald Casso, gerente general de Boliviana de Aviación (BoA) —que posee el 80% de participación en transporte nacional de pasajeros— coincide en que “el boliviano de manera general es muy tranquilo y comprensivo de las normas y regulaciones” de un mercado que ha registrado un constante crecimiento en los últimos años (37% en 2014, 30% en 2015 y 14% a noviembre de 2016).

“El año pasado solo tuvimos cuatro casos reportados de (casi) 3 millones de pasajeros transportados, una cifra que es muy baja dentro de la industria en relación a otros países”, sostiene.

Luis Vera, gerente comercial de Amaszonas —segunda mayor empresa del mercado— conviene también en que “en general el pasajero boliviano es educado y cumple con todos los requisitos”.

“Como en cualquier mercado. existen los pasajeros perturbadores o problemáticos, pero en estos 17 años de operación de Amaszonas nunca hemos tenido algún problema que ponga en peligro alguna operación”, recuerda.

“Alguna vez hubo un reclamo airado por alguna demora o cancelación de algún vuelo” a Rurrenabaque (Beni); “ahí hemos tenido la mayor cantidad de problemas, cuando la pista era de tierra y la gente no entendía que no se podía ir porque ésta se mojaba. Creían que les mentíamos, pero eso se fue subsanando a través de los años. Ahora esa pista es asfaltada”, dice.

Paola Velasco, piloto de BoA, cuenta que en cinco años de trabajo tuvo en los aviones a su cargo al menos tres personas alcoholizadas o bajo la influencia de alguna sustancia tóxica y que éstas fueron descubiertas antes de despegar “Los asistentes son los que tienen más contacto con ellos. A veces les faltan el respeto y (la tripulación) tiene que lidiar con eso”.

“El personal de cabina” de la aerolínea estatal “recibe entrenamiento anual, tanto en defensa personal como en primeros auxilios y en manejo de situaciones riesgosas para tranquilizar a los pasajeros y, en un último caso, reducir a uno de ellos”, indica Casso.

El personal de tierra, a su vez, recibe cursos sobre relaciones públicas y situaciones descontroladas. Pero “no siempre los funcionarios consiguen manejar este tipo de situaciones. Hay gente que habla más fuerte y provoca la inestabilidad a los demás”, apunta.

No obstante, recuerda que “el transporte aéreo es el más normado y tiene una serie de restricciones al comportamiento de pasajeros, así como el uso de instrumentos electrónicos” y otros.

Efectos del mal pasajero

Aviso

“Los comportamientos inaceptables a bordo de una aeronave pueden tener graves consecuencias para la seguridad de todos”, según IATA.

Daños

Los perturbadores pueden interrumpir las operaciones y provocar gastos adicionales a las aerolíneas, entre otros efectos.

  • Casos aumentan en el mundo. Foto: HUFFINGTONPOST.COM

Incidentes violentos en vuelos se disparan

Wálter Vásquez - La Paz

Los incidentes violentos de pasajeros aumentan de forma preocupante en el planeta, según un reporte de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), que da cuenta de que un 23% de los casos está relacionado con el consumo de alcohol y drogas.

En su último informe al respecto publicado a fines de 2016, la institución, que agrupa a más de 200 aerolíneas del mundo, refiere que en 2015 se registraron 10.854 casos de “pasajeros revoltosos o problemáticos”, 16,5% más que en 2014. Los datos indican así que hay un incidente por cada 1.205 vuelos, una tasa mucho mayor que la media alcanzada en el periodo 2007-2015, de un caso por cada 1.613 vuelos.

La “mayor parte” de los percances reportados a IATA están relacionados con abusos verbales, incumplimiento de las instrucciones de la tripulación y otras formas de comportamiento antisocial. Otro 23% tiene que ver con la intoxicación por drogas o alcohol que fueron ingeridos en gran parte antes de subir al avión y otro 11% con agresiones físicas contra pasajeros o miembros de la tripulación o daño a la aeronave.

El 60% de estos comportamientos no pudo ser denunciado debido a la falta de normas específicas en las jurisdicciones nacionales a las que están sujetas las respectivas líneas aéreas.

  • Percances. El 23% de los hechos tiene que ver con intoxicación. Foto: COOKINGIDEAS.ES

Tráfico aéreo crece en 14% y es liderado por BoA

Wálter Vásquez - La Paz

El tráfico aéreo nacional de personas se incrementó en 14% de enero a noviembre del año pasado, según datos preliminares de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) que muestran que la estatal BoA lidera el mercado.

El informe señala que la cantidad de pasajeros aumentó de 2,57 millones a noviembre de 2015 a 2,94 millones al mismo mes de 2016 y que éstos fueron transportados por Boliviana de Aviación (80,03%), Amaszonas (13,35%) y Ecojet (6,61%).

MERCADO. En la nómina de la reguladora no figura la también estatal TAM, que desde el 16 de diciembre de 2016 tiene un plazo de 195 días para concluir el proceso necesario para convertirse en una aerolínea comercial.

El reporte sostiene también que, en 11 meses del año pasado, la aerolínea que más crecimiento registró en cantidad de pasajeros fue BoA con 21%, mientras que Amaszonas se expandió en 1% y Ecojet redujo su participación en 14%. La primera transportó 2,35 millones de personas, la segunda 393.325 y la tercera 194.789.

El Gobierno informó en diciembre de 2016 que la empresa pública TAM Comercial tendrá por objeto la explotación de servicios de transporte aéreo regular y no regular, nacional e internacional de pasajeros, carga y correo.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia