El Financiero

Los camélidos generan negocios en áreas rurales

La carne de llama es importante en la cadena alimenticia, así como su lana y cuero que hoy son revalorados en pequeños emprendimientos que permiten obtener ingresos a familias campesinas

Iniciativa. Salustiano Flores fabrica zapatos de cuero de llama.

Iniciativa. Salustiano Flores fabrica zapatos de cuero de llama. Foto: Svetlana Salvatierra

La Razón

00:00 / 01 de septiembre de 2013

Dan opción al campesino que no tiene acceso ni a las telecomunicaciones

Artesanías y prendas de vestir son los productos más conocidos hechos con lana de llama. Sin embargo, su carne va ganando reconocimiento en la cocina y su cuero en la producción de zapatos.

La llama no sólo es importante en la sostenibilidad del cultivo de la quinua real, también en la economía campesina porque ofrece alternativas de negocios y de recuperación de su crianza. Una pequeña oferta se presentó en la VII Feria Nacional de Camélidos que se efectuó del 15 al 18 de agosto en el estadio Víctor Agustín Ugarte de la ciudad de Potosí. La parrillada de carne de llama y los chorizos fueron los más demandados a la hora de almorzar.

Salustiano Flores, uno de los expositores de San Andrés de Machaca, provincia paceña donde fabrican zapatos con cuero de llama, detalla que compran el cuero en Alto Lima y “como es suavito y de calidad, le ponemos una buena planta y le gusta a la gente en las provincias. Allí vendemos”. Sus precios son baratos.

Las artesanías en cambio son un poco más caras porque las mujeres tienen que hilar, teñir y tejer. Paulina Tulaba Mendoza detalla que “una bolsita cuesta harto. Un día tejemos poquito y andamos en el campo con la llama y la oveja. El hilado toma unos tres días”. Sus diseños son “ideas propias”, enfatiza, pero también asiste a las capacitaciones que llegan de La Paz y Oruro.

Ella, como Romualda Camiño, que sólo habla quechua, viven en Belén de Urmiri, provincia potosina, y forman parte de una asociación de 50 mujeres que se dedican a tejer mantas, bolsas y otras artesanías con lana de llama y alpaca. Dejan su producción en Molino. “A un padre de Bélgica y cada vez vamos a recoger”, aclara Tulaba. Ambas reclaman, como muchos productores de artesanías, que vendieron poco en la feria.

Y eso que rebajaron sus precios, pero no mucho porque saben que su trabajo tiene valor. Una bolsa de lana de llama valía Bs 80 y un estuche de celular Bs 20.“Queremos vender en otros lugares”, manifiesta Tulaba. Así como lo logró Petrona Díaz, de la comunidad Papachacra (frontera con Argentina), en la provincia tarijeña Avilés. Es parte de la Asociación de Artesanos y Artesanas de Tajzara (unas 600 personas), que hace décadas exportan. “Vendía en Tarija, pero ya he vuelto a mi pago porque hace mucho frío”.

El proyecto de Apoyo a la Valorización de la Economía Campesina de Camélidos (VALE) alienta varias iniciativas en el país como las de las asociaciones de Felicidad Choque, que es de Charaña, o Sonia Yavi, de Corque, en Oruro.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia