El Financiero

El valor, en chatarra, de buses antiguos irá a amortizar créditos para vehículos

Vladimir Sánchez. Es ministro de Obras Públicas, Servicios y Vivienda y desde hace un año lidera el proyecto del teleférico para la ciudad de La Paz. Espera que la alerta amarilla, vigente por la época de lluvias en La Paz, se levante para empezar las obras civiles de las torres que sostendrán el paso de las 427 cabinas. Asegura que el acuerdo con los transportistas permitirá reutilizar los buses antiguos que saldrán de circulación para convertirse en metal en los hornos de la fundición estatal de Vinto.

Previsor. Vladimir Sánchez apuesta por proyectos grandes que beneficien a sectores de menos recursos.

Previsor. Vladimir Sánchez apuesta por proyectos grandes que beneficien a sectores de menos recursos. Foto: Eduardo Schwartzberg

La Razón / Svetlana Salvatierra

00:00 / 31 de marzo de 2013

— ¿En qué porcentaje beneficiará el teleférico de La Paz a mejorar el caos del transporte?

— En La Paz hay 130 mil vehículos y hay datos de que se hubiera incrementado a 180 mil. El transporte es cada vez más pequeño (trufis, taxi trufis) y se necesitan más unidades, cuando en otras urbes la tendencia es a que sea grande. ¿Qué ventajas tiene? No necesita calles, no contamina, es silencioso (no tiene bocinas) y utiliza energía eléctrica. Es cómodo, entran sentadas diez personas y se ahorra un montón de tiempo. Es seguro en el aire, cabinas, estaciones y alrededores. Las tres líneas (13 estaciones del teleférico) van a reducir el 20% del transporte público tradicional. Ése es un aporte sustantivo. Y cada una de las estaciones permite el uso múltiple de otras formas de transporte; ahí se puede sumar el sistema de buses que está implementando la Alcaldía de La Paz y también el de la Alcaldía de El Alto.

— ¿Ese 20% de reducción no generaría un conflicto social?

— Hemos conversado tanto con el Gobierno Municipal como con los transportistas. No va a ser un mecanismo para quitar trabajo, va a modificar el uso de líneas. Por ejemplo, en la estación de YPFB, cerca del Cementerio General, allí habrá transporte privado que tendrá que moverse a los cuatro puntos cardinales y viceversa. Este concepto del trameaje que hoy se discute, con el teleférico se cumple: los buses van a recorrer tramos cortos para alimentar y desalimentar de pasajeros la estación. No perderán el tiempo porque se moverán en los barrios.

— ¿Hay beneficio para los choferes?

— El Gobierno va a otorgar un crédito de Bs 100 millones. Esto ya está acordado y estamos trabajando con los transportistas; eso significará una modificación (sic) de buses antiguos por buses modernos con una cantidad de pasajeros de 35 a 50 personas, utilizarán gas natural (GNV) y no diesel. Así disminuye la contaminación y tiene un impacto directo en la economía porque no importaremos diesel subvencionado ni gasolina. 

— ¿Qué planes se tienen con los buses antiguos?

— Van a ser chatarrizados. Ése es un acuerdo al que llegamos con la Confederación de Transportistas. Por el uso de la chatarra les vamos a reconocer un monto, que va a ser la amortización para el crédito que se les va a entregar para la compra de motorizados. Esa chatarra se enviará a Vinto. Allí están colocando un horno, como parte de los planes de desarrollo de la metalúrgica. La chatarra se convertirá en metal (y luego se comercializará en el país).

— ¿Cuántas cabinas habrá y a cuánta gente transportarán?

— En las tres líneas se moverán 427 cabinas, con espacio para diez personas cada una. En las horas pico tienen la capacidad de mover 18 mil pasajeros que dejarán de usar transporte público y privado.

— ¿Cuánta es la inversión?

— $us 235 millones. De ese monto, unos $us 190 millones se destinarán a la construcción de la parte electromecánica y civil; el resto son recursos para expropiación, supervisión y otros.

— ¿Y el precio de las tarifas?

— Será una tarifa que puedan manejar los sectores populares porque este proyecto favorece a los pobres para que se puedan movilizar en corto tiempo.

— ¿Quiénes realizaron el proyecto del teleférico?

— Lo hicimos un equipo de profesionales bolivianos en el Ministerio de Obras Públicas. Se realizó el diseño conceptual básico, el cálculo de costos. Con esa información se hizo la contratación de la empresa austriaca Doppelmayr bajo la modalidad llave en mano. Es la que tiene más tecnología, experiencia, valor agregado y precios inferiores a otras. En Austria se está haciendo toda la electromecánica y acá se trabajará con empresas bolivianas en el diseño de las obras civiles. Se generarán unos 29 mil empleos directos y alrededor de 50 mil indirectos en el momento de la construcción.

— ¿Qué opina de la propuesta del movimiento Estación de las Culturas para la Estación de trenes de La Paz?

— La mayor parte de las estaciones van a tener espacios de recreación y centros culturales. Sobre la Estación de trenes nos llama la atención que empiecen preocuparse hoy cuando está abandonada hace 14 años. En el diseño vamos a hacer preservación; ése es un elemento importante y lo vamos a hacer.

— ¿Cuándo inician las obras?

— Esperamos que se suspenda la alerta amarilla y empezamos.

Perfil

Nombre: Vladimir Sánchez

Nació: 18-02-1952

Profesión: Economista

Cargo: Ministro de Obras Públicas, Servicios y Vivienda

Especialista en desarrollo

Nació en Totora, Cochabamba. Sus estudios superiores los realizó en Cuba, donde obtuvo el título en Economía. Tiene una maestría en temas de desarrollo sostenible local y cuenta con varios diplomados. En su experiencia laboral fue director ejecutivo de una red de organizaciones no gubernamentales (ONG) denominada Asociación de Instituciones de Promoción y Educación. A finales de 2006 se hizo cargo del Fondo  de Inversión Productiva y Social (FPS). Allí, destaca que elaboraron más de dos mil proyectos en beneficio de muchas comunidades hasta enero de 2012. En esa fecha asumió como ministro en la cartera de Obras Públicas, Servicios y Vivienda.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia