El Financiero

Las condiciones del crédito podrían ser otras, pero habrá consideraciones

Hideyuki Maruoka. El director representante residente de la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA) en Bolivia realizó un análisis sobre el crecimiento económico del país y el rol de la cooperación internacional en los próximos años. Maruoka considera que es necesario aliviar la dependencia boliviana de las materias primas y garantizar la implementación de tecnología para alcanzar los objetivos de la Agenda Patriótica 2025 del Gobierno, es el caso de la soberanía alimentaria.

función. Hideyuki Maruoka está a punto de cumplir cuatro años en la dirección del JICA en Bolivia. Foto: Eduardo Schwartzberg

función. Hideyuki Maruoka está a punto de cumplir cuatro años en la dirección del JICA en Bolivia. Foto: Eduardo Schwartzberg

La Razón (Edición Impresa) / Wálter Vásquez

00:00 / 12 de enero de 2014

— A pocos meses de que se cumplan 100 años de relación bilateral entre Japón y Bolivia (abril), ¿cómo evalúa el impacto de JICA en el país?

— El Gobierno japonés tiene diferentes modalidades de cooperación: la técnica, vigente por 35 años desde la firma del Tratado de 1978, la financiera no reembolsable y la de préstamos concesionales. JICA maneja hoy estas tres modalidades realizando sus mayores contribuciones al desarrollo de Bolivia en el sector de salud.

— ¿Cómo se planifica el apoyo?

— La cooperación japonesa respeta la política del Gobierno y siempre trabaja en base a sus demandas, preparando la ayuda a través de diálogos y consultas. En ese sentido, las relaciones entre Bolivia y Japón siempre han sido muy buenas y JICA ha contribuido a este buen relacionamiento.

— ¿Qué cambios en el desarrollo de Bolivia  ha podido observar desde su llegada al país?

— Comencé a observar la situación económica y política de Bolivia cuando estaba en Perú, mucho antes del establecimiento del actual gobierno en 2006. Entiendo que la macroeconomía de Bolivia está teniendo hoy una de sus mejores épocas en la historia, con reservas internacionales que representan más del 50% del PIB, con la emisión exitosa de bonos internacionales y con varios proyectos de petroquímica, que le darán valor agregado a un gas que hoy es solamente exportado.

— ¿Considera que Bolivia necesita aún de la cooperación?

— El éxito económico que tiene el país no significa que ya no va a necesitar más de la cooperación. Para avanzar más, Bolivia tiene que diversificar  su economía, darle mayor valor agregado a sus productos y aliviar su dependencia del gas: para eso se necesita tecnología. En ese sentido, la cooperación internacional tiene bastante rol para contribuir al crecimiento del país, aunque lastimosamente algunas agencias se están yendo debido a que el nivel de ingreso per cápita de Bolivia está subiendo bastante ($us 2.232 en 2012). JICA no tiene todavía la intención de reducir su presencia en Bolivia. (Además), Japón casi no tiene recursos naturales por lo que Bolivia se convierte en un país muy importante para nosotros.

— ¿El hecho de que Bolivia sea considerado ya un país de ingresos medios puede cambiar la condición de los créditos que Japón otorga a Bolivia?

— Como el Banco Mundial o el BID (Banco Interamericano de Desarrollo), si la categoría de ingreso per cápita del país sube, las condiciones (de crédito) no van a ser tan favorables para Bolivia, que tiene ya acceso al mercado internacional. Entonces, las condiciones concesionales del crédito de repente van a cambiar, pero siempre estamos preparados para considerar nuevas operaciones a través de créditos con una tasa o condiciones más favorables que el mercado internacional.

— ¿Dependiendo de la categoría en la cual esté Bolivia?

— Así es.

— Tomando en cuenta la experiencia de JICA en el desarrollo productivo en el área rural, ¿considera que Bolivia puede alcanzar en 2025 la seguridad y soberanía alimentarias?

— Bolivia tiene en su diversidad y en su extensión territorial, es un país tres veces más grande que Japón, posee potencialidad para producir más alimentos dependiendo de las iniciativas del Gobierno. Garantizando la tecnología y sostenibilidad de la producción creo que sí se pueden lograr esos objetivos.

— ¿Cuál va a ser el rol de JICA en los próximos años?

— Vamos a intervenir de acuerdo con la Agenda Patriótica 2025 del Gobierno. Los nuevos programas a mediano plazo que estamos considerando están relacionados con agua y medio ambiente. Trabajaremos más en el altiplano, en el manejo de  cuencas para el suministro de agua potable o riego —lo que también se conecta con seguridad alimentaria— y mejoraremos la infraestructura a través de préstamos y la cooperación financiera no reembolsable.

— ¿Cuánto llegará a invertir JICA en los siguientes años?

— Cada año acumulamos aproximadamente $us 30 millones entre cooperación técnica no reembolsable y créditos. NdR. Entre 1978 y 2010, los programas y proyectos de JICA en Bolivia requirieron de una inversión superior a los $us 1.600 millones.

— ¿Aumentará la cooperación japonesa en Bolivia?

— Hay muchos países en otras regiones del mundo que necesitan de cooperación. En ese sentido, aumentar drásticamente el apoyo para Bolivia —un país cuyo ingreso per cápita está subiendo— no es fácil, pero queremos mantener por los próximos tres o cinco años este nivel en el que estamos trabajando, basándonos en nuestra fortaleza como país: los recursos humanos. Eso sí, depende del diálogo con el Gobierno. Dependiendo de eso también vamos a definir las áreas de intervención para el futuro.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia