El Financiero

El consumidor también genera los gases de efecto invernadero

Alerta. El proyecto Huella de Ciudades evalúa los impactos en La Paz, Lima y Quito

La Razón / Svetlana Salvatierra

00:00 / 06 de octubre de 2013

El ser humano es corresponsable del cambio climático y de la generación de gases de efecto invernadero que causan el calentamiento global. ¿Por qué? Es consumidor de servicios y productos . Por ello, como a una empresa, se le exige eficiencia energética.

Hacer hervir agua en una caldera eléctrica, lavarse los dientes, transportarse en auto o avión, comprar alimentos en un mercado o supermercado, preparar una cena, cargar el celular, ver televisión, dormir sobre un suave colchón, son algunas de las actividades cotidianas del ser humano.

La pasta de dientes, el cepillo, la caldera eléctrica, el televisor, el foco, los alimentos envasados son productos que pasaron por procesos industriales antes de llegar a una tienda y ser comprados. Las fábricas que los elaboran, transportan y comercializan usan energía (eléctrica o gas) para que funcione la maquinaria, agua (potable o no) para limpiar o diluir, recursos renovables o no como materia prima y otros. El usarlos también genera gases de efecto invernadero o GEI.

En el debate mundial, las industrias globales y países desarrollados son acusados de generar la mayor cantidad de emisiones de GEI. Naciones Unidas impulsa un acuerdo para frenar el cambio climático, y el Pacto Global lo hace para que las industrias sean socialmente responsables con el medio ambiente. La tendencia en la normativa boliviana para las industrias se dirige a la eficiencia energética. Sin embargo, los hechos se alejan del papel.

En el sitio web del Banco Mundial (www.bancomundial.org), un informe sobre emisiones de CO2 per cápita por países muestra que Bolivia, en 2008, emitía 1,4 toneladas de dióxido de carbono por persona, cifra que sube a 1,5 en 2010. En el caso del vecino Brasil, el valor de emisiones por habitante sube, en los mismos periodos, de 2 a 2,2 toneladas. Estados Unidos emitía 18,6 toneladas per cápita (2008) y bajó a 17,6 (2010), Qatar generaba 50 toneladas y bajó a 40,3. Faltan datos actualizados sobre estas emisiones.

Hoy la tendencia para generar conciencia sobre el tema está dirigida a la persona, al consumidor en el mundo y no sólo a los industriales, gobernantes y políticos.

Por ejemplo, consumir 30 gramos de pan equivale a usar 18 litros de agua (valor requerido para su producción en la cadena alimentaria); tomar 250 ml de cerveza, a 741 litros de agua; comer un kilo de carne, a 15.400 litros. Un vehículo que usa unos 850 litros de gasolina al año genera 1.943 kilos de dióxido de carbono. Utilizar 960 kilowats de energía genera 380 kilos de emisiones de carbono en un año.

El programa Huella de Ciudades, cofinanciado por CAF y CDKN, impulsa acciones de mitigación a través de evaluaciones de las Huella de Carbono e Hídrica en La Paz, Lima y Quito. El impacto de la actividad humana en los recursos hídricos se mide con el indicador de la Huella Hídrica. Al respecto, 2,7 billones (40% población mundial) viven en cuencas con escasez severa de agua durante un mes del año, 783 millones no tienen acceso a una fuente de agua potable, según Naciones Unidas, y más de 600 millones seguirán careciendo de acceso al agua potable.

Las emisiones de gases de efecto invernadero del sector ganadero podrían reducirse hasta en 30% gracias a un uso más extendido de las mejores prácticas y tecnologías existentes”, señala un estudio de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). La cadena productiva de la ganadería genera 7,1 gigatoneladas de dióxido de carbono año, 14,5% de todas las emisiones de GEI de origen humano.

Los gases de efecto invernadero más importantes son el dióxido de carbono (CO2), el metano y el óxido nitroso, éstos se generan principalmente por la combustión de hidrocarburos; la agricultura, el ganado y la deforestación aportan gases metano y óxido nitroso junto a las actividades industriales y la cría de animales.

Una molécula de metano equivale a 25 moléculas de dióxido de carbono y 298 de éste equivalen a una de dióxido nitroso. El dióxido de carbono es la unidad que permite contabilizar el potencial de los tres gases, y mostrarlos en una sola unidad sirve para medir la Huella de Carbono.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia