El Financiero

La cooperación suiza prevé destinar recursos a áreas urbanas del altiplano

Peter Bischof. El Embajador de Suiza en Bolivia destacó los programas de apoyo que desarrollan en las regiones más pobres del país, ubicadas en el altiplano, y adelantó un plan para promover la inserción de los jóvenes al mercado laboral cualificado. El diplomático, de profesión ingeniero agrónomo, hizo hincapié en que el mayor uso de tecnología en el sector agrícola impulsó el desarrollo de este rubro. Bischof presentó esta semana la Memoria 2014 de la Cooperación Suiza en Bolivia.

La Paz. Peter Bischof dialoga con los periodistas de La Razón en su residencia, ubicada en La Florida.

La Paz. Peter Bischof dialoga con los periodistas de La Razón en su residencia, ubicada en La Florida. Foto: Luis Salazar

La Razón (Edición Impresa) / Gabriela Imaña

00:00 / 24 de mayo de 2015

La cooperación suiza llegó a Bolivia en 1969. Comenzó su trabajo con la distribución de ganado, luego brindó su apoyo en el mejoramiento de razas, la producción de forrajes y semillas certificadas, y capacitó y mecanizó a pequeñas unidades productivas. Hoy, esta labor se enfoca en tres áreas: creación de empleo y oportunidades económicas, descentralización y derechos humanos y convivencia con el cambio climático.

— ¿Como influye el apoyo de la cooperación suiza a la creación de empleos y oportunidades económicas en Bolivia?

— Es un apoyo importante en el campo de la formación técnica profesional. Se trabaja por un lado con el Ministerio de Educación y por el otro con instituciones privadas líderes en la formación técnica laboral como la Conferencia Episcopal y Fautapo (Fundación Educación para el Desarrollo). Trabajamos sobre todo en el área rural, mejorando la mano de obra que después puede acceder a trabajos de mayor nivel. La mayoría de la gente que pasó estos cursos técnicos hoy tiene trabajos cuyos salarios están por encima del mínimo nacional y por eso tienen mayores oportunidades de insertarse en el mercado laboral.

— ¿Cuántas personas fueron capacitadas desde 2006?

— Aproximadamente 8.300.

— ¿Qué sectores son los más beneficiados con esta ayuda?

— Si bien la capacitación en el sector agropecuario —la mejora de las condiciones para la producción y comercialización de productos— tiene una fuerte presencia en nuestro trabajo, también se está considerando la carpintería, electricidad y los oficios del área rural. (Asimismo), tenemos la intención de ayudar con institutos en el área urbana, porque hemos visto que hay muchos jóvenes que quieren una instrucción técnica.

— ¿En qué zonas del país se brindó esta formación técnica?

— Nuestra cooperación en general se orienta a la parte andina (del país). Hemos definido eso en la parte estratégica. No estamos trabajando en las tierras bajas, sino en la parte andina.

— Pero ¿porque específicamente en la región andina?

— Porque es la parte donde hay más pobreza. La mayor concentración (de personas pobres) está en esta zona y nuestra cooperación en el país tiene básicamente la misión de reducir la pobreza y superar las desigualdades.

— ¿Qué otras actividades de colaboración se realizan?

— Otra área (en la que trabajamos) es en el apoyo a la innovación en los rubros agrícola y forestal. Para eso, estamos ayudando a grupos de agricultores para que ellos puedan hacer ensayos para aplicar nuevas tecnologías en el área rural. Junto al Banco Mundial y otras cooperaciones como la danesa estamos apoyando con este fin al Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal, que tiene como objetivo crear innovación para los agricultores.

— ¿Desde cuándo la cooperación otorga su apoyo tecnológico al sector agrícola boliviano?

— Tenemos 20 años en los rubros agrícola y forestal. (Ahora) trabajamos más con universidades como la de Cochabamba y organizaciones como la Fundación para la Promoción e Investigación de Productos Andinos, porque el país ha cambiado varias veces su institucionalidad.

— ¿Qué efectos tuvieron los proyectos de innovación?

— Hicieron más resistentes a los alimentos cultivados, como la papa. Es importante tener semillas sanas y lograr ese objetivo es un proceso que requiere bastante tecnología (...). Mejorando las semillas se puede aumentar la productividad de los cultivos entre 30 y 40%. Así se tiene buenos resultados en varios alimentos.

— ¿A cuánto asciende la inversión hecha en proyectos de cooperación en los últimos años?

— En el periodo 2005-2012 hemos invertido unos $us 20 millones. En 2013 invertimos 23 millones y el año pasado 32 millones. De todo el monto, el 30% se destinó al área del fomento productivo.

— ¿Cuáles son las perspectivas de la cooperación suiza para los próximos años?

— En 2016 concluye la actual estrategia. El próximo año vamos a definir la estrategia 2017-2020.

— ¿Se prevé incrementar los recursos para el siguiente ciclo de cooperación en Bolivia?

— No se incrementará. Más bien se van a contener elementos de conocimiento, porque el país tiene muchos más recursos propios para más inversión.

Perfil

Nombre: Peter Bischof

Nació: 31-10-1951

Profesión: Ingeniero Agrónomo

Cargo: Embajador de Suiza en Bolivia

Especialista en desarrollo

Bischof se graduó como Ingeniero Agrónomo en 1978 en la Escuela Politécnica Federal ETH de Zúrich, donde también realizó un posgrado en Cooperación para el Desarrollo. Ingresó a la Agencia Suiza al Desarrollo y la Cooperación (Cosude), que es parte del Departamento Federal de Asuntos Exteriores, en 1979. En 2007, el agrónomo fue nombrado Director de la Cooperación al Desarrollo Suiza en América Central y dirigió el programa regional con un enfoque especial en Honduras y Nicaragua. Desde 2011, Peter Bischof lidera el programa de desarrollo suizo en Bolivia y desde junio de 2013 desempeña el cargo de Embajador de Suiza en Bolivia.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia