El Financiero

‘El crédito forestal tiene como fin la explotación sostenible de la madera’

Andrés Urquidi. Inició su carrera en las microfinanzas en Banco FIE. Fue su primer trabajo y 13 años después, en junio, asumió el cargo de Gerente General en esta entidad. Recibió la posta de Elizabeth Nava, quien tuvo a su cargo la conversión del ex fondo financiero en banco, además de abrir espacios en el área rural para ampliar el acceso al crédito a la mujer y al pequeño productor. Urquidi continúa con la innovación de productos financieros y se alista para la competencia que generará la nueva Ley de Bancos.

Previsor. Andrés Urquidi en la oficina central de Banco FIE en la Paz, en el barrio de San Pedro.

Previsor. Andrés Urquidi en la oficina central de Banco FIE en la Paz, en el barrio de San Pedro. Foto: Eduardo Schwartzberg

La Razón / Svetlana Salvatierra

00:00 / 11 de agosto de 2013

— ¿Cuánto de su cartera es para el crédito agropecuario?

— Hace unos tres años desarrollamos productos financieros para este sector. El 8% de nuestra cartera es crédito agropecuario.

— ¿Avanzaron más de lo esperado en este sector?

— La idea era llegar al 5% de la cartera, la superamos y sigue creciendo. Estamos con buenas perspectivas y queremos alcanzar a otras cadenas productivas. Actualmente estamos con créditos en las cadenas productivas de leche, palmito, banano, café, cacao, caña de azúcar, soya, arroz; y también con pequeños productores de flores y hortalizas. El mayor porcentaje de nuestra cartera de créditos está en el occidente del país.

— ¿Cuál el destino del crédito?

— El 40% de los créditos está en esta zona y son para capital de operaciones y de trabajo, y en activos productivos como las viviendas productivas. Tenemos tasas diferenciadas para el sector, menor entre cinco y ocho puntos respecto al área urbana; el promedio debe estar en torno al 12% o 13%.

— ¿Son recursos del banco o también usan los estatales?

— Son recursos del banco, no hemos trabajado con fideicomisos (estatales), sí usamos algunos financiamientos de las ventanillas del Banco de Desarrollo Productivo (BDP). Como Banco FIE ingresamos (al área rural) con condiciones muy favorables que nos permitieron ganar el mercado y ahora (con la nueva ley) van a entrar a pelear todos (el resto de las entidades financieras), porque será casi obligatorio tener un porcentaje de cartera agropecuaria.

— ¿Cuál será ese porcentaje en la Ley de Servicios Financieros?

— Aún no está definido, seguramente va a ser por reglamento.

— ¿Qué marca la diferencia de Banco FIE?

— Sobre todo yo diría que el conocimiento. Entramos al sector no por obligación sino por convicción y ya estamos varios años por ahí. Primero conocimos las actividades rurales, no necesariamente las agropecuarias, pero después sí. Ese es un plus importante. Y buscamos generar impacto importante en estas zonas, donde además se genera lealtad de nuestros clientes. Ellos dicen: ‘el Banco FIE nos ha prestado cuando nadie más quería prestarnos, y si me ofrecen los otros (las entidades crediticias), seguiré trabajando con FIE, porque me ha ido bien o porque fue dinero con suerte’. De las entidades reguladas grandes, fuimos los primeros en llegar con servicios integrales (ahorro, transferencia, giros y otros) frente a las IFD (instituciones financieras de desarrollo) que sólo otorgaban crédito. Vamos a seguir generando nuevos productos.

— ¿Como cuáles?

— Podemos mencionar uno en el que estamos más avanzados. Es el crédito forestal, que tiene el objetivo de que se explote la madera de forma sostenible. Estamos en la última etapa y empezaremos en el departamento de Santa Cruz; después, en una segunda etapa, en el norte de La Paz.

— Esa cadena tiene muchas falencias y los carpinteros son los primeros en reclamar que no hay madera en el país.

— Sí. La idea es no hacer una explotación indiscriminada. En muchos casos esos suelos pertenecen a las Tierras Comunitarias de Origen (TCO), pero como ellos no tienen recursos ni el conocimiento llega alguien que les ofrecer elaborar su plan forestal y dotarles de maquinaria, pero esta persona se lleva la mayor parte de la torta.

— ¿Significa que están ingresando con capacitación?

— Para la parte del cuidado sostenible del bosque y para equilibrar estas fuerzas dentro de la cadena.

— ¿Cuánto han invertido en personal para atender los nuevos productos y en tecnología?

— Vamos a hacer una inversión importante en la actualización del software con el que trabajamos y las tecnologías que nos permitan llegar a zonas de baja bancarización, no necesariamente con oficinas físicas y que permitan el desplazamiento del personal, muchos de ellos son del lugar. En total serán unos cinco millones de dólares que vamos a invertir.

— ¿Cuánto personal tienen y cuántos son del área rural?

— El 60% de nuestros gastos son de personal. Contamos con 3.200 funcionarios en todo el país. Esto genera una responsabilidad muy fuerte a la entidad para promover el desarrollo de las personas. El 30% de los funcionarios, unas 900 personas, está en el área rural y periurbana. Son técnicos especializados en el sector agropecuario y de otras profesiones que nos han permitido ir construyendo las bases de datos. También hay personal del banco en esos lugares.

— ¿Con la nueva Ley de Bancos, podrán seguir siendo creativos con respaldo legal?

— Así es. Puede llegar a ser favorable, porque muchas operaciones de crédito agropecuario que se dieron cuando empezamos, en el marco legal para las garantías, generó que la ASFI (Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero) norme el vacío para tener el microcrédito agropecuario debidamente garantizado.

— ¿Qué tipo de garantías usan?

— Ahora ya está normado. La orden de compra fue innovadora en su tiempo. Por ejemplo, si produces café y vendes a la planta acopiadora, nosotros usábamos el contrato con el precio definido por la venta y la usábamos para garantizar al productor. Esto en diferentes niveles de la cadena, también para el exportador. Otra es la garantía prendaria sin volverla warrant (pagar almacén y seguro), y la garantía personal. La pequeña propiedad y el solar campesino es inembargable.

Perfil

Nombre: José Andrés Urquidi Selich

Nació: 21-02-1977

Profesión: Economista

Cargo: Gerente general Banco FIE

Especialista en microfinanzas

Es paceño, bachiller del colegio Saint Andrew’s y economista de la Universidad Católica. Tiene maestrías en Administración de Empresas de la Universidad Privada del Valle y de la Universidad de Santiago de Chile. Realizó varios cursos de especialización en banca y microfinanzas. Ingresó como responsable de Planificación y Control en Banco FIE (2000). Continuó su carrera en esta entidad pasando por jefaturas y gerencias de Planificación, Riesgos, Finanzas, Operaciones y Comercial; en esta última durante cinco años antes de hacerse cargo el 3 de junio de este año de la Gerencia General de Banco FIE. “Fue una sucesión planificada”, manifestó Andrés Urquidi. Expresa que tiene varios desafíos en su gestión para que continúe el crecimiento del banco; asegura que todas las acciones están comprometidas con el fortalecimiento de los impactos económico y social en la cadena de valor que han construido. “Nos falta mucho por hacer para la clientela, empleados y proveedores, y desarrollar nuevos productos dirigidos a la micro y pequeña empresa y otros segmentos”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia