El Financiero

La electricidad lleva sonrisas a los pueblos

Las comunidades de Tuni y Patuchani se beneficiaron con minicentrales eléctricas

Hito. El operador de la hidroeléctrica de Tuni da curso a la producción de energía para esa población rural.

Hito. El operador de la hidroeléctrica de Tuni da curso a la producción de energía para esa población rural. Foto: Víctor Gutiérrez

La Razón (Edición Impresa) / Gabriela Imaña

00:00 / 12 de octubre de 2014

Entre lágrimas de alegría y sonrisas de los pobladores de la comunidad paceña de Tuni y la escuela de Patuchani se inauguraron dos de las picocentrales del proyecto Hydro Eco-Alternativas Productivas, promovido por el Ministerio de Asuntos Exteriores de Finlandia (MAEF) y el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA).

A una hora de El Alto, sobre la carretera a Copacabana, se encuentra la población de Patamanta, ingreso a las comunidades de Tuni y Alto Chuñavi. Un camino de tierra lleva a los eventuales turistas o visitantes a viajar por lugares donde las viviendas se hacen cada vez más escasas y las llamas y ovejas se desplazan libremente por el campo.

Tras media hora más de recorrido desde Patamanta, se observan pequeñas edificaciones de ladrillos y adobe, entre ellas está la Unidad Educativa Pedro Domingo Murillo, de la comunidad de Patuchani, que tiene 15 estudiantes inscritos.

Ahora, esta pequeña escuela ya cuenta con energía eléctrica gracias al programa Alianza en Energía y Ambiente del MAEF y el IICA, que financia la generación de energías alternativas en Bolivia a través de cuatro proyectos. La pequeña central eléctrica de Patuchani genera 2 kilovatios que son distribuidos en las casas aledañas y en la escuela. 

CAMBIO. Con danzas y poemas, los estudiantes de entre 5 y 12 años realizaron una acto que dio curso a la inauguración de la generadora. El secretario de Actas del Consejo Educativo de la escuela Francisco Mayta, conmovido con el proyecto, expresó: “La hidroeléctrica cambiará la vida de los estudiantes. Nuestros niños podrán aprender a usar las computadoras y tendrán una mejor educación”.

De su parte, Melby Apaza, maestra de la unidad educativa, afirmó que la electricidad mejorará la calidad de vida de los estudiantes, ya que  tendrán “una mayor capacitación”.

“Estamos realmente muy felices con el proyecto”, manifestó.

Luego de pasar por Patuchani se llega a la comunidad de Tuni, lugar donde se encuentra un centro turístico comunitario cuya demanda de energía eléctrica es abastecida por una microturbina que genera 8 kilovatios, potencia que beneficia a unas 30 familias de la población.

Andrés Calizaya, representante de la entidad no gubernamental Prodener, explicó que esta región contaba con una turbina de energía eléctrica que producía 5 kilovatios y que con el constante uso se fue deteriorando.

“La gente se ha capacitado para el manejo de la microcentral (...). Era importante, no solo proveer de energía a estos pueblos, sino ver un componente productivo para utilizar la electricidad. Entonces se vio que la principal actividad productiva de la zona es el turismo, por lo que se necesitan más servicios para los cada vez más exigentes turistas”, aseveró.

Agregó que por esa razón se tiene el objetivo de promover la autogeneración de energía limpia y renovable para uso doméstico y productivo en las comunidades más alejadas de la línea de distribución nacional para las familias de escasos recursos.

Acceso a la electricidad

Energía

En Bolivia, unas 400.000 familias (2 millones de personas) viven aún sin acceso al servicio de energía eléctrica, según información de las agencias de cooperación internacional.

Tuni espera elevar en 10% el turismo

Tuni tiene una gran afluencia de visitantes extranjeros, principalmente franceses, los que exigen mejores servicios y acceso a la electricidad. Con el proyecto Hydro Eco–Alternativas Productivas se generan 8 kilovatios que incrementarán en 10% la visita de turistas a esa comunidad.

Cuando se comenzó a trabajar en turismo comunitario en Tuni, en 2006, la población no tenía electricidad. “Iniciamos con 25 turistas en ese año. En 2013, cerramos con 178, un número que incrementaremos este año en 10%”, dijo Jaime Quispe, encargado de este servicio y guía de montaña.

“Debe trabajar toda la comunidad en grupos de cinco personas (...). Nos turnamos en la atención de los visitantes y así generamos ingresos de manera equitativa entre todos”, manifestó Quispe. La comunidad invirtió $us 5.000 en la construcción de un albergue ecológico para los turistas que realizan ciclismo de montaña y andinismo. “No todos pudieron aportar económicamente, pero sí ayudaron con la mano de obra y algunos muebles”.

El guía confía que la hidroeléctrica mejorará el servicio turístico, lo que permitirá atraer “muchos más extranjeros que quieran tener una visita en las instalaciones, que ahora estarán alumbradas siempre”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia