El Financiero

98 de cada 100 empleadas trabajan en situación precaria, según estudio

Se calcula que en dos años 7.160 mujeres fueron despedidas o renunciaron

MÚLTIPLES. La imagen muestra a tres trabajadoras del hogar. Cada vez se especializan más en limpieza, lavado o atención de niños, entre otros.

MÚLTIPLES. La imagen muestra a tres trabajadoras del hogar. Cada vez se especializan más en limpieza, lavado o atención de niños, entre otros. Foto: Archivo Alejandro Álvarez

La Razón

00:00 / 19 de agosto de 2012

Noventa y ocho de cada 100 trabajadoras del hogar ejercen el oficio en condiciones laborales precarias, es decir de manera informal, reducida retribución económica y desconocimiento de sus derechos y las normas a su favor, de acuerdo con un estudio de las gestiones 2010 y 2011 elaborado por el Centro de Estudios para el De-sarrollo Laboral y Agrario (CEDLA).

Es un trabajo inestable, temporal, inseguro, cambiante y de baja remuneración, subraya el investigador del CEDLA, Bruno Rojas, quien además detalla que la tasa de cesantía en esta actividad llegó al 14,6%, en 2011.

El estudio estima que 7.160 trabajadoras del hogar fueron despedidas o renunciaron voluntariamente en el periodo analizado. Un dato relevante es que en El Alto se registra la tasa más alta de desocupación en este sector, 50,6%. Según registros de la Federación Nacional de Trabajadoras del Hogar de Bolivia (Fenatrahob), en el país hay 137 mil mujeres en este oficio, pero se desconoce cuántas ejercen bajo la modalidad “cama adentro” y cuantas son las que dedican únicamente horas a lavar ropa, limpiar casas, cuidar niños o cocinar.

Según la investigación, “75 de cada 100 trabajadoras del hogar ganan por debajo de la canasta normativa alimentaria básica; es un dato muy fuerte”, aseveró Rojas. El salario mínimo nacional fijado por decreto es Bs 1.000, pero este 75% de mujeres que realiza trabajo doméstico “no gana lo suficiente, no le alcanza ni para comer, sin hablar de la vivienda y ropa”.

En El Alto, la mayoría gana menos de Bs 250. Y la remuneración de las trabajadoras adolescentes (“cama adentro”) está entre Bs 500 y Bs 1.200, según las habilidades y experiencia que tengan. El estudio aclara que en este grupo están mujeres entre 15 y 18 años, menores de edad, que según la norma, no deberían trabajar. Pero muchas provienen de zonas rurales de elevada pobreza y por su inexperiencia son explotadas. Para el CEDLA, el trabajo infantil debe ser erradicado.

Las trabajadoras del hogar con más experiencia llegan a ganar Bs 1.792; valor que depende del barrio en el que ejerzan su labor. En todo caso, según el CEDLA, la jornada laboral de este sector es siempre mayor a las ocho horas y menos del 1% accede a seguro médico. Respecto de la jubilación, sólo 487 trabajadoras (1%) de cuatro ciudades aportan para una renta de vejez.

Las ‘niñas  criadas’

El estudio de Riveros y Rivadeneira hace referencia a la situación de las “niñas criadas” y denuncia que son las más susceptibles a explotación y abuso, ya que se encuentran totalmente  desprotegidas, trabajan desde muy pequeñas y no son reconocidas.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia