El Financiero

‘Es importante cobrar impuestos a los ingresos de las familias’

Pablo Sanguinetti.Es director de Investigaciones Socio-económicas de CAF, visitó La Paz para presentar el RED 2012, un Reporte de Economía y Desarrollo que titula ‘Finanzas Públicas para el Desarrollo Fortaleciendo la conexión entre ingresos y gastos’. El estudio, que está en PDF y se puede bajar del sitio web de CAF, analiza los elementos, principalmente la informalidad, que afectan al círculo virtuoso que debería existir entre impuestos y gasto público.

INVESTIGADOR. Pablo Sanguinetti en oficinas de CAF en La Paz. Llegó para presentar el RED 2012.

INVESTIGADOR. Pablo Sanguinetti en oficinas de CAF en La Paz. Llegó para presentar el RED 2012. Foto: Pedro Laguna

La Razón / Édgar Toro

00:00 / 16 de septiembre de 2012

— ¿La informalidad es un tema común en América Latina?

— Sí. Están en la informalidad los trabajadores que si bien están trabajando legalmente no están haciendo sus aportes pese a estar registrados. Eso, en promedio, es el 43% de la población en América Latina; en algunos países más y en otros menos. En Argentina hay un 35%, en Bolivia más del 68% es informal, en Chile es el 22% y en Colombia el 40%. Son los últimos datos (que existen) de 2007. Estos porcentajes pueden haber mejorado en estos años, quizás al 50%, pero todavía son muy altos.

— ¿La generación de mayores recursos es sinónimo de mejores servicios públicos?

— Para que el Estado cumpla este rol a través de los gastos del crecimiento económico con equidad, es muy importante el tema de la relación impositiva que en la región está relativamente rezagada. En América Latina se recauda el 18% del PIB (Producto Interno Interno Bruto) con relación a la recaudación de impuestos totales; que es bastante menos si se compara con los países desarrollados que llegan a 38% de recaudación. En la región, Brasil y Argentina ya están recaudando entre el 30% y 32% de impuestos. Aún hay muchos países como Bolivia en los que la recaudación corresponde al 22% del PIB; esto está por arriba de la media de América Latina, pero hay países como México que recaudan menos del 15%.

— ¿Por qué hay este bajo esfuerzo tributario?

— Los ingresos tributarios en América Latina han estado muy concentrados en impuestos indirectos como el IVA (Impuesto al Valor Agregado), al consumo como el de combustibles y tienen un rol menos importante los impuestos directos a los ingresos de la familia o riqueza. El IVA genera incentivos para que la gente pague sus impuestos, pero se hizo poco esfuerzo en mejorar los otros impuestos como a los ingresos.  En la década de 2000, gracias al aumento fuerte de  los commodities, las empresas tuvieron altos beneficios y los gobiernos implementaron nuevos impuestos a las ganancias de éstas. Mejoró la recaudación de este tipo de impuestos a las empresas pero no mejoró el impuesto a las ganancias de las familias, de las personas, eso sigue muy bajo. En comparación, en América Latina se recauda 1,4% del PIB mientras que en países desarrollados se recauda nueve puntos más (10% o más).

— ¿En Bolivia, el Gobierno debería aplicar impuestos a los ingresos de las personas?

— Claro que sí, a los ingresos.

— En Bolivia, el intento de aplicar un impuesto de esta naturaleza encendió la mecha que terminó en la caída de un gobierno.

— Hay que hacerlo de a poco.  Perú y Uruguay no lo tenían y ahora están cambiando. ¿Por qué es importante cobrarle impuestos a las familias? Es un tema distributivo, los impuestos también pueden mejorar la distribución de los ingresos. El Estado mejora la distribución de los ingresos no solamente a través del gasto, sino también a través de los sistemas impositivos. Aquellos que tienen más ingresos pagan más impuestos, como pasa en muchos países desarrollados donde las familias de altos ingresos pagan tasas más altas, eso genera una retribución del ingreso. Como el Estado le saca más a los ingresos de las familias más ricas y menos a las familias pobres, entonces mejora la distribución de los ingresos; y si se gasta en programas sociales eso ayuda más todavía a la redistribución.

— ¿De qué manera se benefician las personas si les cobran más impuestos?

— Si tengo buenos ingresos, me corresponde una tasa de impuestos la más alta como un 35%, como pasa en Europa o en Estados Unidos. Si la gente empieza a pagar altos impuestos, que sean visibles, la sociedad va a estar mucho más preocupada por el uso de sus recursos, yo voy a exigirle al Gobierno (porque me cobra más), que sea menos corrupto, que invierta mejor.  Muchos países aumentaron no sólo los impuestos, sino contribuyeron en la jubilación. La gente paga porque hay un beneficio que es la jubilación, pero también mejora la educación. Además que se generan incentivos para el control social. Hay una contrapartida: si uno paga más o menos impuestos habrá más o menos bienes públicos. Si paga impuestos exige mayor eficiencia en la gestión, cuando esto existe la administración pública es mejor.

— ¿Entonces se mantiene la hipótesis de una buena recaudación un mejor gobierno?

— Exactamente. Incluso para tener mejor democracia son importantes los impuestos.

— ¿Ahora los gobiernos están gastando bien los recursos?

— El aumento del gasto público  ha permitido más gasto social y mejor distribución, pero todavía falta mucho para que esos gastos lleguen a las familias necesitadas.

— ¿Qué debilidades existen?

— El control de los impuestos directos (a las ganancias de las personas) es más difícil. La evasión en América Latina en impuestos indirectos (al consumo) como el IVA, en promedio es del 27%. Se recauda menos ese porcentaje de lo que debía recaudarse. La débil tributación se debe a la alta evasión tributaria. Hay más evasión en los impuestos directos al ingreso, es casi del 50%, es decir el 50% que debe cobrarse a los impuestos a las familias no se recauda. Lo que hay que hacer es mejorar el control (a la informalidad). Hay pocas empresas registradas y pocos trabajadores formales, por eso el problema es la alta informalidad.

Perfil

Nombre: Pablo Sanguinetti

Nació: 21-01-1960

Profesión: Economista

Cargo: Director de  Investigaciones de CAF

Experto en investigación

“Soy hincha del equipo más copero de América. Soy de Independiente”, asegura al inicio de una charla inevitable sobre fútbol porque para los argentinos es como la religión. Hace cinco años es Director de Investigaciones Socioeconómicas de CAF, el Banco de Desarrollo de América Latina. Fue consultor en varios organismos multilaterales como el Banco Mundial, el BID y el FMI. Es doctor en Economía de la Universidad de California. Las investigaciones que dirige se centran en temas de comercio internacional e integración, desarrollo económico y federalismo fiscal. Actualmente es profesor de Economía en la Universidad de Torcuato Di Tella, en Buenos Aires.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia