El Financiero

La carga impositiva puede reducir la oferta crediticia para la microempresa

José Sivilá. El Secretario Ejecutivo de la Asociación de Entidades Especializadas en Microfinanzas (Asofin) afirma que las nuevas normas tributarias emitidas por el Gobierno para el sector afectan más a las microfinancieras, debido a su modelo de negocios más enfocado en la cartera. “El 93% de los ingresos proviene de la actividad crediticia”, precisa el representante de las siete entidades especializadas en el sector en respuesta a un cuestionario enviado por La Razón.

Sede. Sivilá en oficinas de la Asofin, en el edificio Torre Empresarial Cadeco, Av. 6 de Agosto (La Paz).

Sede. Sivilá en oficinas de la Asofin, en el edificio Torre Empresarial Cadeco, Av. 6 de Agosto (La Paz). Foto: Asofin

La Razón (Edición Impresa) / Gabriela Imaña / La Paz

00:00 / 18 de enero de 2016

— ¿Cuál es su percepción sobre el avance del mercado microfinanciero en la gestión pasada?

— Como en años anteriores, 2015 constituye una gestión en la cual las entidades asociadas a Asofin mostraron resultados positivos, en términos de crecimiento, solvencia, rentabilidad, calidad de activos y liquidez. No obstante, algunos de estos resultados son comparativamente menores a los registrados en años anteriores, previéndose que al 31 de diciembre la cartera de créditos —el activo más importante de las entidades del sector— creció en solo 11%, una tasa de expansión menor que la presentada en años anteriores. Respecto a los depósitos del público, existe similar tendencia. Se calcula que a diciembre de 2015 se verificará un crecimiento del 10%, luego de observarse tasas del 49,2% a diciembre de 2008, mientras que el índice de cartera en mora promedio de las entidades de la asociación continuará bajo con relación a otro tipo de financieras, 1,5% (...). Es importante agregar que en 2015 se consolidó la presencia de dos modelos de negocios en el mercado bancario, siendo el factor diferenciador de estos modelos la estructura de los ingresos. En los bancos asociados a Asofin, el 93% de los ingresos proviene de la actividad crediticia frente a solo el 62% en promedio en otros bancos. Esta diferencia lleva a que la normativa que se emite afecte de manera distinta a ambos tipos de entidades.

— ¿Cuál fue la contribución de las entidades de Asofin a la inclusión financiera en el país?

— En 2015, como en años anteriores, el sector ha contribuido y profundizado la inclusión financiera de grandes sectores de la economía, ya que se enfoca en los clientes de menores ingresos, quienes tradicionalmente tuvieron limitaciones de acceso a estos servicios. Los resultados pueden ser medidos a través de los siguientes datos: nuestros asociados atienden a 718.000 prestatarios, con un crédito promedio en ascenso de $us 6.233; cuentan con 3,5 millones de cuentas de ahorro (el 99% tiene saldo menor a $us 10.000); emplean a 11.900 trabajadores y tienen 586 agencias, 204 de las cuales están en el área rural. Estas cifras hacen que las microfinancieras representen el 55% del total de prestatarios del sistema financiero y el 22,2% del total de activos.

— ¿Qué impacto tuvo la fijación de tasas para las carteras productiva y de vivienda?

— Para nuestras entidades, los cupos de cartera y topes de tasas de interés para créditos al sector productivo tuvieron mayor efecto. Por un lado, debido a que nuestra actividad principal es la colocación de créditos, y por otro, porque las tasas reguladas se redujeron en mayor proporción en los segmentos de la micro y pequeña empresa —el mercado objetivo de nuestras entidades—, con una disminución de hasta 35% respecto a las tasas vigentes al momento de la aplicación de la norma. El efecto simultáneo de ambas medidas genera la necesidad de mejorar los niveles de eficiencia a través, por ejemplo, de la colocación de créditos de mayor monto, una medida que podría afectar a los clientes más pequeños y causar el estancamiento de los pequeños y medianos créditos, síntomas que ya se perciben en el sistema financiero boliviano (...). En 2015, adicionalmente, se han aplicado otro tipo de disposiciones, principalmente normativas, que encarecen los gastos administrativos y de operación, como la seguridad en las oficinas, filmaciones y cajeros automáticos. Pero es importante mencionar que por cada dólar que se suma al patrimonio (de una financiera), ya sea por la vía de utilidades o aportes de capital de los accionistas, las entidades del sector tienen la posibilidad de colocar $us 10 en créditos. Si se reduce el patrimonio, el efecto sería inverso.

— ¿Cuál puede ser el efecto de la presión tributaria para el sector microfinanciero?

— La eliminación del Impuesto a la Venta de Moneda Extranjera y su sustitución con el incremento del 12,5 al 22% de la alícuota adicional al Impuesto a las Utilidades de las Empresas generará mayor carga impositiva para las entidades de Asofin debido a nuestro modelo de negocio (...). Eso podría generar una disminución de la oferta crediticia, en especial para las microempresas.

— ¿Cuáles son las proyecciones que tiene para este año?

— Se prevé un menor ritmo de crecimiento, siendo las causas la obligatoriedad de cumplimiento de las metas de colocación de créditos al sector productivo y vivienda social, los topes de tasas de interés y el nuevo régimen impositivo aplicado al sector (...). Esos tres factores causaron ya el año pasado la caída de Bolivia del séptimo al octavo puesto en el ranking global de inclusión financiera (...). No obstante, estamos convencidos de que siempre se puede mejorar o corregir los desvíos generados por imprevistos, realizando ajustes de manera que se puedan alcanzar los objetivos.

Perfil

Nombre: José Antonio Sivilá Peñaranda

Profesión: Economista

Cargo: Secretario  Ejecutivo de Asofin

22 años de vida profesional

Obtuvo su título en Economía en la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) y realizó un posgrado en Métodos Estadísticos y Cuantitativos en la Investigación y una maestría en Administración y Dirección de Empresas. El experimentado docente y consultor nacional e internacional se especializó en finanzas, regulación bancaria, supervisión consolidada y gestión integral de riesgos con énfasis en entidades bancarias, desarrollo y microfinancieras y conglomerados y grupos financieros. Trabajó en Tanzania, Perú, Ecuador, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica y República Dominicana. En Bolivia ejerció también cargos especializados en instituciones públicas y privadas.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia