El Financiero

La industria manual del cacao cede terreno a la mecanización

En Beni y Cochabamba, 1.283 familias se beneficiarán de las primeras diez líneas de transformación, que se entregaron en el marco del proyecto de apoyo y fortalecimiento al Complejo Productivo Integral del Cacao Silvestre en Bolivia

FRUTOS. Productores de cacao de Carmen del Lemero, en el norte paceño.

FRUTOS. Productores de cacao de Carmen del Lemero, en el norte paceño. Foto: La Razón-archivo

La Razón (Edición Impresa) / Walter Vásquez / La Paz

00:00 / 28 de diciembre de 2014

Casi 1.800 familias indígenas y campesinas recolectoras y productoras de cacao silvestre en Beni y Cochabamba incrementarán sus ingresos con la ayuda de equipos elaborados en Bolivia que les permitirán dejar atrás gran parte del trabajo manual.

En Beni y Cochabamba, 1.283 familias se beneficiarán de las primeras diez líneas de transformación, que se entregaron en el marco del proyecto de apoyo y fortalecimiento al Complejo Productivo Integral del Cacao Silvestre en Bolivia, especialmente en las áreas protegidas del Madidi, Pilón Lajas, Carrasco e Isiboro Sécure.

Los equipos, construidos por la cochabambina Camesba, fueron entregados por Pro Bolivia, institución desconcentrada del Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural.

En esta primera entrega se beneficiaron las asociaciones Arcasy de Chimoré, con una zaranda mecánica; y TCO Baures del Beni, con una tostadora de granos de cacao, una descascaradora y molino de discos. Las paceñas Aachoma de San Buenaventura y APAET de Tumupasa recibieron un equipamiento similar, que permitirá seleccionar los granos de acuerdo con su peso y forma, descascararlo y separar las impurezas, tostar el cacao para darle buen aroma y color, así como para reducir su dureza, y molerlo para lograr pasta o licor.

El presidente de la asociación TCO Baures, Jaime Paz, informó que estos equipos podrían triplicar sus ingresos, porque ya no venderán solamente granos, como hasta el momento, sino que producirán pasta, licor, polvo y manteca de cacao.

“Ya no serán los intermediarios los que más se beneficien como sucedía hasta ahora, sino que los productores y recolectores venderán directamente a las plantas de transformación”, agregó Paz, quien explicó que la recolección es la principal actividad económica de la población en el municipio beniano de Baures, pero que ésta sólo se realiza durante cuatro meses. Con los nuevos incentivos, la TCO Baures espera que el cacao recolectado aumente de 500 a 2.000 arrobas por año.

El presidente de Aachoma, Gabriel Flores, indicó que hasta ayer los recolectores y productores molían el cacao con molinos manuales y tacú, que dan forma a la pasta pero que no uniformizan el peso, por lo que el producto no llegaba a los mercados en buenas condiciones.

Por su parte, unas 500 familias de Chimoré recibieron ocho máquinas para la elaboración de polvo y manteca de cacao. Los equipos se instalaron en la planta procesadora de la Mancomunidad de Municipios, que antes producía licor y barras de cacao —el primer proceso de transformación del producto— y ahora refinará el licor y lo separará en manteca y torta de cacao.

Labor. Cada año, los productores entregan a la planta unos 600 quintales de cacao, que después de ser procesados se envasan como manteca en envases de 25 kilos, mientras que la torta se pulveriza y envasa en presentaciones de 50, 250 y 500 gramos. Pro Bolivia calcula que con los nuevos equipos las familias beneficiarias aumentarán sus ingresos en 40%.

El director de la entidad, Óscar Alcaraz , dijo que el proyecto “Transformación Artesanal del Cacao en Chocolate en el Trópico de Cochabamba” beneficia a productores de los municipios de Villa Tunari, Shinahota, Chimoré, Puerto Villarroel y Entre Ríos.

Róger Mendoza, coordinador del proyecto y gerente de Chocolate Tropical, empresa que administra la planta, dijo que el proyecto presta asistencia técnica a los productores en manejo agronómico, pos cosecha y acopio. La mejora en la calidad del producto, agregó, permitirá exportarlo a Italia y Alemania, donde el cacao boliviano se emplea en la confitería y para la elaboración de desayunos.

Catalino Colque, beneficiario de la comunidad de Chimoré, señaló a su vez que existe la posibilidad de que los comunarios se asocien con algunas empresas lácteas para dotar de desayuno escolar a los municipios.

Recursos de la unión europea

  • Todos los equipos entregados a los recolectores y productores de cacao en los departamentos de Beni y Cochabamba fueron financiados con recursos de la Unión Europea, un apoyo que en ambos proyectos sumó Bs 2,88 millones, de acuerdo con información de Pro Bolivia, la administradora de estos fondos.

Previsión negativa para el país

  • En Bolivia, la producción de cacao descendió el año pasado en 0,41% respecto a 2012, al pasar de 5.587 a 5.564 toneladas métricas (TM), según el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras, que proyecta para este año un volumen de 5.279 TM. Bolivia está entre los 15 productores de cacao de mayor calidad en el planeta.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia