El Financiero

La falta de liquidez acecha a la industria textil boliviana

Datos del Instituto Nacional de Estadística elaborados por el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) dan cuenta de que desde 2010 el país comenzó a importar más textiles que los que exporta.

Comercio Exterior

Comercio Exterior La Razón

La Razón (Edición Impresa) / Gabriela Imaña / La Paz

00:00 / 14 de diciembre de 2014

La iliquidez en la industria textil boliviana es una de las principales amenazas que ha dejado la pérdida del ATPDEA y ha retrasado el desarrollo del sector en los últimos cuatro años, lo que ha causado el descontento de las textileras públicas y privadas.

Datos del Instituto Nacional de Estadística elaborados por el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) dan cuenta de que desde 2010 el país comenzó a importar más textiles que los que exporta.

“La iliquidez (capacidad financiera de las empresas para hacer frente a sus obligaciones de corto plazo) es un problema álgido”, expresó el presidente de la Cámara Nacional de Exportadores de Bolivia (Caneb), Guillermo Pou Munt. “Gran parte de lo que exportan Enatex y otras textileras va a Venezuela, que por las dificultades que tiene está sistemáticamente demorando cada vez más los pagos, lo que causa los problemas de liquidez”, precisó.

Según el IBCE, el 51% de lo que Bolivia exportó en textiles en 2013 fue para el mercado venezolano.

“Se necesitaría muchísimo más capital y liquidez para poder sostener los términos de crédito que tiene Venezuela”, agregó el empresario, para quien las dificultades por las que atraviesa la industria textilera se iniciaron luego de la pérdida de la Ley de Promoción Comercial Andina y Erradicación de Drogas (ATPDEA).

Mercados. El 15 de diciembre de 2008 el gobierno del entonces presidente de EEUU George W. Bush suspendió las preferencias arancelarias del ATPDEA con el argumento de que Bolivia no cooperaba en la lucha antidrogas.

En 2012, el propietario de la desaparecida Ametex, Marcos Iberkleid, afirmó que su empresa entró en situación de iliquidez por falta de mercados para sus productos y responsabilizó de este problema a la suspensión de las preferencias en EEUU.

Como opción a ese mercado, el Gobierno boliviano abrió los mercados de Venezuela, Brasil y Argentina de los cuales solamente el primero absorbió volúmenes importantes de la producción textilera nacional, recordó Pou Munt.

“Venezuela, siendo el mayor comprador de textiles de Bolivia, ejecuta un control sobre las divisas que circulan en su territorio, complicando de esta manera el pago de  parte del importador venezolano al exportador boliviano de textiles”, según el IBCE, que también identifica otros problemas que agravan la situación del sector textil, entre ellos, el contrabando de la ropa usada, la importación de prendas y la subida de los costos internos de producción.

Los microempresarios de este rubro reclaman la apertura de otros mercados para incrementar sus ingresos y su liquidez.

Las empresas deben “operar con sus recursos propios porque los clientes no dan un adelanto” debido al modelo de contrato que se aplica en el rubro textil. Además, “en algunos casos, el pago (contra entrega) no es inmediato, por lo que nos debemos autofinanciar y eso es conflictivo”, sostuvo la gerente propietaria de JRVRL Ltda. Roxana de Gutiérrez, quien también cree que las entidades financieras le ponen trabas al financiamiento del sector.

La propietaria de Estilo y Punto, Maribel Cier, dijo que la liquidez de las textileras se ve también afectada por las ofertas de Enatex, como la tarjeta navideña 50/100.

“Es un golpe bajo, nosotros gastamos en la manufactura y materia prima y esos son precios que nos hacen una sucia competencia”. Otro problema, añadió, es la falta de materia prima en el país, que al ser importada encarece los costos de producción.

Situación. “Venezuela, en un determinado momento, parecía tener una excelente perspectiva para poder sostener no solo a (la estatal) Enatex, sino a otras industrias” del sector. Sin embargo, “la situación en ese país se fue deteriorando cada vez más. Ahora, la confirmación de contratos y todo el  circuito de compra y venta con Venezuela demora cada vez más”, lamentó el presidente de la Caneb.

El Gobierno creó Enatex en junio de 2012 como medida de salvaguarda ante el anuncio de una posible quiebra de Ametex. Dos años después, la empresa, que es propietaria de las cuatro plantas, adeuda a sus 1.600 trabajadores al menos $us 1,2 millones, quienes entraron en paro el 3 de diciembre.

El Gobierno se comprometió a pagar uno de los tres sueldos que les adeudaban hasta el jueves.

“Enatex pasa por un momento difícil, pero no se trata de una quiebra (...) se trata más bien de un problema de liquidez, pues algunos de los países a los que hemos exportado hoy enfrentan problemas económicos y sus sistemas de erogación de divisas es demasiado lento”, explicó Julia Aparicio, gerente general de la estatal, que tiene deudas por cobrar “superiores a los $us 10 millones”.

Según datos oficiales, la estatal exporta el 40% de su producción al mercado de Venezuela.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia