El Financiero

El rezago de la mujer en el uso de la tecnología amplía la brecha de género

María F. Corral. La Gerente General de Franklin Covey en Ecuador y conferencista internacional afirma que “ser extraordinariamente productiva se ha convertido en el reto para muchas mujeres en el mundo actual” y que eso “conlleva no solo emplear todo el potencial que se tiene, sino alcanzar las metas fijadas y vivir una vida equilibrada”.

La Gerente General de Franklin Covey en Ecuador,  María Fernanda Corral. Foto: María Fernanda Corral.

La Gerente General de Franklin Covey en Ecuador, María Fernanda Corral. Foto: María Fernanda Corral.

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Castel / La Paz

00:00 / 02 de julio de 2017

María Fernanda Corral dio el 11 de mayo en el hotel Casa Grande la conferencia “Mujer altamente productiva, poderosa y sin estrés” orientada a 200 jóvenes de las laderas de La Paz, El Alto y de provincias de Santa Cruz y Beni que se educan en el Centro de Formación Integral para la Mujer (Cefim), un instituto técnico que busca que las féminas con menores oportunidades para estudiar accedan a una capacitación de calidad que les permita insertarse rápido al mercado laboral y generar y mejorar sus ingresos.

— En su experiencia, ¿cómo define a una mujer productiva?

— Es vivir a tu máximo potencial y sentir que estás viviendo eso y haciendo las contribuciones que para ti son esenciales en los roles que identifiques como los más importantes en tu vida.

— ¿Y a una mujer poderosa...?

— Es aquella que se sabe dueña de su vida, que sabe lo que quiere y que —independientemente de que su elección sea trabajar en casa o en una empresa— está muy en línea con sus valores, con su propósito. Una mujer poderosa toma el control y el liderazgo de su vida y, en función de eso, elige cómo quiere vivir o contribuir en este mundo. Eso no tiene relación con la posición, el estatus o la cantidad de dinero que tenga.

— ¿Cómo una mujer puede ser productiva y poderosa sin terminar estresada?

— Definitivamente el estrés es el mal de nuestra época, porque afecta a todo tu sistema hormonal, causa enfermedades y puede matarte cuando se vuelve crónico y permanente. Así que aprender a reconocer los niveles de estrés y tener estrategias para manejarlo son fundamentales. Lo primero es tener claro cuál es tu propósito y trabajar en algo que te llene de esa energía que te da el saber que estás construyendo algo importante. Lo segundo es que tu energía consumida genere resultados. De acuerdo con estadísticas mundiales sabemos que la gente siente que desperdicia el 40% de su tiempo en las empresas, en reuniones infructuosas, en reportes que nadie lee, en discusiones que no te conducen a ninguna parte por todo el manejo politiquero y burocrático de las organizaciones. Esa pérdida de energía y tiempo generan un estrés significativo y debe obligar a las organizaciones a repensar las cosas, porque tienen problemas estructurales, llegando incluso a estar diseñadas para sacar lo peor de la gente y no lo mejor. A eso se suma el estrés de uno mismo, porque el mundo en el que vivimos nos pone muchos desafíos: económicos o personales. Yo lo primero que me plantearía es identificar los síntomas del estrés, como la fatiga, el insomnio o los ataques de pánico, y aprender a manejarlo a través de la respiración, la alimentación, el ejercicio y los grupos de apoyo. Si no te cuidas, no vas a poder generar ningún resultado maravilloso en ninguno de tus roles: mamá, esposa, pareja, hija o profesional.

— ¿Qué herramientas debe emplear una mujer para ser productiva y a la vez poderosa?

— Hay varias, la tecnología misma te ayuda a ser más productiva, siempre y cuando sepas manejarla (...). La planificación semanal es otra herramienta que ha demostrado ser tremendamente efectiva. No se trata de hacer listas y actividades, sino de ser más claros para tomar mejores decisiones, para saber a qué decirle sí o a que decirle no; llenar la vida con cosas importantes, no con actividades que solamente llenan la agenda. Otra herramienta es manejar la energía, comiendo y durmiendo bien, haciendo ejercicio y comunicándonos con otras personas.

— ¿Cómo influye el saber manejar la tecnología?

— Uno de los desafíos de la igualdad de género es que hay pocas mujeres que están incursionando en las áreas de matemática, ciencia y tecnología, que están liderando el mundo y que son cada vez más parte de nuestras vidas, de las empresas y de la productividad. Si las mujeres nos rezagamos, ampliamos la brecha que ya tenemos en la igualdad de género (...). Hoy por hoy no podemos ingresar a un trabajo si no sabemos manejar algo de tecnología.

— ¿Es la mujer latinoamericana productiva y poderosa?

— América Latina, al igual que el resto del mundo, está en deuda en cuanto a la equidad de género. Hubo avances desde los 80, pero seguimos sin tener una participación paritaria pese a que somos el 51% de la población y eso se ve en las presidencias de los países, en las direcciones de las empresas, en el acceso a créditos y en la facilidad de emprender. Nuestra presencia en puestos corporativos de alta dirección en Bolivia, Ecuador y toda Latinoamérica está por debajo del 10%.

Perfil

Nombre: María Fernanda Corral

Profesión: Psicóloga  industrial

Cargo: Gerente general de la consultora internacional Franklin Covey  en Ecuador

Especialista en liderazgo

Tiene más de 20 años de trabajo en el área de recursos humanos y desarrollo organizacional en empresas de Ecuador y Estados Unidos. Su experiencia abarca: Desarrollo de Liderazgo, Coaching de Ejecutivos, Ejecución de la Estrategia y Efectividad Organizacional, Desarrollo y Coaching de Equipos de Trabajo de Alto Impacto, Identificación y Desarrollo de Pools de Alto Potencial, Gerenciamiento del Desempeño, Construcción de Culturas de Alto Desempeño y Cambio Organizacional. Como coach ha trabajado con ejecutivos en América, Australia y Europa en el desarrollo de liderazgo, estrategias de negocios y otros asuntos complejos organizacionales y profesionales.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia