El Financiero

‘La nueva ley de seguros deberá tener un fuerte contenido social sostenible’

José Luis Camacho. El flamante Presidente de la Asociación Boliviana de Aseguradores (ABA) efectuó una evaluación sobre el desarrollo del sector y ofreció pautas del trabajo que se realizará durante su gestión. El ejecutivo destacó que uno de sus principales retos será la coordinación con el Gobierno este 2015, año en el que se prevé la aprobación de la nueva ley de seguros. Camacho subrayó también que las compañías aseguradoras cumplen un rol importante en la lucha contra la pobreza en el país.

La Paz. Camacho fue posesionado como presidente de la ABA en acto especial efectuado el 1 de abril.

La Paz. Camacho fue posesionado como presidente de la ABA en acto especial efectuado el 1 de abril. Foto: Miguel Carrasco

La Razón (Edición Impresa) / Wálter Vásquez

00:00 / 12 de abril de 2015

— ¿Cómo encuentra al sector al asumir la presidencia de las aseguradoras del país?

— Encontramos un sector muy fuerte en términos económicos, con un sistema regulatorio que está funcionando muy bien, pero que lamentablemente se encuentra rezagado respecto al del entorno mundial, sobre todo en lo que se refiere a las transacciones electrónicas y a la agilidad de los trámites que se realizan ante el ente regulador. El sector ha consolidado en estos últimos 20 años una madurez y una expansión importante en el mercado boliviano y ha acompañado el crecimiento de la economía. Desde 1998, cuando se aprobó la actual Ley de Seguros 1883, el mercado asegurador ha crecido cuatro veces su tamaño. Al 2014 manejamos al menos $us 400 millones en primas y $us 150.000 millones en capitales asegurados, lo cual es posible gracias a un mecanismo de seguros y reaseguros que nos permite atomizar el riesgo. Nuestro crecimiento es de dos dígitos por año.

— ¿En qué rubros se encuentra este capital asegurado?

— Principalmente en seguros patrimoniales, en viviendas y empresas, sobre todo industriales.

— ¿Cuál es el promedio de cobertura del seguro en el país?

— La penetración en el mercado boliviano ha bajado de 1.9 (en 2006) a casi 1.1 (el año pasado), o sea, uno de cada diez bolivianos tiene un seguro. Bolivia, que tiene un gasto per cápita de $us 40 por seguros, tiene el índice más bajo de penetración de mercado en Latinoamérica, donde el promedio está entre 3 y 4%.

— ¿Cuáles son los retos que afrontará durante su gestión?

— El gran desafío que nos toca es la nueva ley de seguros, que se prevé incluirá reformas importantes para llegar más cerca del usuario, modernizar el servicio con lo último en tecnología y democratizar los seguros en Bolivia. Para ello, proponemos que las entidades públicas y privadas reformen su seguridad social, el servicio de salud a corto plazo, para el beneficio de la población (...). En toda Latinoamérica ya hay una reforma de seguridad social donde el sector público y el privado compiten por la protección del asegurado en salud, y creo que estamos en el momento para hacerlo.

— ¿Qué elementos debería contener la nueva ley del sector?

— La nueva ley de seguros, llamada por nosotros “Seguros del Siglo XXI”, deberá tener un enfoque técnico y económico, pero con un fuerte contenido social sostenible. Debe también desarrollarse en un contexto de mercado electrónico en beneficio del usuario, y poseer el ingrediente que le hizo falta a las reformas de los años 70 y 90: el ciudadano como centro de protección del desarrollo económico del país. Creemos que hace falta llegar a otros estratos del mercado, no simplemente al estrato alto; creemos necesaria una normativa que promueva el desarrollo de la economía y la expansión del mercado a través de la protección que damos.

— ¿Cuáles son los demás retos que tiene su gestión?

— También es importante el desarrollo de los microseguros que permitan asegurar bienes menores de la población de bajos recursos. Asimismo, estamos preparados para implementar —con participación estatal— un seguro agrícola que permita que los campesinos y productores enfrenten las catástrofes naturales que destruyen el patrimonio difícilmente acumulado por los campesinos, lo que constituye una lucha clave contra la pobreza en el área rural (...). El Gobierno tiene que mirar a las aseguradoras como un sector fundamental para la lucha contra la pobreza. ¿Por qué?, porque protegemos el patrimonio grande o pequeño del boliviano que comienza a producir riqueza y salir de la pobreza, del ciudadano que ya está en un mejor momento y puede ahorrar e invertir. Sin un seguro, esa persona puede nuevamente volver a ser pobre y perder o disminuir su patrimonio si sufre un siniestro, un problema o un percance. Entonces, el sector contribuye al desarrollo económico y productivo del país protegiendo la riqueza que van generando las personas y las empresas.

— La Ley 065 aprobada a fines de 2010 establece la creación, en un plazo de uno a tres años, de una aseguradora estatal, ¿le afecta esto o no al sector?

— Creo que en todos los países de América Latina hay empresas aseguradoras públicas y privadas, lo importante es que compitan con las mismas reglas.

Perfil

Nombre: José Luis Camacho Miserendino

Profesión: Bioquímico

Cargo: Presidente de la Asociación Boliviana de Aseguradores.

Más de 20 años de experiencia

Luego de al menos 20 años de experiencia en el sector asegurador, Camacho es presidente del Grupo Nacional Vida —conformado por las empresas Nacional Vida Seguros de Personas, Latina Seguros Patrimoniales, Nacional Asistencia y T Corp— y asumió el 1 de abril la presidencia de la Asociación Boliviana de Aseguradores (ABA) en reemplazo de Nelson Hinojosa, de la compañía Fortaleza. “El sector asegurador ha madurado en estos últimos 20 años”, dijo al momento de su posesión. Datos de la Autoridad de Fiscalización y Control de Pensiones y Seguros dan cuenta de que en el país operan 14 empresas en el rubro, siete de seguros de vida y siete de seguros generales.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia