Financiero

Con una técnica, bolsas plásticas toman forma de artículos útiles

Desde 2005, la Legión de la Buena Voluntad forma artesanos en el reciclaje de este tipo de material. Con él hacen ovillos y aprenden a tejer adornos, carteras, tapetes, ropa para muñecas y más que ofertan en ferias.

La Razón / Micaela Villa Laura

00:00 / 04 de noviembre de 2012

Tejer con hilo hecho de bolsas plásticas es un negocio. Durante siete años, cerca de 7.000 personas se formaron en la Legión de la Buena Voluntad (LBV) en técnicas para crear las hebras y tejer, con palillos, crochet y telares, diversidad de objetos decorativos y funcionales.

Esta iniciativa de la organización no gubernamental, dedicada a apoyar a familias de escasos recursos, nació en 2005 cuando emprendió la capacitación de personas de zonas alejadas de El Alto en temas del cuidado del medio ambiente y en este caso en la reutilización de bolsas plásticas y botellas pet (de refrescos).

Jenny Mancilla, capacitadora y trabajadora social de la institución creada en 1985, dice que esta labor forma parte de la campaña anual “Jesús, el pan nuestro de cada día”, que se realiza de septiembre a diciembre.

“Hemos capacitado a unas 7.000 personas, de las que alrededor de 600 eran hombres. El objetivo es contribuir a reutilizar los desechos plásticos en desuso o los que están tirados en la calle y contaminan el ambiente”, explica Mancilla. Pero además de aprender, los beneficiarios se convierten en artesanos capaces de generar un ingreso adicional con la venta de los artículos que producen.

La materia prima está a la vista: desde la bolsa plástica que usa la casera del mercado para envasar el azúcar, arroz, fideo u otro producto, hasta aquella que entregan en una boutique, una zapatería o el supermercado.

Aplicar la técnica comienza por reunir la mayor cantidad de bolsas, lavarlas bien y dejarlas secar. Los expertos como Mancilla enseñan un doblado especial del material y el corte preciso para formar los ovillos.

“Utilizamos cualquier tipo de bolsas, grandes, pequeñas, de colores. Lo mejor es que no invertimos nada de dinero”, destaca la instructora.

La lista de objetos que se pueden elaborar es larga, por ejemplo, prendas de vestir para muñecas (chompas, chalecos, gorras, chalinas, incluso zapatos), además de billeteras, carteras y bolsones para damas y mochilas, estuches para lápices y cosméticos. También están los artículos ornamentales como tapetes, flores (rosas principalmente) y más.

El color de las bolsas da alas a la creatividad y el artesano elige la herramienta y el punto ideal en función de la textura de la materia prima. Así, unos optan por emplear el palillo o el crochet en punto simple, derecho y varetas, el doble, jersey, mosca, ladrillo y otros que aprenden en el taller.

La capacitación tiene cuatro etapas. El personal de la LBV primero dicta talleres teórico-prácticos sobre el cuidado de la naturaleza; luego da el curso de reciclaje (creación del ovillo y técnicas de tejido) más uno adicional de chocolatería; continúa con el concurso de creatividad y finalizan con una exposición.

Fue Sayuri Tejerina, artesana y voluntaria de la LGB, quien efectuó la primera capacitación en tejido con bolsas plásticas. Año que pasa, crece la participación.

Mancilla subraya que gracias a la creatividad se amplían las técnicas del tejido. Por ejemplo, el año pasado confeccionaron bolsones con la técnica del macramé. 

Esta organización visita diversos distritos alteños para brindar ayuda humanitaria y fue en ese andar que los voluntarios observaron en las calles de esa ciudad cientos de bolsas tiradas, cerca de las viviendas y también en lugares baldíos, donde los niños juegan; y ganado, algunas vacas y ovejas que buscan alimento.

Efraín Fernández, director de Gestión Ambiental de la Alcaldía de

El Alto, recuerda que una bolsa tarda unos 200 años en degradarse. Un informe de la Liga de Defensa del Medio Ambiente (Lidema) detalla que  las bolsas dispersas sobre parcelas agrícolas pueden evitar la germinación de semillas y provocan problemas digestivos en los animales que las ingieren accidentalmente.

Para la LGB, la meta de este año es llegar a 330 hogares del Distrito 7 de El Alto. Estima que la mayoría de las familias consta de seis integrantes, por tanto, el programa beneficiará a 2.000 personas. Mancilla dice que, con miras en Alasita 2013, producirán ropa para la muñeca Barbie.

Prendas son sólo para los juguetes

Alerta

Mancilla afirma que las prendas de vestir tejidas con bolsas plásticas sólo sirven para muñecos porque dañan a la piel humana.

Contacto

Las personas interesadas en los cursos pueden llamar al teléfono 2733759.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia