informe

Aumentan las lesiones por no usar zapatillas para césped sintético

Expertos señalan que las rodillas son las principales víctimas de los que no emplean estos calzados que tienen pequeños tapones en las plantas

La Razón

00:00 / 01 de julio de 2013

Las rodillas son las potenciales víctimas en los futbolistas que no utilizan zapatillas adecuadas para las canchas con césped sintético. Los problemas en el ligamento cruzado anterior y en el tendón rotuliano son las lesiones más frecuentes después de un salto o de un mal movimiento de los deportistas, de acuerdo con expertos consultados por Informe La Razón.

Incluso las estadísticas de estas fracturas van en alza, según Raúl Alberto Morales, de la Clínica Nacional del Deporte, quien señala que los pacientes que atiende por estas contusiones se elevaron hasta en 700%. “Había un caso al mes, pero ahora las incidencias de problemas en las rodillas aumentaron hasta entre siete y ocho”, manifiesta el exfutbolista y exmédico de la selección boliviana, Bolívar y The Strongest.

Waldo Delgado, del Comité Médico de la Asociación de Fútbol de La Paz, nombra otras patologías. “Se presentan también quemaduras de primer y segundo grado, por la fricción con este campo de juego artificial”. Y revela que, antes, dos de cada diez consultas que atendía implicaban lesiones en las rodillas de futbolistas que juegan en este tipo de canchas, y actualmente esta cifra se incrementó a cinco de diez consultas.

Eso no es todo. La Asociación de Fútbol de La Paz reportó, entre 2010 y 2011, un promedio mensual de 30 de estos casos. Además, personal de la Unidad de Traumatología del Hospital Obrero de la ciudad de La Paz informa que cada semana se presentan entre 15 y 20 hechos similares. El uso de zapatillas inadecuadas para el desenvolvimiento en hierba sintética es la principal causa esgrimida por los especialistas. 

“Hay que emplear aquellas que tienen pequeños tapones en la planta para tener más estabilidad y cierta rotación”, explica Morales, desde su consultorio de la Clinade. Mientras que Delgado complementa: “Si no se cuenta con los calzados adecuados, es mejor no hacer deporte en este tipo de grama”. Por su parte, Fanny Apaza, profesora de Educación Física, sugiere los calzados que se usan para el fútbol de salón.

RIESGOS. Los expertos recomiendan cuidado con los movimientos que se realizan en estos escenarios deportivos, sobre todo en los jugadores aficionados. Por ejemplo, si bien en las canchas con grama natural el pie patina, no pasa lo mismo en las que tienen pasto artificial. “El pie no resbala, se frena bruscamente y esto genera una lesión muy severa en el tendón rotuliano y la parte inferior de la rodilla, que luego produce rupturas fibrilares”, diagnostica Morales.

El peor error que puede cometer un futbolista, de acuerdo con este médico, es ingresar a un campo de estas características con los clásicos toperoles en sus zapatillas, que son empleados para el juego en canchas que poseen césped natural o tierra. “Éstos brindan estabilidad para que no se caiga el futbolista y la rotación se produce de manera suave en la hierba natural, pero no ocurre lo mismo en la sintética, donde una gran torsión daña el tobillo y la rodilla”.

Uno de los espacios deportivos donde no se permite el uso de calzados especiales es la cancha Zapata de la ciudad de La Paz. Hay personas que guardan malos recuerdos por esta limitación. “Todos sabemos que debemos utilizar las zapatillas que tienen toperoles pequeños; sin embargo, los árbitros no las autorizan. Yo me torcí el tobillo derecho y estuve tres semanas enyesado por eso”, relata Percy Gonzales, futbolista aficionado que aún frecuenta este lugar.

Algo similar le pasó a Oswaldo Aguirre, quien en 2009 se lesionó la rodilla izquierda en el campo del Kilómetro 3, en Pura Pura. Dos años después, se lastimó en la cancha Zapata, pero esta vez la tibia y el peroné del pie derecho. “Primero la rodilla se me quedó plantada, giré el cuerpo y se torció. En 2011, la tibia y el peroné se quedaron igualmente en la grama artificial”, cuenta, y culpa por esto a que no empleó calzados exclusivos para esta superficie.

Los especialistas remarcan que otro punto es que la mayoría de los jugadores no se entrena de lunes a viernes en un escenario con pasto sintético y juega el fin de semana sin haberse adaptado a éste. “Ya en un partido oficial los movimientos son más bruscos y se generan estas lesiones que en algunos casos son muy graves”, recuerda Morales. “Somos aficionados, jugamos una vez por semana en el césped artificial, donde todo cambia: el peso, la velocidad y hasta el salto”, responde Gonzales.

Leonel Reyes, excapitán de la selección nacional y de los clubes paceños Bolívar, The Strongest e Iberoamericana, brinda un consejo para evadir estas fracturas, que le fue transmitida por sus entrenadores. “Los técnicos siempre nos decían que usemos zapatos con tapones para la cancha con hierba natural y unos buenos tenis para aquellas con grama sintética”, señala el también exjugador de fútbol de salón.

No obstante, estudios elaborados por la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) argumentan que hay mayor seguridad para los futbolistas de élite en los campos deportivos con pasto artificial. Uno que fue desarrollado entre 2003 y 2004 a casi tres centenares de jugadores, determina que “el único motivo de inquietud que destaca el análisis es el índice ligeramente superior de esguinces de tobillo que se han producido sobre superficies artificiales, pero incluso las incidencias de este tipo de lesión parecen insignificantes”.

Otro informe compara las lesiones entre los escenarios de fútbol con césped natural y sintético, y establece que los primeros son más riesgosos para la cabeza, el cuello, los tobillos y los pies, mientras que los segundos son más peligrosos para el tronco y las extremidades superiores. Eso sí, en ambos campos deportivos se producen similares porcentajes de lesiones en cadera, ingle, muslos, rodillas y pantorrillas (revisar la infografía de esta página).

Las zapatillas para canchas con césped artificial pueden ser compradas en tiendas deportivas de La Paz y El Alto. La empresa Manaco tiene la marca Power, con costos que van desde Bs 199. Igualmente existen calzados importados que resaltan por sus colores vivos; son hechos en Vietman y pertenecen a la línea Nike, se cotizan entre Bs 267 y Bs 695 en la tienda Merrelli, situada entre las calles Santa Cruz e Illampu.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia