informe

‘Iniciaré un juicio internacional a Evo Morales y a Álvaro García’

Humberto Roca agarra el auricular en su residencia de Miami y habla sobre AeroSur. A momentos se lo escucha calmado, después molesto y al final, habla de forma reflexiva. Cuenta que se dijeron muchas mentiras sobre él y que acumula pruebas para enjuiciar internacionalmente al presidente Evo Morales y al vicepresidente Álvaro García Linera. Explica que él no debe dinero a la línea aérea, “al contrario, yo soy uno de sus acreedores”.

La Razón

00:00 / 02 de julio de 2012

— ¿Cree que AeroSur se pueda salvar?

— Insisto en lo que dije desde un inicio: todo esto es culpa específica del Estado boliviano y del Gobierno. Por lo tanto, es difícil que el oficialismo (gubernamental) brinde solución a un tema que no le interesa solucionar.

— La Autoridad de Regulación y Fiscalización de Telecomunicaciones y Transportes (ATT) anunció el quiebre fraudulento de la empresa y que hará un seguimiento a los socios de la misma...

— Eso es lo que ha buscado siempre el Gobierno y no es ninguna novedad. La ATT depende del Ministerio (de Obras Públicas, Servicios y Vivienda), por lo tanto, no es una entidad autónoma. No tengo ninguna idea de lo que pasa ahora (martes 26 de junio) y ni quiero hacer ningún tipo de comentario; pero lo que sé es que todo lo que pasó en AeroSur es culpa exclusiva del Gobierno que fue ayudado por unos ladronzuelos de quinta categoría a quienes hizo sus aliados.

— ¿De quiénes hablamos?

— Hablamos de Sergio Sanzetenea (accionista mayoritario, a quien Roca acusa de haberse adueñado de AeroSur tras haber puesto las acciones a nombre de él) y Sergio Asbún (representante legal), quienes se han prestado a este juego y han llevado a la empresa a esta situación. Lamento mucho cómo se encuentra la línea aérea, pero esto forma parte de un plan preestablecido por el Estado boliviano para hacerlo así. Puedo demostrar con números cómo el Gobierno acabó con AeroSur. Ahora toda la gente habla un montón de porquerías, pero de nada sirve porque todo está tergiversado.

— ¿Usted alquilaba o subalquilaba aviones a AeroSur? ¿Era uno de los acreedores?

— Soy acreedor de muchas cosas en AeroSur. En realidad, pasa lo contrario de lo que dicen y repito, soy acreedor de muchas cosas en AeroSur. Estoy esperando y que sigan mintiéndole a la gente para que después esto sirva de evidencia. Por ejemplo, el Ministro (Vladimir Sánchez, de Obras Públicas, Servicios y Vivienda) dijo que salí de Bolivia sacándome (irregularmente) 37 millones de dólares más otros 23 millones de dólares. El ministro debería saber que mentir así, y peor en condición de ministro, es un delito grave, él debe probar lo que dice.

— El ministro dijo que usted recibía dinero de lo que se cobraba por la venta de pasajes en otros países. Igual a lo que supuestamente haría Sanzetenea. ¿Es cierto eso?

— El ministro debe saber de Sanzetenea porque Sanzetenea es cómplice del Gobierno, pero a mí que no me meta con él porque él es un ladronzuelo que se apoderó de acciones que no le pertenecían. Él hizo una gestión administrativa pésima que empeoró la situación de AeroSur. El ministro tiene que probar que se desviaron recursos económicos. El dinero deja rastros donde sea.

— ¿Está dispuesto a ser investigado?

— De Bolivia nada (de investigación). De Bolivia nada porque allí no hay investigación, lo que hay es inculcación. En el caso Rózsa (por terrorismo) hay dos fiscales ricos y todos los demás están involucrados. En Bolivia no existe democracia, no existe investigación, no existe justicia, ni Policía imparcial ni Ministerio Público imparcial, son funcionarios de gobierno que buscan la forma de inculpar.

— Por declaraciones así tuvo problemas.

— ¿Sabe qué?, estoy orgulloso de mis declaraciones porque han defendido principios. Estoy acá por defender principios y luchar contra la corrupción. No importa que ahora le den la vuelta a todo lo que ha pasado. Llegará un momento en que la verdad triunfe, por lo tanto no me arrepiento de mis declaraciones.

— Es difícil pensar que AeroSur no tenía utilidades como lo afirmó anteriormente.

— AeroSur no generó utilidades en toda su existencia. Un año sí generó, si no me equivoco en 1998. Las empresas aéreas en el mundo entero son complicadas y muy pocas generan utilidades. Además, en Bolivia no existe una política aeronáutica coherente. Decían que AeroSur era monopólica y la verdad es que nunca lo fue porque siempre existió el TAM (Transporte Aéreo Militar), que es una empresa que no figura como tal pero, en los hechos, lleva pasajeros.

— Y qué pasa en el tema impositivo.

— Los impuestos famosos... pues no queríamos pagar las coimas que nos pedía la gente de Impuestos Internos.

— Había que denunciar este hecho.

— Cada vez que sacábamos a la luz este tema y yo decía una cosa, me iba mal a mí. Cada vez que denuncio algo de eso, me va mal a mí. Bolivia es un país volcado y el ladrón tiene campo y acción; en cambio, el que quiere hacer las cosas bien no puede hacerlo. Como no estábamos de acuerdo con el cálculo de Impuestos, entonces apelábamos a la justicia que, entonces, era medio torcida y, ahora, está torcida por completo gracias al Gobierno. Queríamos que nos demuestren cómo era el bendito cálculo que hacían para sacar los impuestos. Yo pregunto: ¿Cómo una empresa que facturó en Bolivia durante ocho años entre 650 y 700 millones dólares puede tener una deuda de 600 millones por impuestos? ¿Cómo es que el 90% se iba en pagos a impuestos?

— ¿Esto pasó con AeroSur o con la empresa privada en general?

— Pasó con AeroSur y quizás también pasó con empresas que no querían pagar por debajo. Me gustaría que me prueben y me demuestren en qué momento he dado la orden específica de no pagar impuestos. Estoy acumulando todas las ilegalidades que dice el Gobierno boliviano contra mi persona.

— ¿Para qué? ¿Un juicio en un tribunal internacional?

— Por supuesto, hay tribunales internacionales que tardan y demoran (en sus sentencias), pero funcionan y son tribunales imparciales. Son tribunales que se apegan a la ley. Aclaro que no es un juicio contra el Estado boliviano, pero sí a los gobernantes, específicamente al presidente Evo Morales Ayma y al vicepresidente Álvaro García Linera.

— ¿Cuál cree que será el futuro de la aviación comercial en el país?

— Es una gran pena. A mí me duele porque me he sacrificado de verdad por AeroSur, independientemente de lo que digan ahora. AeroSur tiene los permisos para volar en cualquier parte del mundo, sin restricciones. Tiene certificaciones de seguridad mejores que cualquier línea aérea que haya existido en Bolivia y mejores que en Sudamérica. Tiene un historial de vida sin accidentes fatales. BoA (Boliviana de Aviación), infelizmente, va a durar un poco más de tiempo. Va a ser como todas las empresas estatales del mundo, una perfecta porquería.

— ¿Igual al desaparecido Lloyd Aéreo Boliviano?

—Igual a Cubana de Aviación, a la empresa estatal aérea de Venezuela, a todas las que han sido del Estado.

— ¿Qué les dice a los trabajadores de AeroSur?

— Los trabajadores, infelizmente, han sido ilusionados por un montón de gente que ha mentido y tergiversado la verdad. Ellos deben recordar que en los 12 años que estuve tenían un buen salario, fueron capacitados y volaron en aviones que nunca pensaban volar. El remate ilegal que hizo el Estado boliviano, que en vez de solamente retener el 20% (de los ingresos de la empresa) como dice la ley, retuvo el 100%, cuando ese 80% debió dárselo a ellos porque les pertenece.

Perfil

Nombre: Humberto Roca Leigue

Edad: 53 años

Profesión: Ingeniero Civil

Cargo: Expresidente de AeroSur

Datos

Es el segundo hijo de la familia Roca Leigue. En 1976 se graduó como bachiller en el colegio Alemán de Santa Cruz de la Sierra. Radica casi 20 meses en la ciudad de Miami, en Estados Unidos.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia