informe

La ‘K’ochala’, la protagonista del ‘abrazo de Charaña’

Julia Zegada se acercó a los mandatarios de Chile y Bolivia ese sábado 8 de febrero de 1975. Su recuerdo perdura en la localidad fronteriza.

La Razón

00:00 / 03 de junio de 2013

La mañana del sábado 8 de febrero de 1975, Julia Zegada Soliz trenzó con esmero sus cabellos oscuros, se puso su mejor blusa y su pollera más elegante.

La ocasión no era para menos, los presidentes de facto de Bolivia, Hugo Banzer, y de Chile, Augusto Pinochet, habían acordado verse en su localidad: Charaña.

En el libro Historia de Bolivia, de Carlos Mesa, Teresa Gisbert y José D. Mesa, este encuentro es considerado el acercamiento binacional más importante para que Bolivia retorne al Pacífico con la cesión de una franja marítima, a cambio de un canje territorial. Una cita difícil de reconstruir con las piezas de rompecabezas escondidas en la memoria de los charañeños.

Los pobladores antiguos de aquel terruño olvidaron muchos detalles de lo que sucedió aquel sábado. Algunos confunden a Banzer con Víctor Paz Estenssoro y otros dudan respecto al año de aquel gesto de amistad entre dos militares. Lo que sí rememoran es que la comerciante Julia Zegada se robó la escena. La mujer era conocida como la K’ochala.

Ninguno de los siete entrevistados por Informe La Razón recuerda que aquella mañana una ligera llovizna cayó sobre su pueblo. Después reinó el clima frío y seco, como casi siempre. Los lugareños desconocen que Banzer emprendió, a las 05.30, el viaje en ferrocarril desde Viacha hasta Charaña. Partió junto a un séquito de ministros y de periodistas.

Quien después se coló en la celebración fue la K’ochala. Su carácter fuerte es una de las características que María Virgilia Avilés no olvidará jamás. “Recuerdo bien su cara y su casa, no había nacido aquí, pero era como si lo hubiera hecho, era muy conocida. Ella se hizo famosa porque abrazó a Pinochet y salió con él en las fotografías”.

Un secreto guardado por décadas y que muchos le preguntaron a la K’ochala, es la conversación que ella sostuvo con el Mandatario  chileno. Eso no le contó a nadie. Al menos no a sus vecinos.

Ricardo Alanoca ya pasó la barrera de los 70 años y evoca algo: “Banzer llegó en un coche motor plomo. Ingresó a la junta de vecinos y dicen que les dejó dinero. Se fue a la frontera con Visviri”. El hombre subió a su bicicleta y pedaleó detrás del tren. Llegó tarde y no pudo ver casi nada porque periodistas y autoridades no dejaban de apreciar el célebre “abrazo de Charaña”. “¿Qué habrán dicho?”, se pregunta.

Lo que él no se enteró es que los presidentes se saludaron con dos frases cortas y a la altura de sus cargos: El cruceño comentó: “Buenos días general Pinochet. Reciba un saludo boliviano”; y éste le replicó: “Presidente Banzer me alegra verlo de nuevo”. Aquel intercambio de palabras fue a las 11.55. Después fueron a conversar en privado.

Los periódicos de la época capturaron imágenes de las espaldas de los mandatarios sentados en un vagón. Tras la charla, fueron a almorzar en el carruaje reservado boliviano R1. El menú, según los reportes periodísticos, fue pollo deshuesado a la cacerola, chuleta de cerdo, roast beef, con guarniciones y ensaladas. De postre, degustaron tortillas al ron. Para beber tenían a disposición vino blanco Kholberg y vino rosado San Pedro, ambos provenientes de bodegas bolivianas.

Tras la comida y la plática, a las 16.55 ya estaba listo el acuerdo de Charaña y se despidieron. Cada uno se fue por su lado.

Aquel pacto indicaba que ambas naciones iban a trabajar para solucionar el problema de la mediterraneidad de Bolivia. Es más, la reunión en la comunidad fue una propuesta de Pinochet que hizo llegar al Gobierno boliviano vía consulado. Él, además, manifestó que junto a Banzer iba a sellar el acuerdo binacional.

Las crónicas narran que durante todo el encuentro los generales estuvieron de buen humor. Lucieron sonrientes y no tuvieron ningún reparo en ir a hablar con la gente que estaba cerca. Y, rompiendo con el protocolo oficial de aquel día, la K’ochala fue a abrazarlos. Los charañeños no recuerdan si la mujer llegó a “prenderse” de Banzer; lo que sí comentan es que casi se colgó del cuello del militar chileno.

Tras apretujar a los jefes de Estado, volvió feliz a su casa. El periódico El Diario publicó una página gráfica con las imágenes del “abrazo de Charaña” y en dos imágenes se encuentra la chola de trenzas largas. Hoy, sus detractores dicen que era una “barzola”, que hacía y deshacía las cosas a su antojo; incluso que conocía a personas influyentes que le permitieron acercarse a los mandatarios.

Poco antes de irse, Banzer prometió que volvería a Charaña.  No lo hizo. Eso sí, cumplió con la construcción de un colegio. Durante aquellos años el poblado tenía varias necesidades; por ejemplo, no había energía eléctrica ni agua potable.

Con el tiempo, los charañeños compraron máquinas para tener electricidad. Cada hogar poseía sus pozos y así pudieron sobrevivir a la necesidad del líquido vital. El paso del tren era una bendición para los comerciantes. A pesar del frío y el olvido, salieron adelante. Quien partió fue la K’ochala, que murió hace años y se llevó a la tumba lo que habló con Pinochet.

Chile y Bolivia, sus  acercamientos y sus distanciamientos

  • En 1879 empieza la Guerra del Pacífico, tras la invasión de las tropas chilenas a territorio boliviano.
  • El 20 de octubre de 1904 ambos países firman el Tratado de Paz y Amistad. En este documento se reconocen los nuevos límites fronterizos.
  • En 1920 Bolivia plantea la revisión del Tratado de 1904. El pedido se realiza en el marco de la Liga de las Naciones. La gestión acaba en fracaso.
  • El historiador Fernando Cajías señala que en 1926, Bolivia y Chile nombraron a Estados Unidos como mediador para solucionar el tema pendiente.
  • En 1950 Bolivia y Chile intercambian notas para resolver el problema de la mediterraneidad boliviana. Se conversa sobre la creación de un corredor al norte del puerto de Arica.
  • En 1962 Chile desvía sin consentimiento de Bolivia las aguas del Lauca.
  • El 8 de febrero de 1975, el Gobierno chileno impulsa un encuentro entre los presidentes de ambas naciones. El “abrazo de Charaña” pretende consolidar una franja marítima para Bolivia a cambio de una concesión territorial.
  • En 1979, durante la X Asamblea General de la Organización de Estados Americanos, Bolivia logra aprobar la Resolución 426, que determina que el enclaustramiento es un lío hemisférico.
  • En 2004, en la Cumbre Hemisférica de Monterrey, el presidente boliviano Carlos Mesa pone sobre el tapete del debate la resolución de la problemática.
  • En 2006, los gobiernos de Evo Morales (Bolivia) y de Michelle Bachelet (Chile) reanudan el diálogo bilateral. Se diseña una agenda de 13 puntos, que incluyen el tema del mar.
  • El 7 de febrero de 2011 se produce la primera reunión de cancilleres de Bolivia y Chile después de 60 años. La cita se realiza en la ciudad de La Paz.
  • El 23 de marzo de 2011, el Gobierno boliviano anuncia que enjuiciará a Chile en tribunales internacionales.
  • El 24 de abril de este año, Bolivia demanda a Chile ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya para que se obligue a Chile a negociar un acuerdo “pronto y efectivo” de salida soberana al océano Pacífico.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia