informe

No se fiscalizó ni vigiló bien a AeroSur hasta agosto del año pasado

Clifford Paravicini, director ejecutivo de la Autoridad de Regulación y Fiscalización de Telecomunicaciones y Transportes (ATT), explica que hasta agosto de 2011 era complicado supervisar y controlar a las aerolíneas. Remarca que AeroSur tenía grandes ganancias, sobre todo por sus viajes internacionales.

Pedro Clifford Paravicini Hurtado

Pedro Clifford Paravicini Hurtado

La Razón

00:00 / 02 de julio de 2012

— ¿Es posible controlar a las empresas de  transportes para evitar una situación de quiebre financiero?

— Claro, los flujos de caja en transportes. Pero hasta la Ley 165 del 15 de agosto de 2011 no han sido supervisados y vigilados en forma adecuada. En telecomunicaciones es diferente porque existe una cultura muy sana y, por eso, estas empresas están bien estructuradas y controladas; tienen el mecanismo SIFCU (Sistema de Información Financiera y Contable Unificada) y cuentan con un formulario mensual que muestra la salud de las compañías. Yo llegué a ejercer mis funciones en junio de 2011, un mes después exigí que a las firmas de transportes se les haga un formato idéntico que a las de telecomunicaciones. Así, se percibió el lío de iliquidez de AeroSur, la ausencia de pagos y nos enteramos que (sus encargados) pasaban los meses al filo de las deudas.

— Es decir, hasta agosto de 2011, ¿(AeroSur y otras compañías de transportes) no tenían supervisión de la ATT?

— (Las antiguas autoridades) deberían haberlo hecho, pero no lo hicieron. No había la cultura ni el formato del rubro de telecomunicaciones de, mensualmente, investigar cuál es la situación financiera de las empresas. El concepto es muy básico para la regulación: el Estado cede a un privado un espacio de mercado. Lo que hace el regulador es dar ese espacio de mercado por concurso, por diferentes mecanismos, como licitaciones y demás. Era una concesión directa la que se le dio a AeroSur porque el Lloyd Aéreo Boliviano (LAB) estuvo desapareciendo y AeroSur entró en el mercado ese momento oportuno. Las rutas internacionales son muy buenas y son muy rentables, de ahí es que aparecen y aparecen empresarios queriendo invertir.

— ¿El estadounidense William Petty (que quiere invertir en un plan de salvataje para AeroSur) no es el único?

— No, él no es el único.

— Es difícil explicar por qué Impuestos Internos es tan duro con comerciantes que no dan facturas y suave con empresas grandes (como AeroSur, que arrastra una deuda tributaria desde 2004).

—Así es. Para los bolivianos no es un misterio que hay empresarios inescrupulosos que acuden al litigio y van demorando sus pagos. Cuando uno ya está en el terreno de la regulación se pregunta: ¿Por qué no se cortó de una vez por todas el crecimiento de la deuda si ya había un proceso (judicial)? ¿Por qué sobrevienen el segundo y el tercer procesos? Al primer litigio (tributario con AeroSur), que era millonario, ya deberían haber hecho algo las autoridades y eso es responsabilidad de cada entidad.

— Con el agravante de que en este caso hablamos de millonarias cifras.

— Entre privados el problema es grave. Es difícil conocer si ellos (los propietarios de AeroSur) tenían dinero sólo para los costos de operaciones; además, el usufructo de ese dinero es desconocido. O sea, ni en Bolivia (que se tiene una relación de este dinero) y se supone que (hubo un flujo económico) en el exterior, donde están ambos empresarios (Humberto Roca y Sergio Sanzetenea). Un juez tendrá que investigar para descubrir dónde está lo recaudado por ellos.

— ¿Usted no invertiría en AeroSur?

— No soy empresario de riesgo, pero hay gente que sí lo haría porque es un negocio bastante rentable...

— ¿Pese a las condiciones de AeroSur?

— Lo tentador para varios empresarios es que ha crecido el mercado nacional de tráfico de pasajeros. Así aumentan los ingresos y por eso se elevó la cantidad de vuelos. Las rutas son codiciadas porque son rentables. Todas las rutas de Viru Viru (Santa Cruz) al exterior son buenas, pero la más rentable y exitosa fue la de Barajas (Madrid), porque por vuelo (AeroSur) recaudaba cerca de 600 mil dólares y sus costos eran de 330 mil.

— Réditos de más de 270 mil por vuelo...

— Además, incumpliendo impuestos, tasas de regulación, pago de aeropuertos. Una empresa es rentable en el mercado comercial cuando la tasa de retorno es superior a la tasa de intereses. Si pones dinero en un banco y recibes 4%, que es una miseria, hay ganancia; y con 10% es un buen negocio; y el 20% o 25% de caja era rentabilísimo (esto en el caso de AeroSur).

— Qué tan grave es que AeroSur no tenga nada a su nombre y que su fortaleza sea denominada “intangible”.

— La gente desprecia a veces lo intangible y no debería ser así. Qué tiene de material Facebook: nada, pero sí valen la marca y el posicionamiento. Lo intangible de AeroSur son sus rutas, la consolidación de licencias y el know how (experiencia) de sus trabajadores, son tres intangibles muy poderosos.

Perfil

Nombre: Pedro Clifford Paravicini Hurtado

Profesión: Ingeniero Electrónico e investigador educativo

Cargo: Director ejecutivo de la Autoridad de Regulación y Fiscalización de Telecomunicaciones y Transportes (ATT)

Carrera

Nació en octubre de 1950. Ejerció la docencia en la Universidad Mayor de San Andrés y se especializó en estudios sobre acceso a internet. El 21 de junio de 2011 ocupó su actual cargo en la ATT.  

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia