informe

Con jueces que se excusan del caso, no vamos a llegar a una sentencia

Betty Beatriz Yañíquez Lozano

Betty Beatriz Yañíquez Lozano

La Razón

00:00 / 21 de mayo de 2012

C uando empezaba su carrera de jueza, Betty Yañíquez asumió el caso de la violación y el asesinato de la niña Patricia Flores Velásquez. “Muchas voces me decían que no me meta porque había irregularidades; pero yo les dije que necesitábamos dar una respuesta al pueblo y a la familia”. La magistrada fue al lugar del crimen, tomó declaraciones y realizó otras pesquisas. También convocó al FBI para que hiciera pruebas científicas que ayuden a esclarecer lo sucedido. Ahora, desde la Fiscalía de Distrito impulsa la reapertura del caso y espera respuestas de la justicia.

— ¿Cómo llegó el caso a su despacho cuando era jueza de Instrucción en lo Penal?

— Estaba haciendo mis primeros pasos como jueza y me llamó la atención que, en este caso, varios jueces se vayan excusando; un poco más y no les gustaba la papa que quema. Yo no era la jueza titular de esta investigación, pero como es mi costumbre, a mí me gustan los retos y dar a la gente lo que pide. Esa vez se pedía justicia y las autoridades estábamos y estamos obligadas a cumplir con el pueblo. Todos pensaban que el caso llegó de visita a mi juzgado y que me iba a excusar, pero no. Ésta también era la oportunidad para demostrar que una mujer muy joven lo podía hacer. Era el inicio de mi carrera como jueza, hace 13 años.

— ¿Cómo realizó su trabajo?

— Hicimos un trabajo de triple esfuerzo (juez, Policía y Fiscalía) porque, para empezar, no era mi caso. Actuábamos con el anterior Código de Procedimiento Penal, en el que el juez tenía amplias facultades, incluso para investigar. Noté que faltaban varios actos procesales para dar un auto final de la instrucción y lo primero que hice fue contactarme con gente del FBI (Oficina Federal de Investigación de Estados Unidos) y, así, llegó un representante que tenía su sede en Chile. Nos contactamos con él. Pero me dio una respuesta un tanto triste, me dijo: “La recolección de pruebas no se ha realizado conforme a ley, la recolección ha tenido varias irregularidades y prácticamente las pruebas se han contaminado”.

— ¿Entonces fue posible trabajar con pruebas contaminadas?

— No todo estaba contaminado y hay que ser claros. No me desanimó ello. Pensé en ese momento que no le podíamos decir a la familia que “lo sentimos mucho”, y fue así que teníamos que continuar trabajando. Entonces, realicé varios actos. Me acuerdo que hicimos reconstrucciones, fui al colegio un sábado en la tarde cuando no había mucha actividad, para evitar un poco la prensa, porque era una parte del problema...

— ¿Cómo así?

— Conozco la anécdota de un periodista de ese entonces que me comentó: “Cómo no van a estar contaminadas las pruebas si en una oportunidad ingresamos directamente al lugar (el depósito de la unidad educativa). El fiscal alzó un vello púbico y dijo: ‘¡Un vello púbico!’, para la prensa”.

— ¿Entonces tuvo que volver a investigar y a conseguir pruebas?

— Hice de todo porque la ley me facultaba ello. Hemos hecho un trabajo a cabalidad y luego hemos trabajado con un fiscal con mucha responsabilidad. Concluimos algunos actos procesales que faltaban. Realizamos todo esto, pero también estábamos conscientes de que teníamos algunos elementos de prueba que estaban contaminados. El mismo representante del FBI vio mi preocupación y me dijo: “Pero ya va a depender mucho de que en el plenario, estas pruebas realmente sean ratificadas por otras y que se trabaje con responsabilidad para el caso”.

— Los resultados de las pruebas del FBI fueron muy cuestionados...

— No es porque haya sido un mal trabajo, sino porque la recolección de las mismas pruebas no estaba acorde con la ley. No se respetó la cadena de seguridad y de custodia de las pruebas que debe haber. Tampoco habían las condiciones para poder exigir un trabajo acorde con la ley.

— Ahora, como cabeza de la Fiscalía de Distrito de La Paz, ¿qué opina del caso?

— Ha pasado mucho tiempo. Y si en primera instancia me he condolido con la familia y con mi pueblo, ahora me duele más. Han pasado tantos años y se tiene que demostrar que las autoridades vamos a responder con seriedad y con conocimiento, es decir, con capacidad. Hay una preocupación desde la misma Fiscalía General para que se actúe con responsabilidad y celeridad en este caso. Pero, lastimosamente me entero de que nuevamente hubo autoridades que se excusaron y la abogada de la familia de la víctima dijo que los jueces que hicieron ello serán demandados. Por mucho que haya fiscales que quieran trabajar, sin jueces no vamos a llegar a nada. Desde la Fiscalía se ha puesto una comisión que exclusivamente se va a dedicar al caso de Patricia Flores, incluso tiene tolerancia para horarios de ingreso porque quiero brindar una respuesta. Tuve la oportunidad de conversar con el juez que ahora está viendo el proceso y espero que se dicte ya una sentencia condenatoria contra los verdaderos responsables de los hechos.

Perfil

Nombre: Betty Beatriz Yañíquez Lozano

Nació: La Paz

Profesión: Abogada titulada en la carrera de Derecho de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA)

Cargo: Desde fines de julio de 2010 lidera la Fiscalía de Distrito del departamento de La Paz 

Posesión

Después de su posesión, la nueva autoridad afirmó que su objetivo era dar “una efectiva y legal respuesta al mundo litigante y avanzar con los procesos a cargo de la institución”. Como jueza, uno de sus procesos emblemáticos fue el caso Porvenir. En su actual cargo solicitó que se encarcele a los jueces y los fiscales que liberen a delincuentes.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia