informe

Un ‘martes gris’, el agua segó 74 vidas hace 10 años

De 14.00 a 16.00, la lluvia golpeó a una ciudad que mostró su vulnerabilidad

DESASTRE NATURAL. Las aguas golpean con furia en la calle Honda aquel 19 de febrero de 2002.

DESASTRE NATURAL. Las aguas golpean con furia en la calle Honda aquel 19 de febrero de 2002. Foto: Ángel Illanes

La Razón / Óscar Ordóñez A. / La Paz

13:59 / 17 de febrero de 2012

14.00: Una formación caprichosa de nubes se concentra sobre el centro y la zona Norte de la ciudad. Alcanza los 10 kilómetros de altura, se ha formado en Alto Lima y es tan grande y densa que oscurece parte de la ciudad. La temperatura desciende de 13 a 5 grados centígrados. Dentro de esa masa gris de nubes estalla un relámpago y comienza a llover.

14.16: Caen las primeras gotas de agua. La gente corre a protegerse; muchos, a sus puestos de trabajo.

14.20: Hay fallas de comunicación. Las líneas de los celulares han muerto, se corta la luz en ciertos sectores de Sopocachi y San Pedro.

14.25: El aguacero aumenta mientras el copioso granizo forra de blanco las calles. Mucha gente recurre al transporte para escapar, mientras otra corre en cualquier dirección. Un río se ha formado sobre el asfalto, avanza por la avenida Mariscal Santa Cruz y se lleva todo a su paso. Sillas y bancos de madera, que pertenecían a los comerciantes informales, flotan sobre las aguas sucias.

En las calles Figueroa y Tiquina, Roxana y su madre cuidan a Richard, de seis meses, que un conocido les entrega mientras él y su esposa buscan su mercadería de medias que suponen se llevó el agua. Ambas mujeres están en una puerta y esquivan al fuerte río que cruza sobre la calle. Pero el agua sale con fuerza por esa misma puerta y se lleva a las dos mujeres y al pequeño Richard. El agua los deja muertos a la altura de la óptica San Miguel, en la calle Honda. Lo mismo le ocurre a Juana Conde viuda de Mendoza, de 80 años. El aguacero la arrastra desde la calle Graneros hasta la misma óptica. También llega a ese punto sin vida.

El fenómeno es inclemente y, de un momento a otro, varios puestos de venta de la Pérez Velasco, avenida Manco Kápac, Montes, Figueroa, Evaristo Valle, Tumusla, América y Uyustus son arrastrados por el agua. Algunos comerciantes no se atreven a desafiarla, prefieren perderlo todo.

Otros, más osados, intentan cruzar la avenida Mariscal Santa Cruz de un extremo a otro. No lo logran: caen y el caudal se los lleva. A otras personas el aguacero las sorprende sin darles tiempo de recoger nada.

El granizo arma muros blancos en la calle Honda, en el Subterráneo de la avenida Mariscal Santa Cruz y en el Túnel de San Francisco. En cuestión de minutos, todo se congela. La impenetrable pared de dos metros de altura de la calle Honda significa la muerte para diez personas que se encuentran en varios locales.

En el restaurante Churuquella, el agua sorprende a Julio Flores Berdeja y a su esposa Fanny Gumucio. No hacen caso al llamado de alarma de sus clientes que huyen del restaurante, sino que corren al baño a esconderse porque piensan que el agua no va a llegar hasta ahí. Se equivocan.Y cuando se dan cuenta de que serán sepultados por la avalancha de granizo, cierran los ojos, lloran juntos y se abrazan… Así los encuentran.

14.36: Desde su puesto de venta, ubicado en la calle Zoilo Flores, Paulina Mamani es arrastrada un par de cuadras abajo, hasta la clínica San Pablo. A pesar de los intentos por salvarla, se ahoga.

14.40: Distinta es la suerte del comerciante Mario Chacón. “De pronto me vi rodando por la calle Colombia. Me salvé por los adoquines desprendidos más arriba y que formaron una barricada. Mi hijita se quedó gritando; no le pasó nada”.

14.50: A la media hora de lluvia, la gente en la avenida 20 de Octubre constata incrédula que el nivel del agua superó el metro de altura.

15.00: Acompañada de su amiga Fanny, Nilda Carrión Castro, administradora del restaurante Don Pibe, en la calle Honda, decide ir a Impuestos Internos para resolver un trámite de rigor. De inmediato se presentan ante ellas su abogado Marco y Nohemí, la esposa de éste. Ante el aguacero persistente, deciden quedarse en el restaurante Chuquiaguillo, ubicado en el subsuelo de Don Pibe.

Pero el caudal de las aguas aumenta y no hay cuándo baje. Luego de un breve intercambio de ideas sobre qué hacer, deciden formar una cadena humana. Se toman de la mano y tratan de salir. Las gradas de madera que conducen a la puerta de salida están muy mojadas y caminan con precaución para que nadie caiga. Sin embargo, un aluvión de nieve se precipita sobre ellos. Carrión, de 55 años, no aguanta la presión y cae con Fanny. En cambio, Nohemí, que iba adelante, se hunde en la nieve. Su esposo la saca de los cabellos.

15.10: La granizada que azota al centro hace que los ríos Irpavi y Choqueyapu crezcan. Este último se desborda sobre la avenida Costanera.

15.15: El agua irrumpe con fuerza en el pequeño cuarto que alquilan Angélica Ramos, su hermana y su abuela en Tembladerani. Piden ayuda.

Nadie responde. La hermana de Angélica se lleva a Abad, hijo de esta última. Y ella, con ocho meses de embarazo, salva a su abuela.

15.22: Tras el almuerzo, la médico peruana María Miranda Lozano y sus tres hijos, Andrés, Lorena y Daniel, salen desde Los Pinos al centro para recoger uniformes y comprar útiles escolares. Llaman a Pablo Loayza, el taxista exclusivo de la familia para que les lleve. María Miranda está casada con el doctor Wilber Marquiño, jefe del Programa Nacional de Malaria de la Organización Panamericana de la Salud. Marquiño, natural de Perú, llegó días antes a La Paz para trabajar por un año. Se había establecido con sus hijos y María para empezar una vida familiar.

15.30: Pablo Loayza toma la avenida Ballivián, de Calacoto, hacia Obrajes. Los sorprende el aguacero, que arrastra el carro y termina por devorarlo. Por eso, nadie contesta en casa las desesperadas llamadas telefónicas del doctor Marquiño.

15.37: Mary y Marco, padres de un recién nacido, suben en su auto rumbo al centro de la ciudad con el niño, pero el río los arrastra hasta el puente Florida. Desde allí, Marco pide ayuda por teléfono. Pero el cauce los vuelve a arrastrar hasta Las Palmas. Nadie sobrevive.

15.40: Se desploma una casa de la calle Honda. En ella habita una familia de 12 miembros. No se registran heridos porque no hay nadie en casa.

15.50: En la Plaza de los Héroes, una vendedora de dulces cargada de una bebé es arrastrada por el agua hacia la avenida Mariscal Santa Cruz. Los pasajeros de un micro estacionado logran salvarlas con vida.

16.00: Cesa de llover. El volumen total de las precipitaciones del día alcanzó la altura de 41 litros por metro cuadrado, llegando en una hora a 39,4 litros. El granizo invade zonas y barrios de la ciudad. Comienzan las obras de rescate con un saldo de al menos 74 víctimas fatales y 69 familias que lo perdieron todo.

$us 10 millones para curar heridas

Tras la lluvia y granizada del 19 de febrero de 2002, la Alcaldía paceña calculó que para reparar los daños causados en la ciudad de La Paz se necesitaron alrededor de 10 millones de dólares.

El recuento de los daños llevado a cabo al día siguiente del desastre arrojó datos provisionales en los que se había identificado 20 zonas de la ciudad afectadas con daños de consideración.

La municipalidad identificó que el sitio más afectado por el desastre fue la calle Honda, que en realidad se llama Mercado y que se encuentra a la altura del túnel de San Francisco, junto a la calle Genaro Sanjinés.

Otros daños sufridos se reflejaron en calzadas removidas y deslizadas, puentes colapsados, sumideros reventados, taponamientos y sifonamientos.

El 20 de febrero de 2002, el Retén de Emergencias reportó 70 casos de consideración. Inundaciones, sumideros tapados, bóvedas destruidas y muros derrumbados figuraron entre los siniestros en aquella oportunidad.

La revista Memoria del 19 de febrero de 2002, publicada por la comuna paceña al año siguiente de la tragedia, explica que 342 viviendas, 82 locales comerciales, 93 tiendas de comercio formal, 735 puestos de vías públicas, 86 automóviles de transporte público y 31 coches privados resultaron dañados a causa de la lluvia. 69 familias lo perdieron todo.

En esta publicación se revela que la riada de aquel “martes gris”  dejó también severos daños estimados en más de cuatro millones de dólares en jardineras, áreas verdes, plazas, parques, canalizaciones, embovedados, drenajes superficiales, estabilización de suelos y control de torrenteras.

Según el Retén de Emergencias, se registraron al menos 22 inundaciones de magnitud. Frente a ese cuadro, diversas organizaciones nacionales, internacionales, países de la región y particulares realizaron donaciones en dinero, vituallas y materiales de construcción para que La Paz pueda levantarse.

La ayuda llegó desde todos los frentesO. O. n Quienes acudieron al llamado implícito de auxilio a favor de las decenas de familias afectadas por la riada de aquel 19 de febrero de 2002 fue la gente que no tenía más representación que su obstinado interés de ayudar.Junto a estas personas voluntarias se movilizaron también la Brigada de Rescate, Salvamento y Auxilio (BERSA), la Unidad de Bomberos, Operaciones Navales, el Grupo de Búsqueda y Rescate SAR-FAB Illimani, Radio Patrullas 110, el Grupo Naval de Salvataje, el Ejército de Salvación, el Grupo de Scouts y jóvenes estudiantes de la Universidad Central.Más de dos mil voluntarios, entre efectivos de la Policía, del Ejército, Bomberos y personal de la Alcaldía, se movilizaron hasta los lugares donde se necesitaba urgentemente mano de obra.El Tesoro General de la Nación desembolsó 4 millones de dólares; la cooperación internacional, 3,9; y la Alcaldía paceña gestionó con el Banco Interamericano de Desarrollo 5,1 millones de dólares.Algunos estudiantes del colegio Bolívar, de San Pedro, colaboraron también aquella tarde a los diferentes grupos de rescate. Muchos de ellos, y con sus propias manos, intentaban arrancar  las gruesas capas de hielo pegadas de las paredes de las gradas de entrada del subterráneo de El Prado.El mismo cuadro se vio en la calle Honda, justo donde comienza el túnel de San Francisco. Muchas personas consiguieron baldes en los que cargaban granizo y lo botaban a la calle.Mientras, en el coliseo cerrado se concentró la recepción de donativos y vituallas para los damnificados del desastre.

Lista de las personas fallecidas*1. Cristina Conde vda. Calisaya (45)  

2. Juana Estela Capcha (43)

3. Filomena Huacata Mansilla (52)

4. Martha Nina Cochi (42)

5. Dominga Choque Vallejos (44)

6. Teresa Delgadillo (52)

7. Paulina Mamani (se)

8. Benita Quispe Condori (64)

9. Máxima Llave J. (55)

10. Carmen Morales vda. Blacut (86)

11. Miriam Moldez Rivas (36)

12. Teófila Moldes Rivas (46)

13. Elvira Blanco Lave (51)

14. Nilda Aliaga Claure (58)

15. Santusa Rosalía Silva (36)

16. Martha Sullka de Ticona (41)

17. Rosa Huayhua (s/e)

18. Juana María Surse Mamani (35)

19. Francisca Condori de Quispe (42)

20. Nery Alejandra Valle (s/e)

21. María Miranda Lozano de Marquiño (38, ciudadana peruana)

22. Nataly Durán Fuentes (23)

23. Nilda Carrión Castro (55)

24. Marisol Lozano Plata de Ulloa (33)

25. Ricarda Paco de Calcina (23)

26. Sofía Arias (40)

27. Claudia Vásquez Quispe (23)

28. Jeny Miriam Machicado Vera (37)

29. Filomena Huanca (se)

30. Teresa Delgadillo (52)

31. Albina Cristina Patiño Apaza (3)

32. Ana Claudia Castillo Ticona (1)

33. Cristina Villa Quispe (6)

34. Fabiola Estefaníe Durán (12)

35. Judith Jarli Quino Choque (6)

36. Lorena Marquiño (7 c. peruana)

37. Nery Alejandra Valle Chávez (6)

38. David Calisaya Conde (20)

39. Antonio Ayca Choque (40)

40. Rigoberto Castrillo (24)

41. Marcelo Amusquívar Suárez (40)

42. Salomón Poma Choque (37)

43. Hugo Rubén Nava Cahuaya (44)

44. Carlos Manuel Estrada (65)

45. Domingo Quispe V. (s/e)

46. Ángel García Ontiveros (65)

47. Milton Aliaga (s/e)

48. Pablo Carlos Loayza Patón (30)

49. Jaime Choque Poma (43)

50. Alejandro Ulloa L. (s/e)

51. Eugenio Quispe Carrillo (55)

52. J. Fernando Mayta Villalobos (37)

53. Francisco Choque P. (s/e)

54. Marco Antonio Ulloa Fajardo (35)

55. Pedro Raúl Roque Choque (61)

56. Carlos Montesinos (se)

57. Iván Ojeda Ojeda (6 meses)

58. Javier Limachi Mamani (4)

59. Cristian Werner (6)

60. Iván Calcina Paco (2)

61. César Joel Calcina Paco (3)

62. Andrés Marquiño Miranda (8, ciudadano peruano)

63. Daniel Marquiño Miranda (5, cudadano peruano)

64. Marco Andrés Ulloa Lozano (4 meses)

65. Juan Valle Chávez (año y medio).

NN mujeres, 4

NN hombres, 5

* Nómina elaborada con datos del archivo de La Razón; al no existir una lista oficial, podría haber variaciones.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia