informe

684 menores fueron víctimas de violencia el año pasado

En el último quinquenio se han registrado 100.862 casos de maltratos físicos y psicológicos a niños, niñas y adolescentes

La Razón

00:00 / 21 de mayo de 2012

Un día después de que la Policía encontrara el cadáver de Patricia Flores en el depósito de la escuela Vicenta Juaristi Eguino, el 1 de septiembre de 1999, el Congreso Nacional anunció la aprobación de leyes para castigar más drásticamente el delito de violación y asesinato a menores de edad. O sea, reformas al Código Penal. Pero sólo fue un anuncio.

La coordinadora de la Agencia Nacional de Noticias por los Derechos de la Infancia (Anni-Bolivia), Julia Velasco, afirma que, en la actualidad, los niños, niñas y adolescentes se hallan en estado de indefensión. “Éstos viven lamentablemente en situaciones de alta vulnerabilidad en nuestro país y así lo establecen los estudios que se han hecho en los últimos años en Bolivia”.

La preocupación por la protección y defensa de los menores de edad forma parte de una cruzada mundial. Por ejemplo, en el marco legal, la Organización de Naciones Unidas impulsó en 1979  la Convención sobre los Derechos del Niño. Esta norma indica que los niños y niñas son sujetos plenos de derechos y que los estados deben cambiar su forma de ver y actuar en relación con la infancia y adolescencia.

El 27 de octubre de 1999 (exactamente dos meses después del fallecimiento de Patricia Flores), en Bolivia se promulgó la Ley 2026, Ley del Código Niño, Niña y Adolescente. La normativa “establece y regula el régimen de prevención, protección y atención integral que el Estado y la sociedad deben garantizar a todo niño, niña o adolescente con el fin de asegurarles un desarrollo físico, mental, moral, espiritual, emocional y social en condiciones de libertad, respeto, dignidad, equidad y justicia”.

Pero la violencia no tiene freno. En el último lustro, según el Reporte Estadístico Violencia Contra las Mujeres Datos Quinquenales 2007-2011, del Centro de Información y Desarrollo de la Mujer (Cidem), se han registrado 100.862 denuncias de maltratos físico y/o psicológico a niños, niñas y adolescentes, de entre 0 y 17 años.

El Cidem elaboró estadísticas exclusivas para Informe La Razón, en base a datos ingresados a instituciones que trabajan bajo el mandato de la Ley 2026, en ciudades capitales, más El Alto. Éstos revelan que en 2011 se presentaron 7.466 casos de maltratos psicológicos a menores, y 2.733 físicos; en total, 10.199.

Más todavía, el mismo año ocurrieron 684 hechos de violencia que derivaron en procesos penales (más datos en la infografía): por embarazo producto de violación (12), tentativa de violación (2), violación (373, o sea, poco más de una por día), abuso deshonesto (292) y asesinato (5).

VULNERABILIDAD. A Velasco le preocupa la vulnerabilidad de los menores en el entorno familiar. “La familia es el lugar donde el niño, la niña el adolescente son agredidos físicamente y psicológicamente, cuando éste es un espacio que se supone debe ser de seguridad. Éste es el sitio donde hay más agresión”. No obstante, no es el único punto de riesgo.

Según la organización no gubernamental Voces Vitales, la escuela es otro lugar peligroso para los menores. Su directora, Karen Flores, cuenta que en el trabajo de campo se descubrió un caso ejemplificador sobre la indefensión de los niños ante los abusos y delitos de algunos maestros. “Fue en 2009, cuando una pequeña de 11 años fue violada por el profesor de Matemáticas y la madre se animó a denunciarlo. Primero, la niña pasó el suplicio del interrogatorio forense, después realizamos la evaluación psicológica”. Pero no llegó castigo para el acusado. Ante ello, Flores denuncia que en el Servicio Departamental de Educación (Seduca) de La Paz existe una lógica prebendal y corrupta que impide sancionar a profesores culpables.

El jefe de esta oficina, Basilio Pérez, señala que se han presentado “algunos” casos de agresiones psicológicas y físicas contra los alumnos. “Investigamos si es evidente que haya ocurrido tal hecho. La denuncia llega a la Dirección Distrital, y si ésta no asume su rol entonces nosotros intervenimos”. Sobre casos de abuso deshonesto contra estudiantes, el director subraya que hubo denuncias por toqueteos, “pero que no son algo comprobables”.

Y la situación de los menores sigue preocupando a las autoridades. Así, este 2012 se denominó el Año de la No violencia Contra Niños, Niñas y Adolescentes. Es más, hay un proyecto de Ley de Seguridad Ciudadana del Gobierno que endurece la pena contra los violadores, más aún si la víctima es un infante. El asunto está en manos de la Asamblea Legislativa, como sucedió hace 13 años, tras la muerte de Patricia Flores.

Relatos de abusos en las escuelas

  • “Antes, a las escuelas rurales se iban solos los maestros, se iban solteros en busca de mujer. Por la relocalización ha ocurrido el éxodo de profesores en cantidades, se venían y se casaban con niñas del colegio, también como mecanismo de inserción en la sociedad cruceña, además el profesor era un buen partido, con sueldo fijo...” (Defensoría de la Niñez y Adolescencia de Montero, en Santa Cruz). 
  • “No siempre son los docentes, a veces hay alumnos, hay chicos maleados. A los changuitos que entran a primero de secundaria, los de cuarto los llevan al baño: “¡bájese carajo, su calzoncillo! (les ordenan), ¡sáquense cuatro pendejos para la almohadilla de la profesora!... los violan en los baños.” (Técnico del Seduca de Tarija).
  • “Tuve un problema con un profesor. Justamente con mi hijita, cuando estaba en primero medio, él le estaba acosando. No han hecho nada los de la dirección... el director dijo que tienen que encarar (someterlos a un careo), entonces mi hija entró y le dijo en su cara al profesor, pero el profesor seguía negando, dijo que no. Entonces el director parece que hizo más caso a su profesor que a mi hija”. (Madre de Ivirgarzama, Cochabamba).
  • “Hemos conversado con el director pero ha tratado de camuflarlo (al profesor), diciendo que solamente habían tomado refresco (con sus alumnas). Ahora ese profesor sigue trabajando. Hay un encubrimiento increíble de los profesores”. (Directora de la Brigada de Protección a la Familia de Ivirgarzama, Cochabamba).
  • “Yo quiero decirle con toda honestidad, posiblemente yo me equivoque, pero yo dudo que esto se aclare, yo creo que no va a haber sanción, y si hay sanción va a ser para la niña porque se atrevió a denunciar el caso... yo creo que están fallando... a veces se esconden los padres de familia y entonces se aburren las autoridades que atienden este caso, no hacen un seguimiento, les dan citación y si no vienen mejor.” (Director de escuela en Montero, Santa Cruz)

Rompiendo Silencios, una aproximación a la violencia sexual y al maltrato infantil en Bolivia. Octubre de 2005.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia