informe

‘Por unos minutos, los ríos paceños se tragaron a la ciudad y a su gente’

Juan del GranadoEn la sala de su casa donde nos recibe, y cuya principal iluminación es una claraboya, el exalcalde de La Paz recuerda cómo la granizada del 19 de febrero de 2002 marcó su vida. La exautoridad municipal, quien ejerció como Alcalde por 10 años continuos, señala que el fenómeno natural que castigó a la ciudad de La Paz tuvo los saldos fatales porque estaba desprevenida. Para Del Granado, el 19 de febrero debería estar siempre en la mente de todos los paceños.

Memoria. El exalcalde Juan del Granado revive en la sala de su casa el trágico episodio de 2002.

Memoria. El exalcalde Juan del Granado revive en la sala de su casa el trágico episodio de 2002. Foto: Pedro Laguna

La Razón / Guadalupe Tapia / La Paz

14:25 / 17 de febrero de 2012

— ¿Dónde estaba el alcalde Juan del Granado cuando ocurrió la granizada de 2002?

— Estaba en este ambiente (sala) de mi domicilio. A las 14.30, algo extraño sucedió. Esta claraboya (ventana del techo) se oscureció  y comenzaron a caer una gotas de lluvia intensa que devino en una granizada impresionante. Intenté comunicarme con el Retén de Emergencias para saber lo que pasaba, pero la comunicación estaba cortada. Capté algunas radios y todas daban cuenta de un fenómeno extraordinario y meteorológicamente peligroso. Entonces, apelando a mi instinto, atiné a llamar a la radio Fides para hacer una especie de llamado público a la calma, a paralizar las actividades, a resguardar a las personas y tomar recaudos.

— ¿Qué hizo después?

— Me fui al trote al Retén de Emergencias, porque el tránsito había colapsado. Desde que comencé mi recorrido pude conocer una treintena de casos como derrumbes, inundaciones, sifonamientos; se estaba dando auxilio a la gente afectada, fue una madrugada interminable.

 Sin embargo, cerca de las 04.00 del miércoles, cuando retorné a mi casa para cambiarme, y vi el informe de CNN fue cuando reconocí la dimensión de la tragedia. Eran imágenes del desborde impresionante de los ríos y del colapso integral de la ciudad, específicamente en el Centro y el desemboque mortífero que tuvo el agua en la zona Sur.

Cuando vi las imágenes me sobrecogí profundamente, me invadió un sentimiento de congoja, tristeza e impotencia. Sólo atiné a rezar un momento y le pedí a Dios que me dé fuerza.

— ¿Cómo estaba la ciudad en ese entonces?

— Asumimos la primera gestión el 7 de febrero del año 2001. Nos habíamos planteado sanear la administración edil en los ejes ético-moral, financiero e institucional, lo que nos permitió afrontar mínimamente la granizada.

 La Alcaldía tenía una deuda de $us 140 millones y un presupuesto de apenas Bs 80 millones, 40% iba a sueldos, el otro 40% se destinaba al pago de la deuda y 20% se quedaba para la ciudad, por lo que no hubo ninguna inversión para la urbe y menos para la prevención de riesgos.

Pero además por las características geográficas, morfológicas, hidrológicas, antrópicas (acción del hombre y falta de cultura ciudadana) de la urbe hicieron que el fenómeno de la granizada actuara sobre una ciudad inerme.   

— ¿Qué  fue lo más relevante del evento para usted?

— Las cifras: 74 muertos, 14 desaparecidos, más de 350 viviendas colapsadas, centenares de personas heridas, 200 negocios destruidos, daños mayores a los $us 10 millones en la infraestructura pública como escuelas, vías, hospitales. Esta relación cuantitativa dio cuenta de una realidad estructural que no la habíamos percibido. La granizada puso en duda que La Paz fuera un lugar donde se pueda vivir.

— Cambió algo ahora...

— Se orientó mejor las inversiones en gestión de riesgos y cambió la estructura municipal, que ahora no se limita a tener un Retén de Emergencias.

En 2004, La Paz ganó el  premio Sasakawa a la mejor gestión de riesgo, otorgado por la Organización de Naciones Unidas.  También fuimos cabeza del programa de la ONU en América Latina en prevención de riesgos y actualmente tenemos las mejores condiciones técnicas y tecnológicas para afrontar las eventualidades, aunque no desaparece el riesgo.

— ¿Qué riesgos hay todavía?

— Luego de la granizada, las amenazas hidráulicas han sido prevenidas con las obras, aunque hay mucho por hacer. Lo que sí son una amenaza son los deslizamientos como el ocurrido el año pasado (se refiere al megadeslizamiento de parte de la ladera este de la ciudad).  Pero ese evento, por ejemplo, no tuvo ni un muerto, es que hay gestión de riesgos.

—¿Qué lección personal  le dejó la tragedia del 19 de febrero de 2002?

—Todo el evento es imborrable para mí y quisiera que fuera imborrable para los paceños. Los  fenómenos naturales y la falta de previsión del Gobierno Municipal de La Paz hicieron que por unos minutos los ríos se traguen a la ciudad y a su gente.  Mantengamos esas imágenes en nuestras pupilas porque eso no tiene que volver a producirse. La Paz es una ciudad que ha vuelto a renacer y así debemos mantenerla.

Perfil:

Recorrido del exalcalde paceño

Nombre:Juan del Granado Cossío

Nació:26-03-1953

Profesión:Abogado

Cargo:Secretario Político Permanente del MSM

Juan del Granado nació en Cochabamba. A los 17 años se trasladó a la ciudad de La Paz para estudiar Derecho en la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) y se tituló como abogado. Fue parlamentario durante seis años, presidente de la comisión de Derechos Humanos del Parlamento, abogado y asesor de la Central Obrera Boliviana (COB), universidades y víctimas de la dictadura de Luis García Meza, además de parte acusadora en el juicio contra el dictador  que terminó con una condena de 30 años. Fundó el Movimiento Bolivia Libre y posteriormente el Movimiento Sin Miedo, con el cual ganó las elecciones municipales de La Paz  y permaneció 10 años como Alcalde de la urbe.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia