informe

El ‘negocio’ de las recetas médicas

Un informe realizado por la Unidad de Medicamentos y Tecnología en Salud del Ministerio de Salud y Deportes devela que un producto de marca es en promedio hasta 21 veces más caro en las ciudades de La Paz, El Alto, Cochabamba y Santa Cruz; además, indica que los pacientes que más pueden ahorrar con medicinas genéricas son los que padecen enfermedades como la hipertensión, las infecciones respiratorias agudas, la gonorrea, la artritis, la depresión, el asma, la úlcera péptica y la diabetes.

La Razón

00:00 / 14 de enero de 2013

Las recetas médicas son objeto de “negocios” tras bambalinas. El reportaje publicado el 9 de abril del año pasado revela que galenos de centros de salud públicos y, sobre todo, de consultorios privados, prescriben a sus pacientes medicamentos caros o de marca, cuando existen otros baratos o genéricos que cuentan con la misma composición química y que brindan similares efectos.

Autoridades y doctores apuntan a visitadores médicos de compañías farmacéuticas como el primer eslabón de la cadena, ya que se encargan de promocionar las medicinas y de persuadir a los médicos para que las empleen, a cambio de “regalos” e incentivos: auspicios para seminarios, talleres, cursos, costeo de viajes personales y familiares, y bolígrafos, libros, agendas, ropa, electrodomésticos. A más prescripciones, más premios y puntos. Precios. Un informe realizado por la Unidad de Medicamentos y Tecnología en Salud del Ministerio de Salud y Deportes devela que un producto de marca es en promedio hasta 21 veces más caro en las ciudades de La Paz, El Alto, Cochabamba y Santa Cruz; además, indica que los pacientes que más pueden ahorrar con medicinas genéricas son los que padecen enfermedades como la hipertensión, las infecciones respiratorias agudas, la gonorrea, la artritis, la depresión, el asma, la úlcera péptica y la diabetes.

Paralelamente, hay laboratorios, distribuidoras y/o importadoras de medicamentos que fiscalizan los logros de sus visitadores médicos, enviando a éstos a revisar las prescripciones en los historiales clínicos de las oficinas de los galenos que aspiran a “obsequios”. Incluso los sistemas computarizados que manejan auxiliares en cadenas de farmacias y boticas recopilan los nombres de los médicos y sus medicinas recomendadas; listas que luego son enviadas a las empresas para que premien a los profesionales más fieles.

Las farmacias tampoco cumplen con su deber para hacer de filtros ante las recetas “dirigidas”, o por lo menos ofrecer a los pacientes otras opciones más baratas. Hay dos razones para esto: el “nomeimportismo” de los propietarios o que estos centros no son administrados por farmacéuticos, tal como dicta la Ley del Medicamento. El panorama se complica más porque los regentes de estos lugares igualmente prescriben remedios, generalmente de marca. Y un estudio de la Asociación de Profesionales Farmacéuticos de La Paz señala que un 70% de las personas que buscan fármacos en las zonas Central y Sur, se automedica.

Otra investigación del Ministerio de Salud establece que las infecciones (42%) son la principal causa de muertes en hospitales de las capitales departamentales del territorio nacional: las infecciones agudas de las vías respiratorias superiores (23%), las intestinales (12%) y las agudas de las vías respiratorias inferiores (6%). Las otras siete enfermedades de la lista son las dorsopatías, con 10% de incidencia; las afecciones en el sistema urinario, con 9%; las dolencias en el esófago, el estómago y el duodeno, con 9%; las artropatías, con 8%; la diabetes mellitus, con 8%; los trastornos de la vesícula biliar, las vías biliares y el páncreas, con 8%, y las malformaciones y deformidades congénitas del sistema osteomuscular, con 6%.

Las limitaciones de recursos humanos y legales para la fiscalización de los problemas anteriormente descritos fueron asumidas por autoridades gubernamentales y de instituciones relacionadas con el tema. Tanto así que el ministro de Salud, Juan Carlos Calvimontes, comentó que sólo queda recurrir a la ética de los médicos para que prescriban medicinas genéricas y dejen de lado sus ansias de lucro y de dádivas otorgadas por compañías farmacéuticas.

Este reportaje recibió una mención honrosa en la entrega del Premio Nacional de Periodismo del año pasado, entregado por la Asociación de Periodistas de La Paz y la Asociación de Periodistas de Bolivia.

Todavía no existe fiscalización

Una de las principales razones para que médicos prescriban medicinas caras o de marca, es que la mayoría de los pacientes no sabe de que puede exigir medicamentos genéricos o más baratos. Cuando se realizó este reportaje, autoridades plantearon campañas para lidiar con este problema; no obstante, hasta ahora no hay resultados sobre el tema.

Una encuesta hecha a dos decenas de pacientes que salían de farmacias de la zona Central de La Paz, mostró que 13 tenían recetas con fármacos de marca y que éstos, aparte, no conocían que habían otros remedios más económicos.

Al respecto, el viceministro de Salud, Martín Maturano, comentó que, a pesar de no haberse enterado de la publicación, es obligación del Ministerio de Salud tomar acciones. “Podríamos empezar a planificar inspecciones, no solamente en el tema de la prescripción de medicamentos, sino en las condiciones de almacenamiento, disposición y dispensación en todas las farmacias del país”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia