informe

Casi 130 mil personas estudian carreras técnicas en Bolivia

Estudio revela que 75% de los técnicos medio y superior gana menos de Bs 2.000

La Razón

00:00 / 28 de enero de 2013

Las universidades públicas y privadas concentran aproximadamente medio millón de alumnos en el territorio nacional, mientras que los institutos técnicos y tecnológicos fiscales, de convenio y particulares tienen casi 130 mil estudiantes en sus aulas. Para empezar a equilibrar estos números, el Ministerio de Educación apostará desde este año a incentivar la inscripción en carreras técnicas y que los egresados aspiren incluso a licenciaturas. 

El II Encuentro Pedagógico organizado en diciembre de 2012, en la ciudad de La Paz, ya lanzó un planteamiento sobre el tema: que las universidades otorguen a los titulados en ramas técnicas la posibilidad de continuar su capacitación por otros dos años para acceder a la licenciatura, con la convalidación de materias; propuesta que cuenta con el apoyo del Gobierno y es analizada por la Asociación Nacional de Institutos, Academias y Escuelas de Profesionalización.

De acuerdo con los datos remitidos a Informe La Razón por el Ministerio de Educación, hay 71.181 alumnos en los institutos privados y unos 58 mil en los públicos y de convenio; ambas cifras hacen un total de 129.171. No obstante, la repartición gubernamental solamente cuenta con un desagregado del primer guarismo, que contempla los siguientes datos: 17.456 estudiantes están en el departamento de La Paz, 17.412 en Cochabamba, 16.339 en Santa Cruz, 5.974 en Beni, 4.702 en Oruro, 3.481 en Chuquisaca, 2.971 en Tarija, 2.168 en Potosí y 678 en Pando.

El mercado laboral y los ingresos económicos son dos razones para que los jóvenes opten por la universidad. Un botón de muestra para asegurar ello es el Estudio de Mercado Laboral en Bolivia que presentó en 2011 la Fundación para la Producción (Fundapro) que para obtener sus resultados encuestó a 2.894 establecimientos e instituciones del sector privado y de la administración pública y 3.309 profesionales y técnicos superiores.

El informe revela que de 170 mil egresados y titulados de las universidades del país, el mercado absorbe solamente a 80 mil (43%), mientras que los 90 mil restantes (57%) quedan desempleados, subempleados o creando negocios propios por necesidad más que por oportunidad, lo que alienta la informalidad, analiza Mario Galleguillos, director de Fundapro.

No hay información sobre los alumnos que salen de los institutos técnicos y tecnológicos, empero, el viceministro de Educación Superior, Benecio Quispe, sentencia que las estadísticas sobre su inserción en puestos laborales no deben ser “muy halagadoras, porque se prefiere a los que están formados en universidades”.

A mayor calificación de los titulados, mayor retorno económico, según Fundapro. El 75% de los técnicos medio y superior perciben salarios menores a Bs 2.000; a nivel licenciatura los guarismos son más heterogéneos: 42% de profesionales con especialidad o diplomado tiene una remuneración de entre Bs 2.000 y Bs 4.000 y 33%, de entre Bs 4.000 y Bs 7.000; mientras que 31% de los que poseen maestría o doctorado, ganan entre Bs 7.000 y Bs 15.000.

En cuanto a la oferta y la demanda laborales de profesionales, el estudio determina que hay casi un equilibrio entre las dos variables para los administradores de empresas y enfermeras, pero un exceso de oferta de abogados, auditores, ingenieros de sistemas y comerciales, odontólogos, arquitectos, comunicadores sociales, bioquímicos y farmacéuticos, psicólogos, informáticos, ingenieros industriales y electrónicos. Aparte, el mercado requiere de más médicos generales, ingenieros civiles, economistas e ingenieros agrónomos (revisar la infografía).

En el campo de los institutos técnicos y tecnológicos, el informe de Fundapro devela una sobreoferta en técnicos contadores, civiles o constructores, agrónomos, laboratoristas, agroindustriales, fisioterapeutas, químicos, técnicos en mecánica automotriz, en enfermería y operadores de cámara, televisión y radio. Asimismo, hay un equilibrio entre oferta y demanda en la carrera de técnico en turismo y hotelería, y más demanda de técnicos electricistas, mecánicos, electrónicos, mecánico-industriales y en análisis de sistemas.

Secundarización. Una de las recomendaciones del documento de Fundapro apunta a que “el déficit de técnicos y la baja oferta de carreras a nivel técnico, que se refleja en una matrícula que no sobrepasa el 8% en las universidades, debe llevar a la reflexión de generar mayor oferta y diseñar estrategias que atraigan a los bachilleres hacia estas opciones”.

Paralelamente, el viceministro Quispe maneja que existe una concepción errada de “secundarización” entre los estudiantes cuando ingresan a los centros de formación técnica. “Se los concibió como una ampliación de estudio o como un oficio, no se los tomó en su verdadera dimensión, por eso queremos jerarquizarlos, hay que hacerlos más atractivos. ¿Cómo lo haremos?, pues cualificándolos”, anticipa.

Para paliar la falta de trabajo, hay institutos estatales que apuestan por convenios con entidades públicas para que sus alumnos realicen pasantías y tengan así la opción de conseguir un trabajo.

El Instituto Comercial Superior de la Nación Teniente Armando Palacios (Incos) de La Paz envía a sus estudiantes que cursan el tercer año a la Aduana Nacional y al Servicio de Impuestos Internos; mientras que el Instituto Técnico Comercial tiene pactos con las mismas instituciones, más Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos, Correos de Bolivia y los ministerios de Economía y de Trabajo.

Los institutos técnicos privados se caracterizan por titular a pequeños emprendedores. Por ejemplo, el director del Centro de Estudios Técnicos Acelerados Loretto, Gabriel Careaga, informa que “muchos se vuelven microempresarios en pastelería o abren un salón de belleza”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia