informe

‘No puede haber pueblos en zonas de riesgo’

El viceministro de Defensa Civil, Óscar Cabrera, sólo conoce el pedido de reubicación del pueblo de los uru-chipayas, en el departamento de Oruro. Explica que solamente en casos extremos se puede realizar el traslado de una comunidad.

Óscar Cabrera, viceministro de Defensa Civil.

Óscar Cabrera, viceministro de Defensa Civil.

La Razón / Erick ortega

00:00 / 27 de agosto de 2012

— ¿Hay alguna normativa que obligue a conformar las unidades de Gestión de Riesgos y sistemas de Alerta Temprana?

— Sí existe. Es la Ley 2140 (para la Reducción de Riesgos y Atención de Desastres, de 2000). No todos los municipios poseen sus unidades de Gestión de Riesgos, esto lo priorizan aquellos que tienen desastres naturales recurrentes. En función a éstos, cada alcaldía prioriza si es necesaria la creación de esta unidad; en todo caso, la normativa les permite hacerlo. Con esta ley, los municipios pueden crear su unidad funcional del Gobierno Municipal para la atención de los desastres.

— ¿Cómo monitorea el viceministerio  los desastres en el país?

— Tenemos una oficina cuya función es recolectar la información sobre desastres, la cual primero se debe procesar e interpretar. Estamos fortaleciendo el Observatorio Nacional de Desastres; se trata de apoyo para recolectar, procesar e interpretar la información sobre desastres. Actualmente también hay una Unidad de Alerta Temprana dependiente de la Dirección General de Emergencias, es una entidad que siempre ha existido; pero, además, esta unidad va a tener otra instancia que va a dedicarse exclusivamente a brindar una información al detalle de un determinado desastre.

— ¿Qué tan inmediata es la ayuda que se brinda a los pueblos afectados?

— Todo depende de la magnitud del desastre. Si esto tiene que ver con salvar vidas, la colaboración se otorga en horas y se movilizan todos los medios necesarios para llegar al lugar. En los nueve departamentos tenemos oficinas y en cada una hay un responsable de alerta temprana. Aparte, hay oficinas regionales en Camiri (Santa Cruz), Chapare (Cochabamba), Riberalta (Beni). Nos movilizamos rápidamente para llegar inmediatamente a brindar auxilio.

— ¿Qué debe hacer un poblado ante un colapso de esta naturaleza?

— Lo primero que tiene que hacer es reportar la información a las instancias superiores en los niveles nacional y departamental, es decir, debe acudir a la Gobernación y simultáneamente al Gobierno. El municipio es lo primero y a través de su Unidad de Gestión de Riesgo y de su Sistema de Alerta Temprana, debe saber cómo se va a movilizar. O sea, un primer reporte tiene que ser municipal, para evaluar los daños, y dependiendo de la situación del desastre, nos movilizamos simultáneamente con el municipio y la Gobernación, pero también está presente el Gobierno.

— ¿Supo de los casos de los poblados de Cinto y Villa Huancané?

— La verdad, en el corto tiempo que estoy acá (desde 2011), no tengo conocimiento de estos casos y lo que sí puedo decir es que nuestro trabajo está abocado a dos aspectos importantes. Uno es la atención al desastre y la ayuda humanitaria, damos una respuesta oportuna a las personas que han sufrido o sufren emergencias. El otro punto está relacionado con el  trabajo en la reducción del riesgo, que significa tomar acciones y medidas de prevención. Entonces, nosotros nos abocamos a realizar ese trabajo de reducir el riesgo, en la prevención. Somos de la opinión de que no pueden existir asentamientos en lugares de riesgo. Somos una entidad que debe velar que ese trabajo de la reducción de riesgo se pueda encaminar a través de políticas públicas que deben aplicar los municipios. En esa dirección se desenvuelve Defensa Civil.

— En Villa Huancané, medio pueblo está prácticamente partido y en Cinto existe el antecedente de que la mazamorra se llevó a otras comunidades, ¿qué hará el Viceministerio de Defensa Civil?

— Tenemos que ver la reconstrucción de estos pueblos, qué medidas de prevención o acciones se podrían hacer de manera conjunta. Nosotros, después del desastre, financiamos planes de rehabilitación, de reconstrucción, canalizamos recursos donde la Alcaldía y la Gobernación ponen su contraparte. En casos como los que me explica se deben tomar acciones, se debe tener un estudio y hacer una valoración de las zonas de riesgo para que inmediatamente se tome la previsión de traslado o ver si se puede controlar el problema.

— ¿Existe la posibilidad del traslado?

— Claro que se puede considerar el traslado, pero no es la regla general. Primero se debe hacer una evaluación y, en función de eso, definir si vale o no la pena. Se debe considerar si está en peligro la vida de las personas, entonces inmediatamente se dispone el traslado de la población. Pero eso es en función a un informe técnico que dirá si se debe desalojar el lugar.

— ¿El viceministerio sólo conoce el pedido de traslado del municipio chipaya?

— Sí, es el único caso y está de por medio un conflicto de límites. Los viceministerios de Cuencas, Planificación y Autonomías deben establecer si el traslado es procedente. Es un caso excepcional a pedido de las familias chipayas damnificadas. Hace dos meses que se discute esto y no conozco en qué se ha quedado. Aparte, en caso de reubicación de barrios, el viceministerio va a exigir que éstos no se consoliden en lugares peligrosos. Siempre vamos a velar que no se construyan en lugares de riesgo o vulnerables. Nuestra tarea es difundir las políticas de prevención.

Perfil

Nombre: Óscar Cabrera Coca

Profesión: Abogado. Estudió en la Universidad Católica de Cochabamba.

Cargo: Viceministro de Defensa Civil.

Datos

Fue alcalde de Independencia en Cochabamba.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia