informe

68 reos asesinados en 13 años

El conteo pertenece a Tomás Molina, exdirector de Régimen Penitenciario, y la revisión de páginas electrónicas de diarios hecha por Informe La Razón

La Razón

00:00 / 20 de mayo de 2013

La madrugada del viernes 27    de julio de 2012, el cuerpo de Franz Reynaldo Gonzales Gonzales, alias Vinchita, fue hallado sin vida tras recibir 115 puñaladas en el sector de aislamiento del penal de máxima seguridad de Chonchocoro, a aproximadamente 30 kilómetros de la ciudad de La Paz. El preso purgaba una condena de 30 años por el asesinato de Jessica Borda, hija de un diplomático estadounidense en Santa Cruz, en 2003. Dos internos fueron acusados por el crimen; sin embargo, el principal sospechoso del homicidio de Vinchita falleció, posteriormente, por intoxicación de drogas, una muestra de que el tráfico de estupefacientes también campea en esa prisión.

No hay estadísticas oficiales de los últimos dos años sobre defunciones de privados de libertad en las cárceles del territorio nacional. La Dirección General de Régimen Penitenciario, al mando de Ramiro Llanos, informa que aún se procesan los datos. No obstante, Tomás Molina, exdirector de esta dependencia del Ministerio de Gobierno, tiene un reporte de la primera década de este siglo que revela que ocurrieron al menos 61 muertes violentas en los reclusorios. La nómina determina que hubo tres decesos en 2000, una docena en 2001, tres en 2002, ocho en 2003, cinco en 2004, seis en 2005, ocho en 2006, cinco en 2007, seis en 2008, cinco en 2009 y otros seis en 2010.

Una revisión de páginas electrónicas de periódicos realizada por Informe La Razón plantea que en los últimos tres años se presentaron, por lo menos, otros siete asesinatos. Por ejemplo, en 2011 se reportó sólo uno: Sabino Paredes Condori, violador que fue ajusticiado por sus compañeros en la prisión de Palmasola, en Santa Cruz, después de que se le halló fotos y filmaciones de menores que habitaban con sus padres en este centro.

En 2012 ocurrieron los casos del Vinchita y de su supuesto ejecutor en Chonchocoro —aunque este último murió por intoxicación—, donde hasta 2010 se presentaron 19 decesos, dos por causas naturales, según una publicación de Los Tiempos que refleja la denuncia de los privados de libertad de esa penitenciaría paceña. Asimismo, ese año se informó que una turba de la localidad cruceña de San Julián sacó de la carceleta y asesinó a Sixto González, sospechoso del homicidio de un habitante del pueblo vecino de San Ramón. Aparte, Virginia Mamani fue apuñalada por su cónyuge Richard Mamani en el reclusorio paceño de San Pedro, donde vivían con sus tres hijos.

Y en el penal de Morros Blancos, en Tarija, falleció Jorge Panozo, quien anteriormente fue involucrado en el ataque a un prisionero. Pero, ¿y qué sucedió en 2013 sobre este tema? Hubo al menos dos defunciones violentas, siempre según el recuento de este medio. El primer hecho aconteció el 14 de febrero en la prisión de Villa Busch, en Pando, cuando el brasileño Alexander Becerra Montenegro fue abatido durante una reyerta entre reos bolivianos y de su país, tras haber consumido bebidas alcohólicas. Mientras el 28 del mismo mes fue acuchillado el recluso argentino Sergio Martínez Espíndola, alias El Pelado, en Morros Blancos, en la disputa de grupos delincuenciales por el control de este recinto carcelario.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia