informe

El rostro ‘salado’ de la piratería boliviana está en Argentina

Algo similar ocurre con las bebidas alcohólicas. La Intendencia Municipal de la urbe de La Paz tiene almacenes repletos de productos que son imitaciones de originales.

La Razón

00:00 / 14 de enero de 2013

La piratería priva al Estado boliviano de millones de dólares al año. Este negocio ilícito fue en aumento durante el último tiempo, como lo demuestran dos números de Informe La Razón. El primero salió publicado el 12 de marzo y el segundo, el 23 de abril.En la edición de marzo se hizo un recuento de la piratería de DVD y se puso al descubierto cómo funcionaban  los clanes que operaban en las ciudades de La Paz y El Alto. Los falsificadores de películas armaron una red con la capacidad para duplicar películas exitosas, incluso horas después del estreno.Argentina. Algo similar ocurre con las bebidas alcohólicas. La Intendencia Municipal de la urbe de La Paz tiene almacenes repletos de productos que son imitaciones de originales. Se halló, por ejemplo, la venta de un trago Guadalquivir que dejó de fabricarse hace años.

En la ciudad alteña se develó la comercialización de cervezas “truchas” y baratas. Así, una botella personal podía costar menos de la mitad de su precio original. Es más, tanto en La Paz como en El Alto las autoridades ediles clausuraron destilerías que fabricaban bebidas con marcas falsas.

El mercado negro igualmente prolifera en las calles. Se descubrió que se colocaron sellos adulterados a aparatos electrónicos. Estos adhesivos (en sticker o metal) tienen un precio que oscila entre Bs 2 y Bs 2,50.

Pero la práctica “pirata” no se queda ahí. Al menos otros 30 productos han sido falsificados. La Intendencia paceña decomisó aceites, espumas carnavaleras, lápices de color, perfumes, pintura para cabello y un largo etcétera de artículos observados.

La investigación periodística continuó y, a comienzos de abril, se encontró otras vetas del ilícito. Es que el negocio de la piratería también salió de las fronteras.

Los textileros bolivianos tienen un trabajo con alta demanda y la calidad de sus prendas les abrió un nuevo mercado informal en la capital argentina, Buenos Aires: La Salada. El sitio abre sus puertas al público los lunes, jueves y domingo. Se presume que en cada jornada hay unos 300 mil visitantes y el comercio mueve aproximadamente 10 millones de dólares cada semana.

Informe La Razón llegó a este lugar que nació entre 1991 y 1992, cuando un grupo de 36 bolivianos decidió vender ropas en las calles de Lomas de Zamora; colocaron aguayos en el piso e iniciaron la aventura. En la actualidad, la mayor parte de los comerciantes son compatriotas; sin embargo, también hay vendedores argentinos, peruanos y de otras nacionalidades.

Otro de los ejes que trabajó este suplemento es de los programas de computación ilegales. El Estudio Sobre Piratería de Software Global de la Business Software Alliance revela que ocho de cada diez programas informáticos utilizados en el país provienen del mercado negro. Paralelamente, hay mafias involucradas que operan en las ciudades.

Algo similar sucede con la piratería en la industria discográfica. Se estima que los discos “truchos” dominan el 99% del mercado nacional. En las últimas dos décadas este delito determinó el cierre de importadoras y emporios fonográficos, que han visto caer sus ventas a niveles alarmantes.

Asimismo, se hizo un repaso al mercado clandestino de libros. ¿La conclusión? La Cámara Departamental del Libro ha perdido la batalla con los piratas que ofertan sus productos a menos de la mitad del precio de los textos originales, quienes ya no viajan hasta Perú para acceder a su mercancía.

El intendente de la Alcaldía paceña, Mauricio Ruiz, dijo que se hace un control diario para evitar la proliferación de productos truchos; pero, advirtió que miles de gremiales perderían sus trabajos sin la piratería.

La Alcaldía intensifica operativos

El mercado La Salada continúa operando en la capital argentina: Buenos Aires.  La publicación de Informe La Razón sobre este sitio comercial dominado por comerciantes bolivianos fue difundida en el extranjero por la revista Courrier International, en su número 1.125.

La lucha contra la piratería continúa, a pesar de las limitaciones de recursos económicos y humanos en la ciudad de La Paz. El intendente Mauricio Ruiz cuenta que las redadas son constantes.

En cuanto a materiales audiovisuales, los guardias ediles se incautaron de 216 discos compactos que contenían programas de computación falsificados; ello ocurrió entre julio y diciembre del año pasado. En este mismo periodo, se decomisó 14.554 botellas de bebidas alcohólicas adulteradas que contravenían las normas.

Eso no fue todo, antes de las festividades para despedir 2012, la institución municipal impulsó más operativos y clausuró un laboratorio de bebidas falsificadas que se distribuían en puestos de venta callejeros y tiendas de la ciudad de La Paz.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia