informe

Hay 40 testigos, nuevos peritos y tres hipótesis para el proceso

La abogada de la familia de la víctima señala como claves a las declaraciones de uno de los hijos de la exdirectora de la escuela Vicenta Juaristi Eguino y dos exalumnas

Una de las primeras amenazas anónimas contra la familia de Patricia Flores.

Una de las primeras amenazas anónimas contra la familia de Patricia Flores.

La Razón

00:00 / 21 de mayo de 2012

Los afectados por la muerte de Patricia Flores aún escarban el pasado en busca de nuevos elementos para saber qué pasó realmente con ella entre las 08.00 del viernes 27 y las 23.30 del martes 31 de agosto de 1999.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos se interesó por el caso gracias a una gestión de la abogada Paola Barriga, de la Fundación de Defensa y Restitución de Derechos Humanos. Por eso, una comisión de peritos llegará mañana desde Colombia para hacer la necropsia del cadáver y levantar flamantes pericias científicas.

Una comisión de fiscales también tiene entre sus manos la reanudación de las investigaciones que apuntan a engrosar los expedientes del proceso que fue anulado hasta su vicio más antiguo, la recolección de pruebas. En esta nueva etapa, 40 testigos brindarán declaraciones y algunos lo harán por primera vez. Además, los abogados apuntan a alimentar tres hipótesis.

Primera. Más de una década atrás, Vladimir Sosa, exabogado del acusado Reynaldo Flores, pidió que se convoque a un familiar de la directora de la escuela Vicenta Juaristi Eguino. “En su momento se ha pedido que preste declaración uno de sus hijos; lastimosamente no se pudo realizar el acto procesal debido a que se presume que éste había desaparecido una semana después de haberse cometido los hechos”.

La fiscal de Distrito, Betty Yañíquez, entonces jueza del proceso, recuerda que quiso interrogar a esta persona y escuchó rumores de que el potencial testigo estaba fuera del país. Se presume que él puede tener información importante porque frecuentaba el lugar; además, los abogados dicen que tenía problemas con drogas. En la nueva lista de testigos convocados por Barriga están los cuatro hijos de la exdirectora.

Segunda. ¿Patricia pudo estar viva hasta el lunes 30 de agosto de 1999? Dos niñas aseguraron que la vieron ese día en el mercado Uruguay de la avenida Buenos Aires y la plaza Pérez Velasco, entre las dos y las cuatro de la tarde. En aquella ocasión, las alumnas dieron sus declaraciones acompañadas de una asesora legal del otrora Organismo Nacional del Menor, Mujer y Familia (Onamfa).

Ellas ahora son jóvenes y pueden brindar datos que ratifiquen o desahucien sus versiones. En sus informes coincidieron al señalar la ropa que vestía la supuesta acompañante de Patricia, una adolescente de la que incluso se elaboró un identikit; aunque se contradijeron en cómo estaba ataviada la pequeña.

La defensa de la familia Flores Velásquez intenta hallarlas, aparte de otros amigos de curso —algunos de los cuales fueron contactos por Informe La Razón— para tener más referencias de lo sucedido aquellos cinco días de búsqueda.

Martha Velásquez, la madre de la víctima, también pretende interrogar a vendedoras de dulces que 13 años atrás le dijeron que la pequeña les compró dulces y pipocas; aunque afirma que ello “era imposible porque mi Pato nunca llevaba dinero”.

Tercera. El apellido Flores es un sinónimo común entre la familia paterna de Patricia y dos de los acusados (Reynaldo y José Luis) y no es una pista menor para los abogados de Odón Mendoza, Juan Carlos Garfías y Mabel Casanovas, que no descartan que detrás del asesinato y violación haya un ajuste de cuentas familiar. Algo que buscarán ahondar en el proceso.

No obstante, su apuesta mayor es la validación de las pruebas de ADN del FBI (Oficina Federal de Investigación de Estados Unidos), que exoneran de culpa a su cliente y apuntan a José Luis Flores, involucrado que para entonces estaba encerrado en la penitenciaría de Chonchocoro y del cual se tomaron las muestras para compararlas con las de la violación a otra menor.

Una tarea pendiente, y esto confirmará o negará la presencia de los peritos internacionales que inician su trabajo mañana, es la supuesta enfermedad de transmisión sexual hallada en el cadáver de Patricia Flores, que involucraría a Mendoza. A partir de todo esto se podría armar un nuevo capítulo de esta novela que dura 13 años.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia