La Gaceta Jurídica

Erradicar la violencia intrafamiliar y escolar

Un encuentro entre asambleístas, autoridades judiciales e intuiciones encargadas de velar por la niñez sirvió de marco para identificar las diversas formas de prevenir la violencia intrafamiliar y escolar, situación que se evidencia con mayor frecuencia en ciertas regiones del país, que suelen ser más pobladas y con mayores problemas sociales.

La instituciones en su compromiso para articular mecanismos contra la violencia.

La instituciones en su compromiso para articular mecanismos contra la violencia.

La Gaceta Jurídica / Raúl Morales Romero

00:00 / 07 de agosto de 2012

La directora nacional de la Asociación Cuna, Delsy Merino Vargas, informó que, con funda- mento en un estudio realizado en diversas unidades escolares de la ciudad de El Alto, donde se constató que siete de diez niños alguna vez han sufrido violencia intrafamiliar, se trazó un plan para potenciar políticas públicas de salud mental que prevengan la violencia escolar e intrafamiliar.

Según una cartilla de información de la asociación Cuna, las formas de violencia física con más frecuencia contra los escolares bolivianos se manifiestan con golpes, palos y la utilización de las manos. Esto, tal vez, en respuesta a la creciente conducta violenta de los adolescentes.DatosEl estudio realizado en los establecimientos de la ciudad de el Alto da cuenta que de cada diez niños siete han sufrido violencia escolar proporcionada por sus docentes y compañeros de aula, comprobando cifras casi totales, afirmó Merino.

Por ello la asociación Cuna, en colaboración con la Louvain Coorporation au Developpement, realizó un estudio base  sobre salud mental para la prevención de la Violencia Intrafamiliar y Escolar en las unidades educativas de los distritos 1, 4 y 6 de de la ciudad de El Alto y tomando como línea base a estudiantes entre los 10 y 19 años de edad.

Al mismo tiempo, se efectuaron preguntas relacionadas al acoso escolar, comúnmente denominado “Bullying”, hallando resultados preocupantes, afirmó la representante.  

Cerca de siete de cada 10 estudiantes han sufrido maltrato;  a cuatro de cada 10 los ignoran o no hacen caso; a uno de cada tres estudiantes se le esconde las cosas; cerca de uno de cuatro sufre robos de sus pertenencias y más de la mitad afirma que el principal motivo para que se moleste a los alumnos es su aspecto físico.AccionesSegún la directora de Cuna, ésta organización se ha comprometido a que en tres años se pueda demostrar un modelo de atención preventivo promocional en escuelas con la participación de niños y niñas, padres de familia, autoridades educativas y gubernamentales con espacios que pretendan influir políticas públicas.

La tarea de profundizar temas mediante una plataforma de observación en unidades educativas de la ciudad de El Alto tiene como objetivo conformar brigadas escolares y redes de prevención de la violencia para niños, niñas, adolescentes y padres de familia.

Medrino explica que las políticas públicas deberán ser normadas y reglamentadas para que estas prácticas no sigan en asenso. Sin embargo, se identifica no sólo la problemática de la violencia si no las causas.

Estos problemas estructurales en las familias son más frecuentes con el abandono y la falta de afecto que sientes los niños y niñas en sus familias.  “Niño que es agredido, niño que  termina agrediendo”.   

A las autoridades gubernamentales les corresponde tomar medidas preventivas para que no sigan creciendo estas estadísticas alarmantes, añadió.Casos comparativosSegún estudios en escuelas de América latina, las exposiciones prolongadas de violencia pueden provocar mayor predisposición a sufrir limitaciones sociales, emocionales y cognitivas, poniendo riesgo en la salud mental de cada individuo.

Estas consecuencias, según el consultor Sergio Pinheiro de la Organización de Naciones Unidas (onu), pueden derivar en el uso de sustancias adictivas, tener relaciones sexuales precoces y el consumo de tabaco. A estas incoativas labores se suman la Defensoría de la Niñez y Adolescencia, la Dirección de Atención Generacional, la Alcaldía de ciudad de El Alto, Ministerio de Justicia y Educación y  los Cedeges.  Violencia intrafamiliar Para la oportunidad, la panelista Sandra Aliaga presentó el tema de “Violencia en las escuelas (Bullying) y prevención. Según la exposición, la violencia se replica y perpetúa los niveles donde el silencio de las mujeres lo encubre o intenta ignorar.

Para muchas mujeres es difícil aceptar que existe algún tipo de violencia, es por ello que analizar esta temática es tan crucial para la democracia, el buen vivir y el respeto a los derechos humanos.

Hace veinte años este tema no hubiera entrado a ser agenda del Estado, porque no admitía la existencia de la violencia familiar, tampoco les interesaba, pero en muchos casos preexistiría por ser una situación privada, sostuvo Aliaga.

A la propia mujer le costaba mucho entender que había sido víctima de la propia violencia. Por ello, numerosas personas afirmaban que esta clase de infracciones sólo se manifiesta en sectores populares que no gozaban de instrucción, sin embargo, atravesaba todos los sectores de las clases sociales e instrucción.

En las clases altas y económicamente pudientes, las violencia se hace visible cuando las mujeres sufren golpes en la pierna alta, cintura y estómago, siendo las partes del cuerpo escondidas por la ropa, pero no en la cara; mientras que en los sectores populares puede visualizarse en el rostro, explicó la expositora.

Resaltó que este tema ahora sea de interés de varias organizaciones e instituciones del Estado, gobernaciones y municipios que apoyan este proceso de erradicar la violencia intrafamiliar.

Desde 1985 recién se empezó a hablar sobre una imaginaria violencia intrafamiliar, pero, en los casi 20 años de la etapa de democracia, recién 1996 se logró aprobar la Ley Contra la Violencia Familiar.

La sociedad no reconocía la violencia, por ello no sabían como legislar una norma que erradique esta agresión hacia la mujer, porque la actitud era vista como un incidente privado.

Por último, dijo que para cumplir con los objetivos que pretenden buscar las instituciones con este programa, corresponde el compromiso personal de todos y de todas para contribuir a erradicar la violencia.

Acuerdo a favor de la niñezCompartiendo la problemática de la violencia intrafamiliar y escolar, la Red Parlamentaria por la Niñez y Adolescencia de la Asamblea Legislativa Plurinacional (alp) firmó un convenio de trabajo conjunto con la Asociación Cuna con el objetivo de apoyar las actividades inherentes a la aplicación de la Ley 214 que declaró el 2012 “año de la No Violencia Contra la Niñez y Adolescencia”.Al respecto, el presidente de la Red Parlamentaria, Javier Zavaleta, señaló que personalmente valora “el apoyo de Cuna, porque vamos a enfrentar una serie de capacitaciones este año para tratar de que un padre de familia, un profesor, que haya sido educado con el golpe, en medio de la violencia física, pueda educar a su hijo con mejor disciplina, con formación moral, sin necesidad de agredirlo, ese es el desafío”.El acto de suscripción del convenio fue realizado en el hall de la Vicepresidencia del Estado, en presencia de representantes de la Asociación Cuna y maestros de diferentes establecimientos que asistieron a la primera capacitación sobre el buen trato a los estudiantes.El diputado dijo que es necesario cambiar las prácticas violentas hacia los niños y adolescentes por un futuro prometedor que se base en prácticas morales y formación integral.El convenio suscrito contempla también el desarrollo de diversas actividades orientadas a la implementación de la Ley 214 en base a un plan de trabajo que se realizará en la gestión.Normativa La Ley 214 establece que las organizaciones e instituciones públicas y privadas ejecuten políticas, planes, estra- tegias, programas y proyectos necesarios para el cumplimiento de dicha normativa, así como realizar las actividades de concienciación correspondientes.El plan de trabajo de la Red Parlamentaria por la Niñez y Adolescencia pretende lograr el compromiso de las instituciones públicas y privadas y la activa participación en las actividades que desarrolle el Comité Impulsor de la Ley 214, además de la difusión efectiva del material destinado a la sensibilización sobre la no violencia hacia un sector tan vulnerable como es el de la niñez y adolescencia. Ciudad ComunaAlfonso Gumucio DagrónPara apreciar la importancia de las experiencias de comunicación participativa en las comunas periféricas de Medellín, Colombia, hay que conocer el contexto social, político y cultural de décadas de enfrentamientos entre grupos armados del narcotráfico, la guerrilla o paramilitares. Muchas de esas comunas en las laderas de la ciudad han crecido sin servicios adecuados debido a la incorporación de más de 200 mil víctimas del desplazamiento forzoso, llegadas de otros departamentos.

Aunque la violencia ha disminuido gracias a la integración de las comunas a través de políticas culturales y del impacto social del metro y metrocable, aún hoy algunas de ellas viven bajo el temor impuesto por bandas de delincuentes, a veces muy jóvenes, que controlan el menudeo de droga, “vacunan” (extorsionan) a pequeños comerciantes de barrio y mantienen a la población en toque de queda.

Guiado por el profesor Jaime López y por los estudiantes del grupo Barrio-U de la Universidad de Antioquia conocí a mediados de junio iniciativas de comunicación participativa y de trabajo cultural con enorme mérito. Las experiencias en las comunas 3, 6, 8 y 13 son demostración de que aun en las situaciones más adversas y peligrosas, cuando existe motivación y conciencia social, se puede llevar adelante estrategias de comunicación que contribuyen a la paz y dignidad.

Las experiencias, además de su valor identitario y cultural, contribuyen a quitarle a los grupos violentos la posibilidad de reclutar jóvenes vulnerables por la pobreza y la falta de oportunidades de estudio y de trabajo. Cuando la juventud tiene alternativas culturales le da la espalda a la violencia y corrupción, como se ha visto con tantos proyectos de música, poesía, arte y comunicación en Colombia.

El Centro de Producción Audiovisual Cinética 8 y escuela de reporteros gráficos, en la Comuna 8, proyecto coordinado por la Corporación para la Comunicación Ciudad Comuna, reconocido en 2010 como mejor colectivo comunitario audiovisual de Medellín, es una de las experiencias más sólidas en capacitación en comunicación y construcción de ciudadanía en Medellín.

Cinética 8 es un proyecto audiovisual que dirige Leonardo Jiménez García y Visión 8 es coordinada por Libardo Andrés Agudelo, una revista mensual tamaño tabloide, de distribución gratuita (diez mil ejemplares), que en mayo 2012 cumplió siete años de existencia con la edición 40, que recoge artículos sobre la objeción de conciencia, la violencia en Medellín, testimonios de las víctimas del conflicto, educación, ecología y cultura, con texto y fotos del proyecto mural Galería Urbana.

Más de la mitad de los textos suelen estar escritos por personas de la comuna y el resto por el colectivo gestor. Visión 8, un semillero de periodismo ciudadano, nació con financiamiento del presupuesto participativo de la Alcaldía de Medellín y se mantuvo gracias al apoyo de la propia comunidad. La distribución es uno de los principales desafíos, pues se hace de mano en mano.

Ciudad Comuna desarrolla otras actividades, por ejemplo, el Centro de Producción Audiovisual rescata la memoria de la comuna, tratando que las producciones mantengan un alto nivel de calidad y estén sustentadas en procesos de investigación. Impresiona no sólo su contenido, sino también su calidad.

En “Los colores y sabores de mi comuna” (2010), dirigido por Raúl Soto, se incluyen testimonios de los desplazados de la guerra que llegan para refugiarse en las comunas de Medellín. El documental teje de manera muy hábil las voces de varias familias de diferentes etnias para expresar las tensiones y dificultades pero también el optimismo de la reinserción de quienes dejaron todo para salvar su vida.

“Ventanas al mañana” (2011) es un testimonio de las luchas por el derecho a la salud y la discriminación de personas sin recursos, sin empleo y sin atención digna en los servicios de salud.

 “Vida digna ya” (2011) muestra a familias que no pueden pagar alquiler de precarias viviendas ni reciben los servicios públicos porque se han asentado en zonas de riesgo.

“Diversidad étnica y cultural” (2011) muestra a la comunidad indígena embera, desplazada por la guerra y reubicada en la Comuna 8.La faceta más reciente en Ciudad Comuna es Voces de la 8, una emisora que difunde a través de internet coordinada por Rubiselen Ortiz.

Esta experiencia es ejemplo de integración de diversas actividades comunicacionales (prensa, radio, video, capacitación), con un criterio que articula la capacitación en medios con la formación política de los integrantes.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia