La Gaceta Jurídica

Estructura partidaria

El concepto de “movimiento” en la política da la idea de una estructura más abierta y de participación más igualitaria. De esta forma las estructuras democráticas de este tipo son prácticamente una utopía en el mundo, pues no existen explícitamente y, si lo hacen, no tienen mucho tiempo de vida.

La Gaceta Jurídica / Editorial

00:00 / 30 de marzo de 2012

Los partidos políticos, básicamente, son estructuras formadas por personas en distintos niveles y que tienen como objetivo principal el de (llegar) participar en los espacios de poder y las organizaciones nacionales, regionales o locales de los estados o países. Por este motivo se forman de acuerdo a una tendencia de pensamiento y forma de administración que les parece adecuada para su nación.

Normalmente participan en los procesos de lucha para superar a otros que les hacen frente por sus diferencias ideológicas o programáticas, para esto generan planes, proyectos o esquemas que puedan ser apoyados por el resto de la población para ser implementados en los ámbitos social, económico, educacional, etc. En el caso boliviano esto no es la excepción, pues desde los primeros decenios de la República los partidos han sido estructurados como parte del entramado social y las necesidades coyunturales. Como característica, estos grupos se formaron con relación a los intereses fundamentalmente de pequeños grupos que detentaban los medios de producción, formación académica y pretendida superioridad racial.

Recién muy entrado el siglo xx surgieron las primeras tiendas políticas de tendencia popular, que se fueron multiplicando para hacer frente a las congregaciones “oligárquicas” o “burguesas”, pero que nunca pudieron fortalecerse definitivamente por varios factores. Por otra parte, como una necesidad de las transformaciones sociales y el avance de las relaciones laborales, se perfilaron formaciones políticas que atendieron los momentos álgidos, como el caso del Movimiento Nacionalista Revolucionario (mnr), que fue sostenido por un movimiento popular pero que luego terminó en las mismas condiciones de estructura de privilegios y usufructo del Estado.

El concepto de “movimiento” en la política da la idea de una estructura más abierta y de participación más igualitaria. De esta forma las estructuras democráticas de este tipo son prácticamente una utopía en el mundo, pues no existen explícitamente y, si lo hacen, no tienen mucho tiempo de vida. En este esquema es que no llaman la atención las recientes “determinaciones” del último congreso del partido de gobierno, el Movimiento Al Socialismo (mas), que pone de manifiesto su interés en “cuidarse las espaldas” solo con militantes verificados.

La decisión señala que todos los funcionarios públicos para ocupar los puestos deberán ser militantes inscritos en el partido, mientras que en las próximas participaciones electorales no se incluirá a independientes como candidatos al Ejecutivo, Legislativo, gobernaciones, municipios, etc., además que las actuales alianzas serán revisadas de acuerdo a intereses de ambas partes.

Ahora el mas, de estructura más bien caudillista, se elevará como un partido que organice sus direcciones y bases de acuerdo a modalidades tradicionales, que en la práctica ya eran evidentes, dotándose de más controles que eviten el cuestionamiento y la autocrítica. Por otra parte, esta situación afectará al Estado en cuanto se trata de la salida de funcionarios de la administración pública provocando gastos al erario y el ingreso de personal descalificado. No es que los anteriores hayan sido eficientes, sino que estaremos a merced de lo mismo, pues el gobierno de algunas organizaciones profundizará sus prácticas equivalentes a las habituales desde 1952.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia