La Gaceta Jurídica

Cómo registrar a un niño sin el padre

La Defensora del Litigante

La Gaceta Jurídica / Ximena Guzmán Pinilla

00:00 / 31 de mayo de 2013

El principio de “presunción de filiación”, dictado en el artículo 65 de la Constitución Política del Estado (cpe), permite la inscripción de recién nacidos o nacidas sin necesidad de la validación del papá.

Esa disposición garantiza al niño o niña su derecho a la identidad y está vigente desde el 2010. A sólo declaración de la madre, el oficial de Registro Civil debe proceder a la inscripción del o la menor con los apellidos paterno y materno sin la exigencia de un Certificado de Matrimonio o la presencia del progenitor. Acorde a la Constitución, el Código de Familia, en sus artículos 173 y 174, señala que todos los hijos, sin distinción de origen, tienen los mismos derechos y deberes respecto a sus padres, siendo derechos fundamentales la filiación paterna y materna, la manutención y educación durante la minoridad y la herencia.

Para la ley actual, todos los hijos e hijas son iguales, sean producto de matrimonio o fuera de él, o concebidos dentro de uniones libres. Quedó atrás la obsoleta y discriminadora práctica de clasificar a los menores como “legítimos, naturales o ilegítimos”, clasificación que por cierto surtía efectos negativos en el desarrollo moral, espiritual, emocional y social.

¿Cuál es la importancia de llevar dos apellidos en Bolivia?

El ordenamiento jurídico pretende la mentada igualdad de sus ciudadanos y ciudadanas, pero, sobre todo, el ejercicio del derecho de los hijos e hijas en cuanto a la provisión de alimento, vestido, salud y educación por ambos padres y el derecho a heredar de ellos.

La nueva Constitución Política del Estado ha cambiado el mecanismo de inscripción de los hijos e hijas fuera de matrimonio en el Registro Civil, entendiendo la desventaja en la que se encontraba gran parte de mujeres cuyos niños no fueron reconocidos por sus padres. Llevando sólo el apellido materno, un proceso por asistencia familiar debía comenzar por comprobar la paternidad en un trámite moroso, costoso y muy difícil de realizar, especialmente si el padre no era encontrado.

“Los padres irresponsables”, como les llama el movimiento feminista Mujeres Creando, tienen menos oportunidades de evadir sus deberes y las madres pueden seguir el proceso legal de asistencia apenas obtenido el primer Certificado de Nacimiento. Como en todo, la ley prevé el beneficio de la duda y el supuesto padre puede acudir a todos los medios posibles para demostrar que no lo es, en cuyo caso queda en libertad de iniciar una contra demanda.

La filiación, así como el reconocimiento, no se retracta, por tanto, una madre que ha sindicado a un padre no puede desdecirse después, salvo un arduo trámite judicial que iría en su contra. El principio de presunción de filiación es un paso inicial que, por ahora, deja vacíos legales que deben irse llenando en el camino. Por ejemplo ¿Cómo debe proceder una madre boliviana soltera, cuyo hijo o hija nace en el exterior? Por el artículo 14.I de la cpe, los hijos o hijas de padre o madre bolivianos nacidos en el extranjero pueden obtener la ciudadanía de uno o ambos progenitores, sin embargo, esos menores deben ser inscritos primero en el Registro Civil en el país de origen y, con esa certificación, recién pueden ser anotados en los libros de los Consulados de Bolivia.

En el caso de Argentina, antes de los 45 días de nacido, el o la menor debe ser registrado con una declaración del padre quien, incluso, tiene que firmar su primer Documento Nacional de Identidad (dni). Sin el reconocimiento expreso del padre, ese menor llevará solamente el apellido materno y, por ende, la Representación Consular de Bolivia no podrá cambiar la filiación de ese recién nacido en sus libros de registro.

Quedan otras interrogantes. ¿Cómo un padre puede enterarse de un hijo o hija que desconoce? Mucho más si nunca se le ha hecho conocer un proceso por asistencia?

En Bolivia, el registro de menores puede llevarse a cabo hasta cumplidos los 12 años. El afán del Estado es también adelantar ese proceso de anotación, mientras que la  administración de Gobierno consolida la entrega de Certificados Gratuitos de Nacimiento y gestiona proyectos para la obtención, al mismo tiempo, de Cédulas de Identidad. El Tribunal Supremo Electoral (tse), a través del Servicio de Registro Cívico (Sereci), se ha puesto en campaña para incentivar en las mujeres el ejercicio del derecho de presunción de filiación. Las madres pueden acudir también a las Defensorías de la Niñez que están en capacidad de hacer el seguimiento judicial en casos de asistencia y las oficinas de Registro Civil están en la obligación de realizar las inscripciones y otorgar el primer Certificado de Nacimiento de forma gratuita.

Existen otras instancias donde también se puede obtener orientación. Las controvertidas Mujeres Creando ponen al servicio de la comunidad sus oficinas legales con mucho acierto: en La Paz en “La Virgen de los Deseos” y en Santa Cruz en “Los Deseos de la Virgen”. El trabajo de estas entidades en el tema que nos ocupa es inscribir a los hijos e hijas con el apellido del padre, aun si éste se negara  al reconocimiento.

El artículo 32 del Código Niño, Niña y Adolescente asevera que  ambos padres están obligados a prestar sustento, guarda, protección y educación a los hijos e hijas conforme a lo dispuesto por el Código de Familia. El “principio de presunción de filiación” se constituye en un instrumento eficaz contra aquellos que cobardemente rehúyen a sus deberes paternales, a pesar de que es sólo el  inicio de un prolongado trámite ante el Juez Instructor de Familia.

En el Tribunal Superior de Justicia de La Paz encontramos un caso por demás sorprendente, en el que un profesional abogado huyó para no pasar una mensualidad de 200 bolivianos a su bebé. El “muchachote” de casi 50 años, representado por su padre, un conocido masón, exconcejal y exsenador por el extinto partido político Condepa, remitió un memorial al juzgado poniendo en duda la paternidad de la niña. Acertadamente el Juez de la causa rechazo el documento porque el expolítico no es parte del proceso. La nueva Constitución Política del Estado cortó esas prácticas abusivas de tráfico de influencias, por lo menos en este caso específico con la presunción de filiación.

Quedan muchas preguntas por responder, si usted tiene alguna sobre éste u otros temas jurídicos, no dude en contactar a La Defensora del Litigante.

Es periodista (facebook.com/ladefensora.dellitigante).

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia