Mía

Actividades fuera de aula para crecer

No obligues a tu hijo a seguir alguna actividad que no le guste. Lo mejor es que negocies con él.

Actividades fuera de aula para crecer. Foto:  Dreamstime,

Actividades fuera de aula para crecer. Foto: Dreamstime,

La Razón (Edición Impresa) / Erika Ibargüen A. / La Paz

00:00 / 26 de marzo de 2015

Cuando tu hijo tenga tiempo libre extra y pueda desarrollar una nueva habilidad, de acuerdo con su edad e intereses, ¿qué es lo que le gustaría hacer fuera del colegio? Procura que sea algo en lo que se sienta bien y sea constante, de forma voluntaria, algo que no le haga sentir la presión académica  y que lo retroalimente.

Hoy en día, los niños menores de 10 años son más fáciles de manejar y los papás los inscriben en actividades curriculares para que mejoren su estado físico, por recomendación del médico, porque ellos no pudieron hacer el curso cuando eran pequeños o porque creen que es lo mejor para sus retoños; pero cuando se trata de un adolescente, la cosa se pone más difícil.

Si tu hijo de 13 a 16 años solo asiste a clases en el colegio y luego llega a la casa y no se desprende del celular o de la Tv, negocia con él (ella) de acuerdo a sus intereses, gustos y necesidades sin que sienta que es una obligación.

Puedes proponerle algunas alternativas que tengan que ver con la música, el deporte, la cultura, danza, idiomas y otros. Explícale que éstas son buenas oportunidades para que vaya descubriendo su vocación, y claro todo esto debe depender de sus tiempos para que no se sientan saturados y terminen odiando alguna rama. “No se trata de hacer hijos enciclopedias, que lo sepan y lo puedan todo, se trata de ayudarlos a vivir más felices”, dice la psicóloga Tatiana Jáuregui.

Hay ciertas actividades que además de ser recreativas y divertidas, ayudan mucho a fortalecer la atención dispersa y coadyuvan al rendimiento académico si hablamos del déficit de atención,  impulsividad e hiperactividad. Si quiere aprender a tocar un instrumento, quizá al principio lo vea como algo vocacional y después lo dirija hacia lo profesional, mientras que otros pueden verlo como un hobby y realmente disfrutarlo. “Hay instrumentos como la batería y la percusión que coadyuvan en los niveles de concentración y atención y van de la mano con aspectos como el razonamiento numérico”, expresa.

Para la terapeuta familiar Sherezada Exeni, no se debe olvidar que también tienen derecho a tener ocio  para reflexionar, preguntar descansar, etc. “Deben también vivir su adolescencia, no hacer nada, escuchar música y estar con los amigos; todo esto es parte de la vida, siempre que lo hagan adecuadamente”, subraya.

  • Fortaleza

Aprende a medir lo que le agrada a tu hijo vocacionalmente para que lo ayudes a que se fortalezca.

  • Saturación

No lo obligues a practicar o estudiar algo que no le gusta porque terminarás saturándolo.

  • Negocia

Negocia con él, qué quiere hacer sin que sienta la presión de tener que mejorar sus notas por ello y que termine odiando esa actividad.

Fuentes: Tatiana Jáuregui, psicóloga y Sherezada Exeni, terapeuta familiar.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia