Mía

Alegría en el cuarto del bebé

Personajes coloridos en paredes claras o combinadas influyen en el buen estado de ánimo de los niños.

La Razón / Érika Ibargüen Ayub

00:00 / 23 de agosto de 2012

Cuando empiezas a decorar la habitación de tu bebé, primero debes pensar en su seguridad. Muebles con terminaciones redondeadas, protectores de interruptores de luz, vidrios alejados de la cuna y estanterías altas para colocar objetos que no deben estar al alcance del pequeño son de gran importancia; el resto es llenar el lugar de mucha alegría y amor.

Toma en cuenta que el bebé crece muy rápido y, para no hacer un gasto inútil, piensa en elegir aquellos muebles que seguirán siendo funcionales mientras crezca, al menos durante los primeros cinco años de su infancia, sugiere la decoradora de interiores Carla Aguirre. Por ejemplo, en lugar de una cuna puedes comprar una cama-cuna, que es desmontable. Al pie lleva una cómoda que al principio puede ser utilizada como cambiador de pañales, si le pones encima un cojín.

Tampoco compres cosas que sean muy delicadas, pues parte del crecimiento del infante consiste en rayarlas, pintarlas y mancharlas.

También debes pensar en los posibles riesgos que podría correr tu bebé cuando  empiece a gatear, dar sus primeros pasos o cuando consiga sentarse y curiosear todo lo que está a su alcance. “Trata de que las puntas de los muebles sean redondeadas y tengan las gomitas especiales para cubrirlas”, recomienda la decoradora.

Otro punto importante es la iluminación que debe tener el ambiente. “Utiliza lámparas de piso y no tanto un foco central en el techo, para evitar lastimar su vista”. En cuanto a las alfombras, la especialista sugiere que se utilicen sólo si es necesario para que la habitación sea más caliente. En ese caso, elige unas de pelo corto, mejor si son de alto tráfico para mantener la limpieza. “No olvides que son nidos de gérmenes, ácaros y polvo que pueden causarle alguna alergia al bebé”.

Trata de que las cortinas que elijas sean en tonos pasteles, para atenuar un poco la luz que entra por las ventanas, más aún si el niño tiene que dormir. “Coloca una delgada para el día y otra gruesa para evitar que entre el frío en la noche. Esto depende de si vives en una ciudad cálida o fría”. Si viajas mucho, podrías considerar  la posibilidad de comprar una cuna desmontable, se sugiere en la página www.euroresidentes.com.

Si no conoces aún el sexo del bebé, compra muebles de colores neutros. La madera natural es una buena opción y los colores de la pared, cortinas y alfombras pueden ser claros como el blanco, crema, amarillo o verde suave. Una vez que el niño esté en casa, decora la habitación casi terminada con algún personaje o motivo, lo que le dará más personalidad.Estantes

Adecúa la estantería para guardar en ella productos como cremas, lociones, talcos, pañales e incluso algunos medicamentos que deben estar a la mano cuando los necesites. Eso sí, los muebles deben ser lo suficientemente altos para que el bebé no los alcance.AccesoriosLas canastas, cestas, pañaleras, lámparas y cajonería son necesarias en este tipo de ambientes, pues los bebés utilizan muchas cosas pequeñas como baberos, toallas húmedas y secas, cotonetes, cortauñas y otros. Éstas deben estar protegidas del polvo y muy bien organizadas para encontrarlas enseguida cuando se las necesite.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia