Mía

Angelina se sometió a tres operaciones

Tras realizarse varias mamografías, ecografías y resonancias magnéticas, la actriz se sometió al test genético que le confirmó que es portadora del BRCA1, que implica un 87% de posibilidades de desarrollar un cáncer de mama y un 50% de padecer de cáncer de ovarios.

La actriz Angelina Jolie. Foto: Internet

La actriz Angelina Jolie. Foto: Internet

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

00:05 / 23 de mayo de 2013

Cada mujer es diferente y la cirugía no es necesaria, ni la opción correcta para todas”, aclaró la doctora Kristi Funk, que operó a la actriz norteamericana Angelina Jolie y contó en detalle cómo fueron las tres operaciones y los posteriores cuidados, según una nota del periódico La Nación.

Tras realizarse varias mamografías, ecografías y resonancias magnéticas, la actriz se sometió al test genético que le confirmó que es portadora del BRCA1, que implica un 87% de posibilidades de desarrollar un cáncer de mama y un 50% de padecer de cáncer de ovarios.

La primera operación fue el 2 de febrero, le extrajeron una pequeña porción de tejido del pezón para analizar si había indicios de la enfermedad allí.  Jolie logró preservar sus pezones, que suelen ser retirados con una mastectomía.

La mitad de la piel es separada de la superficie del tejido del pecho y se toma un pequeño disco de tejido para que sea sometido a un análisis de cáncer. “Después de la intervención su piel estaba un poco magullada, pero pronto volvió a la normalidad y dos días después, el tejido que está detrás de los pezones estaba completamente normal”, explicó la especialista.

El 16 de febrero, tras conocer que el tejido resultó saludable, le realizaron la operación principal: las dos mastectomías bilaterales. Los médicos también realizaron un paso inusual, inyectaron tintura para determinar cuáles ganglios linfáticos en sus brazos estaban drenando fluido de sus pechos. Esos ganglios tienen más probabilidades de presentar cáncer si alguno está oculto en el pecho, explicó Funk.

Luego de sacarle las mamas, le colocaron unos expansores, implantes desinflados que se ponen detrás de los pectorales y se van inflando con una solución salina hasta alcanzar el volumen deseado.

“Angelina esperaba sentirse bien, estar activa. El lunes, el patólogo confirmó nuestra mayor esperanza: que todo el tejido mamario era benigno”, agregó Funk.

Finalmente, el 27 de abril, diez semanas después de la mastectomía, los médicos le practicaron la cirugía reconstructiva usando un implante con forma de lágrima, además de capas de tejido de cadáver que crean “una especie de cabestrillo bajo el implante” para darle un aspecto más natural, agregó Funk.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia