Mía

Bruce Willis Alemán, tartamudo y blusero

El quincuagenario actor demuestra que, a pesar de su fachada de hombre invulnerable de cintas de acción, expresa su lado sensible con la música.

La Razón / Alejandro Cueto

00:04 / 12 de septiembre de 2013

Es uno de los actores más cotizados dentro de la rueda de los 35 milímetros. Con su talento ayudó a Hollywood a recaudar más de tres mil millones de dólares en taquilla... hasta ahora. Y es que Bruce Willis, de 58 años, es un actor duro de olvidar. Nació en Alemania a raíz del matrimonio de su padre con Marlene, una alemana oriunda de Kassel, mientras éste se encontraba destinado en una base estadounidense en ese país al momento de su nacimiento y hasta ahora tiene más de 60 filmes en su haber. Con esa carrera, ¿por qué dedicarse a la música?

En los primeros años de la década de los 70 y ya radicando en Estados Unidos, sus padres se divorciaron y él comenzó la secundaria con serios problemas de tartamudez. Sus compañeros de clase lo apodaban Buck Buck. Este problema no lo derrumbó: tras algunas terapias alternativas, su profesor de teatro Jerry Rockwood lo sacó de la espasmofemia, con una serie de ejercicios inusuales.

Según el propio actor, citado en el libro Bruce Willis: The Unauthorized Biography, escrito por John Parker: “Casi no podía hablar. Me tomaba tres minutos completar una sola oración. Era algo abrumador para alguien que quería expresarse ante los demás y que quería ser escuchado, pero que simplemente no podía. Era espantoso. No fue sino cuando asumí el rol de un personaje, en una obra de teatro, cuando perdí el balbuceo. Fue fenomenal”. Ganada su primera batalla y luego de recrear algunos papeles más y aun sin intenciones de ser actor, el joven Bruce se anotó para participar en las clases de lucha de su escuela, en las que se desgarró el hombro, quedándose con una cicatriz perdurable.

Los primeros pasos

Luego de graduarse de la escuela, consiguió trabajo en una fábrica de la cual renunció al poco tiempo de que uno de sus comp­añeros falleciera en un accidente de trabajo. Tras ese suceso frecuentó algunos bares y ahí fue donde se encontró el poder sanador de la música: salieron sus primeros suspiros en una armónica para la banda de rhythm and blues Loose Goose, según declaró a The Biography Channel.

El ahora músico acudió a la Universidad de Montclair, matriculándose en un programa de drama. Ahí fue elogiado por su participación en la obra La gata en el tejado de zinc. En 1980 debutó en el séptimo arte como extra en la película El primer pecado mortal, protagonizada por Frank Sinatra, en la cual ni siquiera fue incluido en los créditos finales. En 1984 apareció en la pantalla chica haciendo el papel del traficante Tony Amato en la serie Miami Vice y, según la revista especializada en cine y tv Fila Siete, un año más tarde, tras un duro casting con más de 3.000 aspirantes, consiguió el papel de David Addison Jr, uno de los protagonistas de la serie Luz de luna, junto con la actriz Cybyl Sheppard. Este programa lo lanzó a la fama y se mantuvo en el aire durante cinco temporadas.

El éxito no dejó de sonreírle desde entonces. La película Cita a ciegas (1987) junto a Kim Basinger y John Larroquette fue un éxito de taquilla que recaudó más de 39 millones de dólares. Y cuando acudió al llamado del director John McTiernan para interpretar a John McClane, el astuto y rudo policía de Nueva York de la película Duro de matar (1988), se lanzó a la fama sumando $us 138.708.852 en todo el mundo y recibiendo críticas que consideraron a esta cinta como una de las mejores realizaciones contemporáneas. Cabe destacar que Willis no usó dobles en las escenas de riesgo del filme.

Llegaron luego en avalancha las películas de acción, aunque también se le presentaron ofertas para experimentar otros géneros. Se elogió su trabajo en la futurista Quinto elemento, en Pulp Fiction de Quentin Tarantino o en el thriller psicológico Sexto sentido. Al final, Willis declaró: “Prefiero hacer reír que ser héroe”, según  elperiodico.com.

Amante del blues

¿Y la música? Siempre estuvo ahí. Debutó  en 1987 con el álbum de pop blues The return of Bruno, publicado por Motown Records. El actor encabezaba la formación como vocalista, junto a músicos como Booker T. Jones, Ruth Pointer y los dinosaurios del género, The Temptations. El álbum llegó al puesto número 14 en Billboard y su hit Respect yourself ocupó el número 5 en el Billboard Hot 100 singles, acomodándose también en el séptimo escalón en el Reino Unido.

Otro single del álbum, Under the Boardwalk, fue un enorme éxito en Gran Bretaña, alcanzando el número dos en las listas de favoritos y convirtiéndose en el doceavo single más vendido en el Reino Unido de ese año.

En 1989 regresó a los estudios de Motown para grabar su segundo trabajo, If it don’t kill you, it just makes you stronger (Si no te mata te hace más fuerte). Esta vez recurrió a un sonido tipo blue eyed soul para el disco que incluyó diez canciones. Según el sitio web Allmusic, en lugar de intentar agradarle a todos y crear proyectos de gran vanidad, Willis, uno de los muchos actores que decidieron probar la “music world”, le apostó a la música que más le gustaba, por lo que consiguió un buen resultado en este segundo lanzamiento. Willis no es un tenor de ópera, pero posee un grito tipo blues potente (dejando en consideración su talento con la armónica) que resulta en una atronadora presencia en mezclas generalmente estruendosas.

Amante del blues

Once años después de su segundo lanzamiento, rechazó el papel de Terry Benedict en la película Ocean’s Eleven, rol que terminó interpretando Andy García, sólo para trabajar en un disco compilatorio Bruce Willis - The Universal Masters Collection, que llegó cargado de 18 pistas de blues rock recopiladas de sus dos anteriores trabajos y que incluía dos versiones de su hit Respect yourself. El disco se lanzó el 3 de enero de 2000, según www.imdb.com.

El ya reconocido blusero aportaría con su voz en el álbum North Hollywood Shootout de la banda de rock Blues Traveler, con una interpretación versada y lastimera en un arreglo instrumental típico del blues-rock, mismo que terminó incorporado en el sencillo Free Willis de la banda.

Según mediamarkt.es, también trabajó con varias bandas sonoras, como la de la serie Luz de luna. En la película Los Rugrats: Vacaciones salvajes interpretó la canción Lust for Life y escribió el tema principal para el filme Hudson Hawk que él mismo protagonizó.

Este año, el temerario McClane volvió a la pantalla grande en una quinta entrega de la saga de acción, encarnado nueva- mente por Bruce Willis, que mantuvo su buena forma hasta los 58 años como para darle un revés a los que pensaban que ya había pasado la edad necesaria para hacer el papel de tipo rudo que tan bien sabe interpretar. “Aún no me doy cuenta de la edad que tengo, me lo tengo que recordar a mí mismo de vez en cuando”, dijo según elperiodico.com

Lo cierto es que, ya sea para escucharlo en el escenario cantando o  a la hora de elegir un actor para el papel de un héroe de acción o de guerra, Bruce Willis todavía es para las productoras un artista muy duro de olvidar.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia